sábado, septiembre 24, 2011

Rescatando a las mulatas.

Dedicado a mi amigo Armando de Armas.

Carlos Enriquez. "Rescatando las mulatas"


"Rescatando a las mulatas" como dices tú.

Armando, tus artículos, además del disfrute de la voz del escritor maravilloso que le das el toque que hace a la lectura imprescindible, el humor velado, el chisme histórico para ciertos oídos afilados y la ironía del dueño de la lengua que la maneja a su antojo ( ajajá ya, no digas que se me fue la mano ), has rescatado de las fauces del castrismo figuras que mutiló a los ojos de millones de cubanos, yo tenía referencias por mi padre pero no dejo de reconocer que influyó en la estudiante de letras la ausencia de muchos creadores, el ostracismo, las referencias discriminatorias por ideas políticas que nada tienen que ver con el arte y también sus vidas, sus vicios, sus cualidades, su devenir por el mundo, me encanta conocer todo lo extraliterario de mis artistas , qué bebían, a quiénes amaban o maldecían, si eran bohemios, infieles, pendencieros , así me adentro más en su mundo, todo nos fue escamoneado , los que ellos tomaron como modelos , eran perfectos , libres del pecado capitalista, siempre recuerdo tu frase “soy de derecha por eso soy no soy reaccionario”, amigo ser de derecha era el infierno, sin Dante , ni Virgilio, ni Beatriz , del brazo de la momia del Kremlin.
Sería bueno que se recogieran estos artículos en una especie de selección de temas, antología, no sé, tú debes saber...
 Cicerone online que deambula  por la historia.

Caminando con mis recuerdos y fantasías…


Me gusta caminar entre la gente en un juego tonto y hasta divertido ir imaginando en cada rostro algo del tuyo, que sé yo, que vas a mi lado, con coquetería te miro, te sonrío, me haces un gesto con la mano como si quisieras mandarme un beso que busco en el aire y cuando lo capturo lo apretujo entre mis labios.
Siempre te veo, tengo miedo de encontrarte y me escondo como si me portara mal con alguien… Entonces sonrío y sigo detrás de un desconocido que hasta miro y le pregunto la hora o una dirección por decir algo. Ayer te vi, juraba que eras tú, ibas de espaldas entre mucha gente , conversabas, adivinaba tu voz , me la inventaba con mil matices diferentes, tonos suaves, más altos para alguna risa de repente a veces bajito como si dijeras algún secreto del que nadie pudiera enterarse , que envidia sentí que no fuera conmigo. Sí ,eras tú y me entretuve en ver con quien reías de aquel modo y no podía verte, intentaba descubrir a quien le dabas tus palabras ,esas que sólo escucho en noches oscuras cuando tengo miedo y quiero estar contigo, sólo el silencio que yo relleno con palabras vacías, con risas, hasta garabatos y me contento ,pero no eras tú porque al buscar tus ojos , eran otros, no los tuyos porque esos si no me engañan ,o más bien, no me engaño, es que de tanto imaginarlos , los conozco muy bien y no me hubieran mirado de ese modo … Tonta deja de soñar y seguí de largo, imaginando mil cosas.
Me sentí sola entre tanta gente, miré de nuevo intentando mírate en aquel hombre ,sabía que no eras tú, pero necesitaba pensar que sí lo eras y sonreírte de nuevo y así lo hice pero al volverme …te vi tan solo, ninguna de esas personas te entendía y tú tampoco aunque hablabas y reías como nunca lo hiciste conmigo, yo siempre te entendí , adivinaba tus silencios, hasta una sílaba me bastaba para creerte a mi lado acurrucado como un niño que aún necesitaba de arrumacos y de besos.
Quise irme, fue entonces que oí de tus labios la palabra soledad, me detuve y vi tu rostro, adiviné tu tristeza .Miré a todos lados, nadie nos seguía y en un momento te robé un beso mientras sonreías, perdóname...quise arrebatar de tu boca la palabra soledad y te besé para borrar de tus labios otros besos...

georgina miguez lima ©.

jueves, septiembre 22, 2011

Sólo el eco contestaba. . .

Anoche hablé con el viento.
parte de mi mesa de trabajo y algunos libros,
 a ese viejito lo quiero mucho.
No escuchaba…
mis palabras se perdían.
sólo el eco contestaba.
se escapaban...
Era un silencio ruidoso
Lo que hasta mi llegaba...
Sólo el eco contestaba…

Volví a hablar con el viento,
observé que me miraba.
me escuchaba…
Tu respuesta está en el eco,
descubrí en su mirada…
sólo el eco contestaba
Ya no busques esas voces,
se perdieron en la nada,
sólo huellas de otras voces,
encontrarás en su mirada.

Solo el eco contestaba
sólo huellas de otras voces
encontraras en las mañanas

Sólo el eco contestaba. . .



georgina miguez lima ©.


miércoles, septiembre 21, 2011

Las noches feas...

No me busques más en las noches feas
cuando la luna no quiere que a ella la vean
y descubras entonces
 que me escondo en tus ojos
cuando la noche se vuelve fea
y no quiero que nadie me vea.

Me llegan los sonrojos y las manos frías,
porque no quiero que nadie lo sepa
que yo sólo busco tus ojos
para esconderme en ellos
cuando la Luna se pierde en las nubes
y la noche se vuelve fea.

georgina miguez lima ©. 

lunes, septiembre 19, 2011

Frankenstein

Cuantas veces nos inventamos y construimos nuestro propio Frankenstein, le buscamos un rostro, le damos vida a un corazón de mentira, lo vestimos con los mejores ropajes de nuestros poetas favoritos, pero no nos damos cuenta en el proceso de la creación que es un ser irreal que aunque nos empeñemos en verlo y escucharlo en noches de lunas y estrellas nunca será el espejo de nuestra alma  porque no existe.
 No hay por qué culpar a las palabras dichas al viento que quedaron oxidadas en los recuerdos y el silencio. No formas parte del naufragio, eres una marioneta de mi imaginación, no existes, no te culpes aunque no te vea pasar ni oiga tu voz, ni vea tu rostro no me quiero ir porque para entonces solo serás una copia que se ira disolviendo en la sonrisa de un nuevo amanecer…tampoco voy a regresar, dejaré guardada en un cajón esa copia de mi invención.
Quedarán recuerdos pero no aniversarios… las mariposas amarillas volaran lejos…no habrá que escribir “te amo” sobre las olas del mar porque para entonces estarás olvidado en un papel arrugado de un viejo libro que ya nadie lee y puede que un día algún niño travieso lo descubra y me pregunte…tendré que hacer un esfuerzo para evocar el rostro que te invente…entonces sonreiré y saldré a caminar.

georgina miguez lima ©.

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...