sábado, octubre 15, 2011

El acertijo.


Los adoquines olvidados de las calles sin números y sin nombres rastrearán nuestros pasos. Estarás en cada esquina, sonriente, majestuoso como un dios etrusco y como si no nos conociéramos pasaremos de largo como dos extraños. 

Te buscaré en el mismo sitio donde una noche oímos las voces de los fantasmas del castillo imaginario y culparemos al viento. Seguiremos juntos sin conocer el lugar exacto donde nacen los besos, revolotearemos como locos enfuruñados buscándolos en las colinas, en las calles sin salidas, en el viejo parque, en los castillos olvidados ya sin dueños…No descubriremos nunca que los llevamos dentro y sólo saldrán por el acertijo de la bruja que dejamos olvidado en el viejo tronco 

Reiniciáremos el camino siguiendo el rastro a las hojas doradas del otoño pero llegará la primavera con las lluvias, los aromas desconocidos, los trinos en las verdes ramas y renacerán las ansias olvidadas y regresaremos al mismo lugar donde un día descubrimos que siempre estuvimos buscándonos sin saber que existíamos y al cruzar el carcomido portón azul nos asaltarán los besos que esperaron por nosotros escondidos en el tronco del viejo olmo ahora reverdecido. Allí estará el acertijo de la bruja que un día predijo que nos encontraríamos al final del camino envueltos en viejos poemas, rosas y besos que marcaran nuestras vidas hacia un nuevo destino.

Laura Pollán ha muerto. . .

Ha muerto en La Habana Laura Pollán, la cubana que un día decidió enfrentar a la  cincuentenaria dictadura cubana, se vistió de blanco y tomó como fusil un ramo de gladiolos, su osadía fue más allá, reunió a todas las mujeres que sufrían en carne propia el zarpazo brutal del régimen en la llamada Primavera negra, acudieron todas en defensa de sus hombres y marcharon en silencio por las calles habaneras, las veían pasar con asombro, se dibujaba una sonrisa en los rostros  y les abrían paso a las damas de blanco, iban ganando las calles y las hacían suyas, en protesta pacífica pero los tenebrosos sicarios no podían permitirlo y recurrieron a sus métodos fascistas y crueles, organizaron sus grupos de malos cubanos, que los hay, y trataron de arrebatarles las calles que iban conquistando enarbolando sus gladiolos, golpes, insultos, como fieras hambrientas de odio atacaban a las damas que habían retado al régimen,.
El mundo ya no era ciego ni sordo a lo que pasaba en la isla, ahora la noticia corría por todas las fuentes informativas, en Cuba , existían las Damas de Blanco y Laura Pollán marchaba al frente de ellas, todos las observaban y también a los títeres del gobierno, sus agresores los fuimos conociendo, les vimos sus rostros descompuestos por el odio y por el miedo porque les temían a las pacificas mujeres. Solo esperamos por el día que respondan ante la nación por  sus crímenes, por sus abusos, por la ruindad de sus almas ¿Cómo puede un gobierno envilecer a tantos de sus hijos? Hoy que la recuerdo, no puedo evitar esas imágenes que echan lodo sobre los victimarios y nos dan la grandeza de sus victimas.
Quiero rendirle homenaje, guardarla para siempre en algún trocito de mi corazón, recordarla sosteniendo en sus manos un ramo de flores y que su imagen marchando por mi hermosa ciudad no se borre nunca de mis ojos.
 Laura, te adelantaste y quedaste para siempre incrustada en las calles, vestida de blanco con un gladiolo como única espada para la cruenta batalla que libraste. Nos dejaste tu ejemplo que enarbolan tus hermanas de blanco. Seguiremos tras los pétalos que seguirán regando por el camino. . .

jueves, octubre 13, 2011

Conversando sobre Lezama Lima con un invitado especial Julio Rodríguez Santana.

Continuamos conversando con el escritor, con el poeta y el chef Julio Rodríguez Santana.





 “Escapar por el túnel del tiempo es la posibilidad infinita, es la magia insular que nos regaló Lezama en sus viajes a la eternidad desde su sillón encantado, desde su ventana con vista a Trocadero, desde ese castillo invisible que funge como portón de entrada a la dimensión inesperada, a ese viaje donde conocernos será la tentación donde entenderemos el porqué de las dos caras, el doble rostro incluso en la teoría."
Fragmentos del ensayo “Dos caras’ de Julio Rodríguez Santana.

 GML--Julio se ha hablado mucho del ostracismo en que vivió Lezama al final de su vida .
 ¿Hasta qué punto fue un valiente defensor de sus ideas que en señal de rebeldía lo hizo refugiarse en su rincón de Trocadero o si sencillamente buscó ocultarse por temor a las muestras de intolerancia y represión que ya se anunciaban? ¿Sintió temor?

JRS  Mira Lezama se refugió en sí mismo porque no tuvo otra opción. No era bien aceptado entre la nueva nobleza socialista porque no aceptaba que el realismo socialista fuera la vanguardia literaria de un país. El realismo no es un término al cual se le deba acuñar la mala fama, sino que el uso abusivo de una línea creativa puede ocasionar ese maléfico daño que causó el realismo socialista a la literatura cubana...Lezama estaba al tanto de lo que ocurría en el país, no era un lector loco, sabía exactamente lo que quería leer, alguna que otra vez hacía de tripas corazón para leer algún que otro manuscrito que le dejaban en su casa, gracias a dios, como decía él muy pocos se acercaban a su casa para tener una opinión...él era de los "apestados", los decadentes que debían desaparecer... En cierta ocasión escuche a Fayad, un poeta mexicano que publico sus primeras cosas en las últimas ediciones de Orígenes hablar de la decadencia de Lezama, lo curioso es que este señor, ya fallecido, tenía una marcada influencia de Lezama en su obra... Lezama no sentía temor, su horror era su familia, deshecha por lo que nunca pudo aceptar, una revolución que cambio las cosas para regresar a lo mismo por lo cual había sido creada... Lezama no aceptó nunca que alguien cambiara su mundo filosófico... como el bien decía porque hacer una mermelada de guayaba con aguacates... mejor una ensalada de aguacate para extrañar la mermelada...

GML... Muchos poetas y narradores posteriores a ese período siguen admitiendo la influencia significativa que la propuesta del maestro ha tenido en su obra: la más notoria se proyectó sobre S. Sarduy, que postuló su teoría del neobarroco a partir del barroco lezamiano.

JRS---El gran escape... el neobarroco es una influencia muy severa para ser tomada como adicción. No creo que esa influencia esté más allá de un snob consecutivo...la naturaleza es sabia, el gran error es la alquimia, es la creación...Lezama es un camino. Severo es otro, muy diferente, no hay nadie que siga ese camino lezamiano... muchos y me incluyo caminamos por algunos senderos, tenemos una cierta adicción a ciertos fragmentos de su filosofía...por ahí va la cosa, Lezama nunca quiso seguidores, Lezama busco la eternidad que es diferente, no se es eterno, no se va a la eternidad con una carga de seguidores impidiéndote el paso...él lo sabía, por ello pudo escapar, por eso apareció años después cuando nadie esperaba ya su retorno. Cuando se creía que su obra era una reliquia... ese es el punto que busco Lezama y lo logro.

GML-- ¿Crees que el poeta devino una figura imprescindible para la juventud intelectual cubana, a la que sedujo también con su famoso don conversacional y a la que animó en la creación literaria?
  
JRS--No lo creo...ya te respondí esta pregunta anteriormente... Lezama es su propio mundo... años después cuando llegó el retorno de Lezama, cuando de sorpresa se empezó a estudiar su Muerte de Narciso en la Universidad muchos pensaron en él por qué había sido desterrado de la literatura si jamás se enfrentó de manera abierta al régimen...por ahí comenzaron a aparecer los esnobistas... por ahí comenzó el gran escape hacia la fabulación, hacia ese misticismo que nada tiene que ver con la realidad....

GML---Esta pregunta tiene su cosa, un poco que exonero, muy sutilmente a la Revolución, sabemos que quedó fuera de los estudios universitarios, que se le leía con el morbo que provoca un autor prohibido y todo lo que conoces .pero me bulle ¿Era elitista?

JRS--Siempre lo fue...nunca aceptó cambio alguno en su mundo...cuando se rompe el pacto entre Rodríguez Feo y él, cierto joven de la alta sociedad y el cual quería ser un gran escritor se acercó a Lezama para financiar Orígenes y Lezama de inició aceptó hasta que el joven quiso incluir tres textos suyos en la revista...Lezama lo citó a su casa... le ofreció una cena y cuando menos lo esperaba le dijo que él entendía que uno de los sueños más grandes que ese joven tenía era escribir, pero que mientras no lo hiciera con la calidad que Orígenes exigía no podría publicar...el joven, retiró el apoyo financiero y Lezama prácticamente no pudo seguir editando la revista, que por cierto fue catalogada por Octavio Paz como la mejor revista de arte y literatura del idioma español en el siglo XX.

GML---Me gustaría que hablaras de la influencia que tuvo en tu generación. Al convertirse Paradiso en un libro clandestino muchos jóvenes fueron en su busca
 ¿Los animaba solo el gusto por lo prohibido?
¿Se encontraron con el creador y lo incorporaron a su obra?
  ¿Fue una moda?
  ¿Es una novela para todos los gustos?

JRS--- Paradiso fue medio clandestino...de hecho muchos ejemplares fueron enviados a las bibliotecas de escuelas y ahí estaban los ejemplares...yo recuerdo haberme encontrado en una primaria en el 84 un ejemplar de Paradiso tan nuevo que ni siquiera había sido hojeado...solo el rotulo exterior... también pude hallar dos ejemplares en una caja repleta de libros viejos al costado de una biblioteca en Párraga y que al parecer fueron "botados" por su poco uso... Paradiso no es una novela que se le pueda recomendar a alguien que desea disfrutar de una lectura...Paradiso es el retrato de una sociedad visto desde una clase burguesa o lo que conocemos como clase media alta... ese retrato lleno de imperfecciones, donde no hay historias buenas o malas, sino realidades que van o vienen... que imperan sobre un concepto o filosofía, la apertura, el estilo de vida, las conversaciones, es una traslación entre la realidad y el parnaso, la aventura...eso es Paradiso..El caos incomprensible...por eso Oppiano Licario, por eso el caos que no pudo ser devuelto, el tiempo el factor caos que se sostiene se regresa...desaparece...muere el mismo día que el poeta...queda la eternidad...la sospechada solvencia de una frase que permanece asesinada en la impaciencia... No...No es de todos los gustos.

GML-- Me gustaría escuchar en la voz del poeta uno de sus poemas más conocidos, un verdadero regalo. Ahí lo tenemos. . .


GML--- ¿Hay influencias de Lezama en tu obra?
JRS--SÍ y no lo niego...son esos caminos que tomamos, pero que no seguimos de manera marcada... entiende soy descendiente no seguidor...soy admirador no fanático... entiendes la diferencia?

GML---Sí ,creo entenderte , no eres un escritor prisionero de una posición o procedimiento , como bien dices pero las influencias a veces están en todo lo que nos rodea ,revoletean y nos arrastran .No se puede saltar por encima de un monumento de la cultura como Paradiso  después de su lectura Si bien reconozco que Lezama no creó una escuela ,su estilo es único ,promueve una poesía poco común .Creo haberte leído y no quiero exagerar, porque no soy una experta en Lezama, pero me atrevería a afirmar que eres un descendiente muy cercano. En tus poemas, ensayos, artículos hay un barroquismo que aprecio cuando retuerces la sintaxis, las ideas se esconden en un regodeo por el lenguaje metafórico donde el uso de las imágenes poéticas resultan  inusuales  y atrevidas, el gusto por teorizar conceptos relacionados con la creación artística donde descubro un juego de ideas y conceptos.

GML---No quiero terminar sin conocer algunos aspectos de tu vida
Hablemos de Julio Rodríguez Santana.
En uno de tus ensayos titulado” Las dos caras” escribes:

“Desde que era pequeño me gustaba escapar en el tiempo, jugar con las palabras, sentarme sobre las horas refugiándome en la lectura.”

-¿A qué edad comenzaste a escribir?

JRS-- 1- Comencé a escribir a los 7 años, hablamos de balbuceos, poemas sueltos, sonetos, alguna que otra décima traviesa sin esa rima tan mofletuda que impide la redacción del ojo inexperto... Escribir era un mundo nuevo, una apertura, un acercamiento al buen gusto de lo devorado por la gula del buen saber...siempre me gusto leer a correr, no es que dejara de jugar como otros niños pero prefería sentarme a leer que jugar pelota o cualquier otro juego... tampoco nunca me llamo la atención el ajedrez, quizás la evocación o el simple acto de vivir en el pellejo ajeno, en la observación de un sueño o en ese mundo paralelo de habitar sin asombraciones, sin esas trabas con sabor a envidia o temor por el crecimiento...el no eres o no vas a ser, esa duda temerosa de quien no es capaz de recordar el color de sus zapatos o ese trampolín abierto al desespero... todo es visible, conveniente por eso el gran escape, por eso ese acercamiento al alma que ya no quería sentarse a respirar en el mundo tradicional. Es el destino, estamos atraídos por ese circuito interior que nos conduce al mismo sitio, solo que nunca atrapamos el color o la puerta de escape...ajajá...es la morbosidad del tiempo, el gran caracol de dos caras que siempre veras a la puerta de mi voz...

GM--¿Fuiste un niño feliz?

JRS-Si fui un niño feliz, pero no por el medidor costumbrista de la sociedad, creo que por ahí hubiese sido un niño muy retraído... por lo menos para una sociedad actual... no se de ser niño ahora estuviera coqueteando con alguna psicóloga que buscara las cosquillas del gato en mis travesuras o tal vez terminaría aceptando las mieles conquistadoras sin percatarse del mundo que le rodea, sin ese ojo marginado que le atraviesa sus pecados... Felicidad es donde se habita...mi mundo en aquellos años era un viaje permanente en las historias que llegaban a mis manos, me gustaba vivir el personaje más allá de las situaciones en las que fue encasillado y aunque no las escribía (alguna que otra sí) revivía el silencio, destruya el destino y buscaba aquellas situaciones en las que el destino hubiese corrido espantado... esa fue mi niñez, la disfrute mucho, luego llego la adolescencia, el perfecto acople entre una vida sexual muy temprana con la lectura, con la poesía y con esa vida bohemia tan atractiva de aquella época...las madrugadas en Coppelia cuando pensaban que dormía, los escapes, la escuela que no lograba atarme al reglamento...si fui muy feliz..
.
GML-¿Qué estudios realizaste? ¿Te consideras un autodidacta en cierta forma?

JRS--Para ser exacto no creo haber estudiado nada en relación a la literatura... yo siempre he sido muy alejado de las normas dogmáticas, por eso nunca me gusto estudiar en un aula. Soy Licenciado en Turismo, soy Chef, pero jamás acepte estudiar literatura, sería como ir en mi contra, quizás sea difícil de comprender, mas no es ese misterio encantador ni aquellas manecillas que una vez fueron en contra del tiempo ... es una historia real... un aprendiz de relojero que invirtió los patrones de marcha...ajajá y logro ir contra el tiempo ...al menos ilusoriamente pero no es la imposibilidad...siempre se puede lograr el movimiento aunque no la vacante... porque no se crea ese espacio... No...Nunca me han gustado los dogmas o las reglas que me atan a la comprensión...he preferido escapar hasta la confluencia del saber...prefiero beber con las manos a no utilizar la copa prestada...

GML--Cuando hablo de autodidacta me refiero no solo a estudios académicos o teóricos. Has leído mucho seguramente en tu Blog Orígenes que dedicas al fundador de la revista Lezama Lima, te conviertes en un animador cultural recreando a figuras del mundo del arte, luego debes tener conocimientos que has tenido que ir a buscar.  Creo que naciste protegido por las musas, nunca tendrás que beber de la copa prestada .Divinas tus respuestas, muchas gracias.

GML--¿Hay una comunión entre el chef y el escritor? ¿Cómo da paso el  uno al otro?
Ser poeta, chef, conversador, escritor, estibador, no hay atabales que promulguen el silencio roto...ya lo he dicho la estrella siempre va a tener una punta rota, por ahí es donde fluye la libre invitación, el espacio solitario por donde entra el destino, donde se nutre... siempre existirá ese segundo para todas aquellas cosas que hago, para ese resplandor de voz que se adhiere...no hay impacto, no está el tren descarrilado porque no se amontonan las cosas amadas...siempre fluyen...la negativa a tolerar aquellas cosas que no quiero ver delimitan el destino... es simple una flecha rota imantada por la voluntad

Motivos de inspiración ¿Cómo llega?

JRS_La inspiración llega, nace, se incuba, aparece de la nada, a veces abro una página y no hay nada escribo al azahar una palabra y no aparece el verbo que la conjuga, a veces es el verbo y no la palabra, el mundo es travieso, el ojo ata aquellas palomas que deambulan por las veredas, cuál de ellas será la próxima presentación al sacrificio, no lo sé, no lo puedo saber, a veces escribo en la eternidad...regreso, veo que tan distante es la vida del deseo y retorno a mi espacio, no puedo traducir lo que veo ya que estoy fuera del tiempo, no soy quien lo marca, no soy quien lo diseña, escribo sobre cualquier hoja de parque, en cualquier instante... aparecen ante la visibilidad aquellos impares que protegen el tiempo, distraen tu mirada y ya no estas...el mejor poema fue escrito sobre las turbulentas aguas de un lago, el destino tiene las palabras, secuestradas, no las devuelve, tan solo no permite que el lago no vuelva a tener aguas turbulentas, no quiere que otro poeta repita la perfección...es simple... escribir no hace el tiempo, no habita en la falsedad, es un estilo de vida, una metamorfosis para realizar aquellas pinceladas que vemos en nuestra ausencia.

GML_¿Te sientes realizado?

Sí, me siento realizado a pesar de que me faltan mucho más cosas de las que he hecho...el secreto es la...... (Mejor dejamos el secreto en el baúl)...

GML-Pide un deseo.

JRS--Los deseos no se piden, los deseos se sienten, se marcan, se buscan, se salen a cazar, se dibujan, los tomas prestado, los disuelves en la vida..... Que quieres, que tienes, que sueñas, que logras, ahí está el destino...

GML--Conversar con Julio Rodríguez Santana es un homenaje al arte de la palabra, un verdadero derroche del pensamiento intuitivo con la fantasía. En nuestros días postmodernistas  no se acostumbra a hablar de poesía y prosa como formas separadas con él es imposible, todo está dado de forma hechizada en un lenguaje personalísimo Cuando confrontamos  su obra es todo una fusión de imágenes y conceptos que van deslizándose  a través del lenguaje desde una cosmovisión  que se refleja en el destino  ese mirar desmesurado  a veces como reflexiones sobre la  vida, el amor, la soledad, la belleza, el dolor, la patria y pocas veces la muerte. En la creación del artista, inteligencia y fantasía nos llevan al disfrute del concepto que se nos devuelve en un lenguaje fantaseado pero que nos conduce a la realidad envuelta en imágenes artísticas.

Gracias Julio, por contestar mis preguntas desde tus  hechiceras palabras  portadoras de tu mejor poesía, se quedarán conmigo para siempre.


miércoles, octubre 12, 2011

Julio Rodríguez Santana nos habla de un poema de Lezama Lima, "La noche" Segunda Parte"


Lezama lima visto por el pintor cubano Jorge Arche  1905 -1956


GML--¿Creía Lezama en la reencarnación?


JRS---Sí, para él la reencarnación es la posibilidad de burlar nuestras equivocaciones, de crear un espacio para traer desde el conocimiento anterior aquellas imágenes que nos ayudarán a cubrir el ojo y la transportación del alma por el valle.
No somos parte del retorno, por ello no elegimos el camino a nuestros actos, ya están predeterminados por actos y discursos anteriores. Es la posibilidad, el engrane perfecto para descubrir una vocación que nos conduzca al asombro o a la duda. Es la prehistoria de nuestra huella por el mundo.
En la entrada del mundo determinamos cuál será el punto fijo de nuestra atención. No lo sabemos, apenas comienzan a borrarse los latidos de una vida pasada y nos llega la reencarnación. Es en ese instante donde decidimos el perdón o la culpa, tal vez el miedo a una concentración o al pálido retorno de aquellas decisiones que rigen la presencia de nuestro futuro en la posibilidad.
Así podemos ver en “Los fragmentos de la noche” esa pregunta recurrente que nos hacemos para descubrir las pistas que dejamos en vidas anteriores:
...............................................................
Cómo aislar los fragmentos de la noche
Para apretar algo con las manos ,
como la liebre penetra en su oscuridad
separando dos estrellas
apoyadas en el brillo de la yerba húmeda.
................................................
Podemos admirar el conjuro, la separación de las dos estrellas y la complicidad de la yerba húmeda (la vida y el ser humano). Las estrellas son los ojos de Dios (la creación) por ello la necesidad de aislar los fragmentos de la noche, porque no hacerlo significa perder el tiempo en laberintos oscuros, por ello quiere asegurarse, tener el control y trae la liebre, abre el camino con su inocencia y distrae el control de Dios para encontrar la clave de acceso a su universo. Siguiendo la respiración del poeta encontramos su huella, seguimos en el curso de su “disculpa”, la imagen es la consideración de la quietud o el asombro, también un leve parpadeo, el ojo es esencial, la mirada resume lo que ansiamos y lo transforma en una posibilidad:


La noche respira en una intocable humedad,
no en el centro de la esfera que vuela,
y todo lo va uniendo, esquinas o fragmentos,
hasta formar el irrompible tejido de la noche,
y completo como los dedos unidos
que apenas dejan pasar el agua,
como un cestillo mágico
que nada vacío dentro del río.
......................................


GML--- ¿Logrará a través del conjuro romper la vigilancia y ser dueño de su destino?


JRS----Lezama comprendió que al iniciar el camino y burlar la vigilancia de la creación necesitaría el “conjuro” para cohabitar con los “desastres”. No es la luz, desde el comienzo la desecha para usar la inocencia del conejo, bien sabe que no puede marcar el punto a dónde quiere ir, al menos no tan rápido porque no podrá incluir en su memoria todos los “fragmentos y esquinas” que necesita para reconstruir el escudo que protege su llegada, lo necesita armado para poder romper el hechizo y eliminar las puertas que “apenas dejan pasar el agua” él sabe que si no logra juntar los “fragmentos” quedará atrapado en la entrada, no podrá escapar o entrar por ello no quiere quedar a la deriva.
.............................................
Yo quería separar mis manos de la noche,
Pero se oía
una gran sonoridad que no se oía,
como si todo mi cuerpo cayera sobre una serafina
silenciosa en la esquina del templo.
La noche era un reloj no para el tiempo
sino para la luz,
era un pulpo que era una piedra,
era una tela como una pizarra llena de ojos.
......................................................
 Es increíble primero rompe las reglas y busca burlar la vigilancia de Dios, lo hace, logra encontrar el punto débil para obtener el control. Lo toma, es el dueño de su destino pero se da cuenta que nunca pudo burlar la vigilancia. Nunca pudo encontrar el camino por ello comienza a separar las manos para evitar ser descubierto porque la creación aún cree en la culpabilidad de la liebre y la busca, por ello trata de esconder sus propias huellas, escucha los regaños de Dios y se da cuenta que para esconder los pecados necesita los conjuros de una serafina. Busca la luz entiende que acaba de penetrar a un juego peligroso, no puedes burlar el aliento y esconderte en la palabra, aunque una sombra si lo hace, por ello queda escondido en su conjuro, en su disfraz de piedra porque hay “una tela como una pizarra llena de ojos” Lezama sabe que la creación quiere la verdad y el desea escapar sin perder el control, aun lo tiene.
...................................
Yo quería rescatar la noche
aislando sus fragmentos,
que nada sabían de un cuerpo,
de una tuba de órgano
sino la sustancia que vuela
desconociendo los pestañeos de la luz.
Quería rescatar la respiración
y se alzaba en su soledad y esplendor,
hasta formar el neuma universal
anterior a la aparición del hombre.
........................................


GML--- ¿Por qué la culpa?


JRS---- El regreso de la culpa, toda una eternidad amparada bajo el juramento sin tener el control, un escape, un simple escape y renace la culpabilidad, porque no conoce el sentido aunque ya posee el control. Por ello ya no quiere averiguar cómo aislar los fragmentos, ya sabe él cómo ahora necesita esconder su culpabilidad con un “yo quería” ser el salvador, al menos el aparente sin reconocer que fue el culpable en la ruptura y posesión de su control. Por ello evade el justo comentario, no quiere la conversación y crea el escape, el “yo quería” como la justificación exacta a la carencia de huellas, él sabe que no uso la luz para tomar el control, él sabe que la creación justificará en sentido para romper el silencio. Por ello crea un falso designio, un largo discurso que lo aleja de la culpabilidad -

GML--- ¿Quién lo buscará en los anales de la aparición del hombre?

Ya completó el círculo, ya no podrá ser culpado por la creación y una sonrisa es la consecuencia de un gesto. Tarde ha comprendido su error al convertir el tiempo en prisas sin la necesidad de un escape:
........................
La suma respirante
Que forma los grandes continentes
de la aurora que sonríe
con zancos infantiles.
Yo quería rescatar los fragmentos de la noche
y formaba una sustancia universal,
comencé entonces a sumergir
los dedos y los ojos en la noche,
le soltaba todas las amarras a la barcaza.
Era un combate sin término,
entre lo que yo le quería quitar a la noche
y lo que la noche me regalaba.
...............................................
 Era lógico que sin el temor a la creación, a sus constantes ráfagas de credo intentara obtener el verdadero sentido de su control, por ello quiere lograr la fertilidad a través de un nuevo engaño, toma las palabras de la creación, se disfraza, siente la agonía de la noche en una salutación indeleble. El disfraz de la creación otorga el miedo, es lógico, es el control de la vida sin entender lo más sencillo. Nunca entendió hasta ese momento que el control era sobre sí mismo por ello no puede doblegar la noche, Dios lo sabe, ejerce su fuerza mas no su ira.
............................................
El sueño, con contornos de diamante,
detenía a la liebre con orejas de trébol.
Momentáneamente tuve que abandonar la casa
para darle paso a la noche.
........................................
El juego que aprendió demasiado tarde, no es la coincidencia, es la oportunidad de encontrar una continuidad sin perder el control.
.................................................
Qué brusquedad rompió esa continuidad,
entre la noche trazando el techo,
sosteniéndolo como entre dos nubes
que flotaban en la oscuridad sumergida.
.................................................
 Bien sabe el error del conocimiento tardío, debió aparentar las palabras para descubrir cuál era la estrategia de la creación. No lo supo adivinar, no fue la puerta sino la trampa, el uso de la liebre para borrar las huellas y robar el control:
.................................................
En el comienzo que no anota los nombres,
la llegada de lo diferenciado con campanillas
de acero, con ojos
para la profundidad de las aguas
donde la noche reposaba.
Como en un incendio,
yo quería sacar los recuerdos de la noche,
el tintineo hacia dentro del golpe mate,
como cuando con la palma de la mano
golpeamos la masa de pan
..................................

GML---- ¿Será ‘capaz la creación de otorgarle el perdón?

JRS--- La creación, la creatividad, el poder tomado al azar sin el consentimiento de Dios traen la certeza de una consecutividad pero despiertan el ansia por ello regresa al principio a pesar de que tiene el control sobre si la creación seguirá imponiendo sus malcriadeces. Es el inicio de una lamentable equivocación, el antiguo camino del universo que se cierra. La creación no permite el destino en manos ajenas, tan solo el reflejo es dañino, es un escape y no siempre tiene la paciencia de un perdón.
.........................................
El sueño volvió a detener a la liebre
que arañaba mis brazos
con palillos de aguarrás.
Riéndose, repartía por mi rostro grandes cicatrices.
...........................................................
La venganza, Dios es el creador y no podemos burlar sus caminos. La tentación es una coincidencia por ello robar el control sobre la creación terminó en la más absurda venganza: ser “controlado”


GML –--Es un poema cargado de simbolismos donde el autor nos desnuda su alma, sus miedos, sus credos, sus osadías, sus culpas Pienso que sólo un poeta podría hacerlo como nuestro invitado. Existen demasiados encantamientos, donde el lenguaje metafórico se va haciendo más bello en la medida que el poeta se propone enfrentarse a los conjuros para llegar al conocimiento y a la verdad eterna que él encuentra en la creación de un Dios a través de su mundo poético…Gracias, Julio...maravilloso.

georgina miguez lima ©.

Julio Rodríguez Santana nos habla de un poema de Lezama Lima, "La noche" Primera Parte.

Lezama entre sus libros y sus cuadros,
 al  fondo  La Flora de Rene Portocarrero.

Encuentro con un poeta cubano, un estudioso de Lezama, seguidor de sus credos poéticos, incorporándolos  a su obra de manera  personal y novedosa lo que apreciaremos a través de sus ensayos dedicados a interpretar la concepción del universo poético del gran creador.

 Me encuentro frente a la casa de Trocadero 162 donde vivió por muchos años y murió el novelista, ensayista y poeta, José Lezama Lima.

Espero por un amigo, queremos entrar y recoger los fragmentos de la vida del autor que quedaron encerrados en estas vetustas paredes. Mi invitado es una persona muy especial, conocedora de la obra del autor y un verdadero heredero de la sabiduría  y de la capacidad de asombro que llevan consigo los grandes creadores donde la realidad hechizada de la que hablara Lezama, a través de las conexiones del lenguaje hacen la aparición de la poesía, él es un gran poeta moderno que vive en los EE.UU.

Ya siento que se acerca... 
Estamos en compañía de Julio Rodríguez Santana, tendremos el honor de tenerlo como invitado a este homenaje virtual que queremos los dos rendirle al sabio de Trocadero en un emocionado recordatorio desde las palabras y por qué no, desde la poesía de Julio en un intercambio con el “goloso refinado”. José Lezama Lima.

GML--- Comienzo con mi invitado-entrevistado y más que eso, mi amigo de Facebook.
- ¿Entramos? Julio ¿Algún recuerdo especial frente de nuevo a esta casa? ¿Te es familiar? ¿Te gustaría volver al pasado y rememorar momentos que compartiste con Lezama y sus amigos? ¿Alguna anécdota?

 JRS. Trocadero 162.... Largas caminatas por San Lázaro... el tráfico... las conversaciones...más bien el monólogo de una mujer entrada en años que va mostrándome los secretos de la adolescencia que recién comienza... el verbo, las conjugaciones que se dilatan como cabestrillos, la luz...siempre la luz acercándose al atardecer y ese aroma en salitrado que penetra por la piel, que se disfraza de luto por aquellos torbellinos de hollín que se desprenden del monótono y escandaloso paso de las Leyland.
 Es increíble, la soledad, el silencio transmutado en simples rayos de luz que caen desde el patio trasero, desde ese corredor doble, entre cuartos o simplemente a la luz del día... ambos corredores siempre muriendo en el comedor, esa atiborrada saleta repleta de emociones, sabidurías, anotaciones, rostros conocidos, pinceladas tan famosas como ese rostro perfecto de la mujer al estrafalario estilo de René, con ese "espantoso sombrero" de flores y colores, con ese mutis coloreado por la prisa, por ese tiempo que jamás podrá ser atrapado...
 Trocadero, algo más que el tiempo, una feliz evocación. Mis primeros poemas, mis más sagrados regalos que por desgracia me han sido arrebatados por el destino... sólo queda un Paradiso, casi deshecho por las múltiples lecturas, una mutilada colección de revistas Orígenes, algunas con apuntes, otras desheredadas por el tiempo...quedan esos recuerdos atesorados por un excelente amigo y poeta mexicano, allá están en ese chihuahuas tan idolatrado por sus poemas...
 Trocadero es mejor sentarse en la puerta, escuchar el eco de las palabras del maestro... romper la monotonía será ese reto que tantas veces llega como invitado en las tardes agrietadas por la modorra y el añejo olor a recuerdo...

En su casa de Trocadero 162
 GML--Lo has dicho con el don que el cielo te regaló, tu voz de poeta que regresa a la evocación de tus primeros garabatos en cuadernos escolares .la llegada de la adolescencia y tantas cosas que mezclas en un aguafuerte del mejor de los pintores, nos parece ver las Leyland despidiendo su hollín y el libro todo deshecho de tanto llevarlo y traerlo en una lectura interminable y sobre todo esa linda imagen “el añejo olor a recuerdo “… Pero quiero detenerme en el cuadro de René Portocarrero que parece estar colgado en una de las paredes, lo describes con algunos brochazos que me parece no acariciarlo desde tu mirada, nunca me pareció más bello observar el tiempo atrapado en las pinceladas “estrafalarias del espantoso sombrero ‘, me lo has recreado, yo vuelvo a mirarlo con ojos indulgentes, me gusta ese sombrero... jjaj

 GML--- Vamos por el sabio a su mundo que tú conoces muy bien… Me imaginó algo aniñado e inocentón…

 JRS---Lo era...un niño grande con mucho conocimiento y una capacidad de asombro increíble... un gran chismoso en el buen sentido de la palabra... le gustaba escuchar los chismes de sus amigos, como no salía casi...allá llegaban los rumores y él los retocaba, los cambiaba un poco y luego los devolvía a sus fuentes ...sus grandes amigos... por eso termino rodeado de puros chismosos (alguno de ellos muy talentosos como Reinaldo Arenas, aunque este último siempre estaba huyendo de la policía...ajajá...ahí tienes tela por donde vestir a los santos...tienes una historia bastante inédita...y a un lector que espera...jajaja

GML---Julio, me gustaría recordar un análisis tuyo a un poema de Lezama  ¿Lo recuerdas?
  No lo encuentro, a mí me gustó mucho.

 JRS ---Está en mi página....En ensayos

 GML ---Miré, no es ahí…  ajajá  El poema se llama La noche y me lo mandaste ¿Te acuerdas de la liebre? Voy a ir por tus cosas, miraré bien los ensayos

 JRS ---Está en los ensayos...Ahí está

JRS--Está en mi página.... www.juliorodriguezsantana.com

 JRS- --No está ahí...ahora te digo donde fue...se mudó y no aparece registrado en los archivos del carnet de identidad. Deja indago en los CDR y te digo....ajajá

 GML--- ¿Cederista destacado? jajjajjajja  Yo lo voy a encontrar, lo vi no hace mucho husmeando...
Aquí lo tengo, está largo ese poema lo podemos utilizar mucho, una estrofa y tu opinión y algo mío  ¿Te parece?

 JRS---Haz lo que quieras....ajajay  Pues si...básicamente esos ensayos toman el origen de la palabra y la imagen según Lezama. Sólo que los veo de otra manera y juego con ellos.jajja me divierto y los devuelvo...jajaja...es solo eso.

 GML---jaajajjaj... Estoy feliz...ahora me toca demostrar que estoy a la altura de dos grandes poetas! ¡Qué lío, Dios mío!

 JRS--Pues si...jajajajaja.

 GML---- ¿Y si buscamos un poema más asequible sin tantos simbolismos? Me resulta largo ¿Qué crees?

 JRS----Pues no...Protesto...ése está bien y ya está desmenuzado...además es el fundamento de la vida de Lezama...su miedo a la noche...a la muerte, a quedarse solo, a viajar...ahí está la vida de Lezama...paso a paso…

 GML –--Nada, ganas democráticamente ajjajajajaja… Eres mi invitado y el  verdadero conocedor y seguidor del gran maestro.
 Continuamos con La noche  y el análisis de Julio Rodríguez Santana quien desentraña la poesía de Lezama como nadie.
 GML- ¿Te parece recordar el poema?

Poema  Los Fragmentos De La Noche de José Lezama Lima:

Cómo aislar los fragmentos de la noche
para apretar algo con las manos,
como la liebre penetra en su oscuridad
separando dos estrellas
apoyadas en el brillo de la yerba húmeda.
La noche respira en una intocable humedad,
no en el centro de la esfera que vuela,
y todo lo va uniendo,
esquinas o fragmentos,
hasta formar el irrompible tejido de la noche,
sutil y completo como los dedos unidos
que apenas dejan pasar el agua,
como un cestillo mágico
que nada vacío dentro del río.
Yo quería separar mis manos de la noche,
pero se oía una gran sonoridad que no se oía,
como si todo mi cuerpo cayera sobre una serafina
silenciosa en la esquina del templo.
La noche era un reloj no para el tiemposino para la luz,
era un pulpo que era una piedra ,
era una tela como una pizarra llena de ojos.
Yo quería rescatar la noche aislando sus fragmentos,
que nada sabían de un cuerpo,
de una tuba de órgano
sino la sustancia que vuela
desconociendo los pestañeos de la luz.
Quería rescatar la respiración
y se alzaba en su soledad y esplendor,
hasta formar el neuma universal anterior a la aparición del hombre.
La suma respirante
que forma los grandes continentes
de la aurora que sonríe
con zancos infantiles.
Yo quería rescatar los fragmentos de la noche
y formaba una sustancia universal,
comencé entonces a sumergir
los dedos y los ojos en la noche,l
e soltaba todas las amarras a la barcaza.
Era un combate sin término,
entre lo que yo le quería quitar a la noche
y lo que la noche me regalaba.
El sueño, con contornos de diamante,
detenía a la liebre
con orejas de trébol.
Momentáneamente tuve que abandonar la casa
para darle paso a la noche.
Qué brusquedad rompió esa continuidad,
entre la noche trazando el techo,
sosteniéndolo como entre dos nubes
que flotaban en la oscuridad sumergida.
En el comienzo que no anota los nombres,
la llegada de lo diferenciado con campanillas
de acero, con ojos
para la profundidad de las aguas
donde la noche reposaba.
Como en un incendio,
yo quería sacar los recuerdos de la noche,
el tintineo hacia dentro del golpe mate,
como cuando con la palma de la mano
golpeamos la masa de pan
.El sueño volvió a detener a la liebre
que arañaba mis brazos
con palillos de aguarrás.
Riéndose, repartía por mi rostro
grandes cicatrices.

GML-¬ ¿Por qué la noche?

 JRS-¬La elección de Lezama fue la noche. Toda su obra está marcada por la noche. La sensación de cohabitar desde el silencio con las praderas no es la imagen precisa que podemos elegir en nuestra inmensidad. No somos parte del retorno, por ello no elegimos el camino a nuestros actos, ya están predeterminados por actos y discursos anteriores. Es la posibilidad, el engrane perfecto para descubrir una vocación que nos conduzca al asombro o a la duda.

Continuaremos con la Segunda Parte.

georgina miguez lima ©.

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...