Entradas

Mostrando entradas de octubre 9, 2016

El viejo tren .

Imagen
Este es uno de Cuentos de amor, travesuras y misterios, casi infantiles donde me refugio cuando el presente me muestra su cara fea, regreso a ellos y salgo con el olor a azahar de mi pueblito que nunca me ha abandonado, muy cerca de mi eterna juventud. De cuando leía a Corín Tellado y me sentía la protagonista, síndrome que no he logrado quitármelo con los años, ni con los calificativos que he recibido.

EL VIEJO TREN 
Regresaba....parecía que la niña traviesa daba paso a la joven, a la mujer....pero no era así porque siento que nunca he dejado de ser la que juega con sus muñecas, que necesita de todos, la que sigue haciendo las mismas preguntas... ¿Me quieres? ¿Estás bravo conmigo? Sólo que ahora viajaba sola en el viejo tren. Siempre me han gustado los trenes, porque me acurruco en el asiento y a leer, era mi época galdosiana, recuerdo que me traía a Doña Perfecta, en él leí el final, no lo he olvidado nunca....cuando ella le grita a su empleado: “Mátalo Caballico, mátalo..."qué c…

Los dioses también pasan de moda.

Imagen
Estas reflexiones baratas, no me cuestan nada, por eso lo digo, no por otra cosa, se me ocurrieron mientras hago el desayuno, lo dejo a medias y busco mi rincón desde donde salen estas ocurrencias de quien vive en este mundo y oye noticias, tiene internet, esta en Facebook , en Twitter y este año va a votar por primera vez en su vida, parece que tengo un maleficio con esto de votar porque no tengo candidato, la Hilary no me gusta y Trump me parece un troglodita que habla mal de las mujeres. 
Sigo pensando en los dioses, un tema que me fascina desde que leí a Homero, me parecían tan seductores y humanos pero eran muchos  y nunca pude quedarme con uno solo. Me gustaba Palas Atenea, que los romanos llamaron Minerva, Apolo demasiado figurín me pareció siempre un gigolo, mejor dejo eso, Zeus ese si que lanzaba la flecha y ordenaba los truenos, lo confieso, me atraía mucho... Asi me paso con Trump al principio, lo veía poderoso pero me resultó un patán.
Siempre acudimos a un altar ante el …

☮ De la mano de Lezama entrando a Paradiso II.

Imagen
He seleccionado algunos párrafos de las cartas de Cortázar al cubano y este fragmento de una de Julio a Lezama donde le habla de Paradiso, realmente es deliciosa.
 Tengo a mi lado a Maga que acaricio de vez en cuando mientras leo, ella ronronea y ronca. Me puse a hacer la noticia para poner algo en el blog y me prometo acariciarla antes de ir a la cama con unos fomentos, los ojos en candela, las letricas del libro me resultan muy pequeñas, estoy siendo víctima de las tecnologías, miro al libro, lo acaricio y le pido perdón.

En 1966, se publica Paradiso en La Habana. Y no es difícil adivinar que el primer ejemplar que llega a manos de Lezama es destinado a Cortázar. Esta carta que vamos a comentar es la respuesta a ese envió postal.

¨Hace meses recibí Paradiso ... razones de trabajo demoraron el
momento de entrar en Paradiso, pues cuando un autor cuenta para mí,
me niego a leerlo con esas interrupciones que el ajetreo cotidiano va
metiendo como cuñas de niebla en nuestro placer ... Leí Pa…

☮ De la mano de Lezama entrando a Paradiso I

Imagen
"No, no era la noche paridora de astros. Era la noche subterránea, la que exhala el betún de las entrañas trasudadas de Gea. Su imago reconstruía un cangrejo rojo y crema saliendo por un agujero humeante. ¿Se había despedido de Fronesis? ¿Se volvería a encontrar en el puente Rialto en el absorto producido por la misma canción? ¿Cerca estaría Foción en acecho?" Para conocer la profundidad hay que sumergirse, este consejo me lo dio alguien hace mucho tiempo y no lo olvido lo guardo y ahora  cuando regreso a Lezama, respiro un aire de paz interior, aunque ese aire de grandeza, algo majestuoso no logro quitármelo y me siento tan realizada de vencer los obstáculos que me separaban del pariente. Confieso que sentía cierto envanecimiento cuando los profesores me preguntaban si era familia, yo no tengo tendencias a mentir, eso no y era cuando mi vanidad se ponía en riesgo y aunque decía que no, me venía muy bien que el poeta estuviera condenado al ostracismo y decía un no que se  pa…