miércoles, septiembre 20, 2017

Que me perdonen mis trastornos celestiales.


¿Por qué si el creador no había terminado de construir el Universo, nos soltó así nomás sin saber quién nos trajo, para qué, hasta cuándo... No me parece bien, esta simple mortal, no lo hubiera hecho...

Pensemos en el hombre, en el terrícola, es al único que conozco, salió muy mal del horno celestial, un desastre, con honrosas excepciones pero con límites, has de morir, no eres eterno...

Quiero que los religiosos me perdonen mis trastornos celestiales. Es que me parecen tan funestos las fuerzas incontenibles de la naturaleza, todavía no resueltas por el hombre y dudo que sea una tarea  fácil. Si nos hubiera dejado insensibles al dolor, que el cuentecito  de Adán y Eva y el pecado original muy pocos se lo creen. Que nos evacué del planeta cuando vayan a ocurrir estos desastres: terremotos, huracanes, meteoritos, tsunamis, tornados en ciudades y en desiertos que para colmo ni agua tienen, nosotros los imperfectos terrícolas lo hacemos.

Me he pasado mi corta vida, sí corta, comparada con lo infinito y el poder de Dios o Creador, él sí es eterno, inmortal, bueno, a lo que iba, adorando a la naturaleza y a su perfección, cuando veo  un mosquito me detengo ante tanta maravilla y pienso en los números, hierros y neuronas que le ha costado al hombre construir un aparato que vuele. Hace poco que descubrió la clonación, un desafío a tantos radicalizados con ideas religiosas, timoratos, conservadores pero hasta ahí, no se han atrevido a crear uno perfecto, aunque la muerte no la puedan solucionar todavía y si alargar un poquito la juventud y hacer más larga nuestra permanencia en el planeta con eso del árbol genético y lo que ocultan, quedarnos por aquí  un poquito más ya que tanto nos gusta a pesar de los pesares.

 Todo lo que dije anteriormente forma parte  de una especie de conformismo inculcado a un gran público, muy eficaz a aquellos que no son capaces de pensar por si mismos y los medios, los políticos, los religiosos influyen de tal modo en sus pensamientos que repiten consignas que muchas veces desconocen su verdadero significado, ni el fin que persiguen sus portavoces.

 Sí creo que estos sacudimientos de la naturaleza, no son un castigo, ni  el mandato de dioses o demonios, es la vida con sus imperfecciones que está a medio construir pero lo que es cierto que nos ayudan a ser mejores, más solidarios, más sensible al dolor ajeno, menos egoístas y pensar que estamos aquí por casualidad, que somos muy frágiles todavía para meternos en tantos rollos de guerras injustas, dictaduras que esclavizan a los hombres, en enfermedades a las que podemos encontrar la cura y existen seres humanos que las detienen con fines de lucro, que el dinero es importante pero cuando hay vida y salud casi nos convertimos en inmortales, nada de tanta vanidad, egoísmo, envidias...

 Seamos empáticos el uno del otro, cuidar nuestra vida en el planeta y enfrentar a los que nos agreden y ofenden con valor y energía porque no son merecedores de compartir la vida en esta tierra que es nuestra casa que somos los dueños absolutos de la vida, del amor, de la armonía y la paz.

Que me perdonen mis trastornos celestiales

martes, septiembre 19, 2017

Quiero gritar las palabras que a nadie digo...



Amedeo Modigliani, autorretrato (1919)




Olvidar...
Cuando olvidamos a alguien es como arrancar un pedazo a nuestra vida.
No me gusta olvidar aunque los recuerdos sean sueños rotos, a veces pretendemos olvidar a alguien que en algún momento nos inspiró los versos más hermosos, momentos irrepetibles.
¿Por qué vamos a mutilar el alma y olvidar los atardeceres donde fuimos dueños del amor y de las rosas ?
Olvidar los recuerdos más angustiosos que fueron instantes desgarradores s podemos convertirlos en inolvidables, en sublimes momentos porque el alma habló.

  Todos los instantes de nuestra vida nos pertenecen y hacemos de ello lo que nos dicten nuestros sentimientos y emociones, la razón muchas veces resulta fría y duele más que las lágrimas y como dice mi amiga Alicia Redel el olvido hace parte de la "maleta" de la memoria y deben convertirse en experiencias vividas, no importa si nos dañaron, la cuenta final será el enriquecimiento y fortalecimiento de nuestros momentos sagrados.

Es una  forma de no caer en la ingratitud, no verlo todo negro, darle alguna luz al gris...
Recordar es  llegar al justo instante donde nacen las violetas, el lenguaje tiene muchos misterios y hay veces  aflora la poesía a tiempo en tu ayuda y  hasta te llegan versos y melodías, la nostalgia acude al consuelo tan taimada y tímida que nos hace sonreir llorando  y son esos momentos que la memoria guarda en su baúl.
Recuerdo estos los versos del vasco Don Miguel de Unamuno que tanto me acompañó en mis días de estudiante modosita y preguntona y las imágenes del pintor italiano que vivió en Francia Amadeo Modigliani.




¡Tú, mi bendito porvenir pasado,
mañana eterno en el ayer;
tú, todo lo que fue ya eternizado,
mi madre, mi hija, mi mujer!

 ¿Es que acaso se puede mutilar el alma ? ¿O solo es la magia del arte quien viene a nuestro rescate?

Quiero abrazarme a esos recuerdos que se marcharon cuando los pájaros volaron al sur con la llegada del invierno.


Quiero un cuadro de Modigliani .
 Quiero volver a antiguos besos robados a la sombra de la iglesia donde era pecado el olor de las rosas.
Quiero cantar con Mercedes Sosa y darle gracias a la vida
No quiero olvidar las sílabas que hilvanaba tus versos
Quiero oír a Luigi Nono hasta el amanecer en una sinfonía desentonada y tierna que espanten las sombras de los transhumanos
Quiero encender las velas que iluminaban la noche cuando los fantasmas merodeaban por los puertos..
Quiero gritar las palabras que a nadie digo...


Imágenes :

Amedeo Clemente Modigliani ( julio 1884 a 24 enero 1920) fue un judío italiano pintor y escultor que trabajó principalmente en Francia. Es conocido por los retratos y desnudos en un estilo moderno caracterizado por el alargamiento de caras y figuras, que no fueron bien recibidas durante su vida, pero más tarde encontró aceptación. Modigliani pasó su juventud en Italia, donde estudió el arte de la antigüedad y el Renacimiento hasta que se trasladó a París en 1906. Durante su vida, Amedeo Modigliani tuvo poco éxito, pero después de su muerte alcanzó una mayor popularidad y sus obras de arte alcanzaron altos precios. Murió a los 35 años en París de la meningitis tuberculosa .




lunes, septiembre 18, 2017

Del autor que más leí en mi juventud:Fedor Dostoiewski



Del autor que más leí en mi juventud, me enseñó muchas cosas y ese diálogo interno que a veces sostengo conmigo misma se lo debo a él. Dale DOSTO...

Fedor Dostoiewski .Crimen y Castigo.
Primera Parte

"¡Que me inquieten semejantes menudencias cuando tengo en proyecto un negocio tan audaz! -pensó con una sonrisa extraña-. Sí, el hombre lo tiene todo al alcance de la mano, y, como buen holgazán, deja que todo pase ante sus mismas narices... Esto es ya un axioma... Es chocante que lo que más temor inspira a los hombres sea aquello que les aparta de sus costumbres. Sí, eso es lo que más los altera... ¡Pero esto ya es demasiado divagar! Mientras divago, no hago nada. Y también podría decir que no hacer nada es lo que me lleva a divagar. Hace ya un mes que tengo la costumbre de hablar conmigo mismo, de pasar días enteros echado en mi rincón, pensando... Tonterías... Porque ¿qué necesidad tengo yo de dar este paso? ¿Soy verdaderamente capaz de hacer... "eso"? ¿Es que, por lo menos, lo he pensado en serio? De ningún modo: todo ha sido un juego de mi imaginación, una fantasía que me divierte... Un juego, sí; nada más que un juego.

 El calor era sofocante. El aire irrespirable, la multitud, la visión de los andamios, de la cal, de los ladrillos esparcidos por todas partes, y ese hedor especial tan conocido por los petersburgueses que no disponen de medios para alquilar una casa en el campo, todo esto aumentaba la tensión de los nervios, ya bastante excitados, del joven. El insoportable olor de las tabernas, abundantísimas en aquel barrio, y los borrachos que a cada paso se tropezaban a pesar de ser día de trabajo, completaban el lastimoso y horrible cuadro. Una expresión de amargo disgusto pasó por las finas facciones del joven. Era, dicho sea de paso, extraordinariamente bien parecido, de una talla que rebasaba la media, delgado y bien formado. Tenía el cabello negro y unos magníficos ojos oscuros. Pronto cayó en un profundo desvarío, o, mejor, en una especie de embotamiento, y prosiguió su camino sin ver o, más exactamente, sin querer ver nada de lo que le rodeaba.



De tarde en tarde musitaba unas palabras confusas, cediendo a aquella costumbre de monologar que había reconocido hacía unos instantes. Se daba cuenta de que las ideas se le embrollaban a veces en el cerebro, y de que estaba sumamente débil.

..........................................................................................................................

Pero aquí empieza otra historia, la de la lenta renovación de un hombre, la de su regeneración progresiva, su paso gradual de un mundo a otro y su conocimiento escalonado de una realidad totalmente ignorada. En todo esto habría materia para una nueva narración, pero la nuestra ha terminado."


http://www.magister.msk.ru/library/dostoevs/dostf02s.htm




ANEXO:

Foto 1: Fiódor Dostoievski. (Fiódor Mijailovich Dostoievski; Moscú, 1821 - San Petersburgo, 1881)

Foto 2: Imagen tomada de Dostoievski, F., “Crimen y castigo”, Editorial Progreso, Moscú 1977.
 Rodión Románovich Raskólnikov (Родион Романович Раскольников), también llamado Rodia o simplemente Raskólnikov, es el protagonista de la novela; la historia es contada principalmente desde su perspectiva. ... Sólo en el epílogo su castigo es formal, cuando decide confesar el crimen y acabar con su alienación

Foto 3: Monumento a Fyodor Dostoyevsky
San Petersburgo a menudo se conoce como la ciudad de Dostoyevsky. El gran novelista ruso pasó la mayor parte de su vida adulta aquí y escribió algunas de sus obras más famosas aquí incluyendo los hermanos Karamazov y Crimen y Castigo . Por otra parte, la ciudad misma, incluyendo el paisaje y el clima, actúan como telón de fondo importante en muchas de sus obras.





domingo, septiembre 17, 2017

Hay días.



Hay días en que el alma necesita de esas conversaciones, no importa que las palabras estén rotas, importa sólo el murmullo, los significados están acurrucados desde el silencio, no dicen nada...

Sentimos que todo está dicho porque lo vemos escrito en las vitrales invisibles que nos protegen. Hemos llegado y no lo sabemos porque somos cómplices del silencio .

En todos esos momentos alguien ha estado a tu lado... Te sabe de memoria. ¿No has sentido al ángel que te protege, te mima y malcría ? ¿Te preguntas si  son sólo alucinaciones surrealistas? O es alguien que desde el silencio y la lejanía te ve, te oye porque siente que existes y estás ahí .

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...