Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 4, 2017

Sigue lloviendo ... mientras escucho a José Martí,

"La memoria es el único paraíso del
 que no podemos ser expulsados".
Jean Paul Friedrich Richter


Por tus ojos encendidos
Y lo mal puesto de un broche.
Pensé que estuviste anoche
Jugando a juegos prohibidos.
Te odié por vil y alevosa:
Te odié con odio de muerte:
Náusea me daba de verte
Tan villana y tan hermosa.
Y por la esquela que vi
Sin saber cómo ni cuándo.
Sé que estuviste llorando
Toda la noche por mí.

Poesía de José Martí, del hombre que amó a la mujer y a los placeres, del hombre bueno que murió en Dos Ríos.

 Andaba entre mis papeles o mejor entre mis teclas o link o carpetas y pensé  no es la poesía a la que estamos acostumbrados a acudir, nos acostumbramos a citarlo solo en catarsis patrióticas y su poesía donde desborda su mundo interior, no. Entonces la releí y la copie y aquí está como acabadita de salir del horno porque para ser actual y moderno, tiene el uno.

Traigo una marca de Cuba donde era un delito hurgar en la vida del artista sin ponerlo de bandera de s…

"De cuentos de amor , de travesuras y misterios. "La gata Teresa. ( 2 )

No había una vez porque hubo muchas veces en que cuando llegaba a la casona de las afueras de los Caiñas, allí estaba la gata majestuosa y algo insolente en el butacón que había pertenecido a la señora Fita Verdecia, que en gloria esté, cuando aquella historia aún no se había convertido en cuento , no tenía claro eso de que en gloria esté, para mí eso significaba que ya no estaba entre los vivos, estaba muerta y eso si era un misterio, el muerto siempre me ha causado y aun me causa temor, es como si pasara a otra esfera de la vida  desconocido, llena de enigmas y extrañezas, todas inventadas y diferentes que son las mejores o por lo menos las que susto causan. Bueno, se suponía que la buena señora estaba en la gloria y su gata Teresa quedó al otro lado y ocupaba su sillón y hasta un lado de la cama de Edmundo Caiñas, a mí no me lo crean pero eso se comentaba entre los parroquianos que buscaban historias para alargar los días y entretener sus horas.

Yo, al principio pensé que se trata…