Entradas

Mostrando entradas de septiembre 25, 2011

Cartas portuguesas...Puros sollozos convertidos en arte puro.

Imagen
Siempre me ha gustado leer cartas, lo mismo de personalidades que de familiares, sobre todo si fueron escritas para no ser publicadas, porque son auténticas, quien las escribe es libre de expresar lo que siente en esos momentos, en las cartas nos desbordamos y nos entregamos; no nos escondemos, estamos ahí, porque una carta privada es un estado de ánimo y los estados de ánimo suelen ser pasajeros, esto crea alrededor del género epistolar toda una atmósfera porque vamos detrás de la intimidad de una persona , la carta aspira a ser diálogo entonces nos da a conocer a la otra persona a que va dirigida, es un personaje que debemos tener presente constantemente y sin querer vamos conformando la escena a un drama, en forma de monólogo y nos quedamos en suspenso esperando las respuestas del otro protagonista.

 En las cartas portuguesas, su autora es tan íntima, tan real  que deja al desnudo su alma, estupendas las cartas de la monja que rompe sus esquemas y enciende la llama divina del amor c…

Cubanos somos todos...

Imagen
Cubanos somos todos.
Ojalá algún día los cubanos que andamos por el mundo como parias, sin patria pero sin amo, podamos blandir la espada de Don Quijote, envueltos en los más elevados sentimientos de libertad y de justicia sin hipocresías, sin censuras  individuales, sin sentar a alguien en el banquillo de los acusados, injustamente, solo por sutilezas y pobreza de espíritu que los ciega y van por el mundo repartiendo amarguras, no cometamos el mismo error de llevar el odio a los corazones de los cubanos, que los acontecimientos que hoy  se viven  dentro de la isla, contra los opresores nos sirvan para la unidad, es hora de ir juntos como las raíces de los Andes, así quería José Martí y convocó a todos para liberar a la patria del enemigo común, que es la dictadura totalitaria de los Castros y sus lacayos, que las huellas que los tiranos han dejado, sembrando la desconfianza, las divisiones y envidias, palabras  ofensivas, las rivalidades, desaparezcan y salgan de sus prisiones y pueda…

Ernest Hemingway. Discurso de aceptación al Premio Nobel de Literatura 1954.

Imagen
Casi todo lo absurdo de nuestra conducta  es resultado de imitar a aquellos  a los que no podemos parecernos.
Samuel Johnson
El artista no debe pedir prestado su arte, caben las influencias generacionales, las ideologías y filosofías heredadas y aceptadas por el creador. La creación ha de ser un parto, el momento único en que el artista entra en una rara sintonía con el Universo y nos regala su obra, quien no lo sienta así, no tendrá el sello que lo hace único e irrepetible.
 En las breves palabras de Ernesto Hemingway en su discurso de agradecimiento por el premio Nobel de Literatura, hay toda una lección para aquellos que forman parte de la cofradía de almas privilegiadas con el don  de las musas, hijas de Zeus consideradas diosas de las artes,eran divinidades femeninas que inspiraban a los filósofos y a los poetas de la Antigüedad.  Aquí las presento, aunque mitológicas, se quedaron para siempre en nuestro subconsciente, por ser una obra maestra de la poesia que nos hace sentir al arte …

Yo . . sin yoismos.

Imagen
El primer tropiezo con mi yo ocurrió el día de mi nacimiento, uno llega cuando llega, alguien desconocido lo decide por ti, pero yo, que siempre ando atravesada se me ocurrió hacerlo un día indeciso a las 12 de la noche, tremendo lio, bien podía ser un 31 de marzo o el 1 de abril, mi mamá lo decidió, ella siempre lo decidía todo, nada, sencillamente dijo “nació a las 12.01, el 1 de abril, bueno, resolvió mi primer yo.

El segundo encontronazo, el nombre, ella quería Georgina porque su amiga Adelina tenía una niña que se llamaba Georgina y todos le decían Ginita y ella se encargaría que nadie me dijera de otra forma, pero no se cumplió, empezaron a decirme Gini y hasta el sol de hoy, creo que el que empezó fue mi papa, un poco para restarle poder en todas las decisiones que se tomaba, el problema medio resuelto, como no contaron conmigo yo ahora lo encuentro muy cortico y aniñado. La tercera agresión a mi yo, fue culpa del color de ojos; resulta que mis hermanos y mi papá los tienen verde…