Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 18, 2018

Eras más que el tiempo.

Perdóname amor por enamorarme, por las cosas que aún no te he dicho.

Me gusta saber que existes aunque sea sólo en un sueño que descubro en mis noches de fríos y de miedos y a nadie diga que me visitas y duermes conmigo hasta el amanecer arropado por mis besos.
Me gusta escucharte, sentirte acurrucado en mis caricias, en mi vientre como un niño pequeño y malcriado, consentirte como nunca nadie lo ha hecho, saber que existes y existo porque los dos nos hemos creado el uno para al otro, sentir el misterio de tu voz lejana, besar esas palabras tuyas que nadie nunca dirá como tú porque eres el eco de Dios, eres la poesía.
Tú que sabes mis secretos y adivinas mis miedos, mis culpas
tú que te asomas a mi puerta
y entras y descubres a mis dioses a quien rezo,
 tú que llegas mojado con la madrugada,
traeme el aroma de otros tiempos,
la sonrisa que dibujé en tu rostro aquel día de gorriones y de lluvias…
 Y esconderme de todos como una pecadora en las noches secretas, confidenciales y mostrarme…

Noches blancas Novela sentimental. Recuerdos de un soñador: Fedor Dostoiewski

Jose, mi hijo que me ayudó a descubrir
a este gran creador de todos los tiempos.
Mamá.

Fiódor Mijáilovich Dostoyevski es uno de los principales escritores de la Rusia Zarista, cuya literatura explora la psicología humana en el complejo contexto político, social y espiritual de la sociedad rusa del siglo XIX. Nació en Moscú, 11 de noviembre de 1821 - muere en San Petersburgo, 9 de febrero de 1881. Su vida fue azarosa pero su talento y su arte lo salvaron del anonimato y está considerado como uno de los más grandes escritores de todos los tiempos de la cultura occidental y de la literatura universal.
El escritor, el hombre agobiado por deudas y enfermedades, murió en su casa de San Petersburgo, el 9 de febrero de 1881, de una hemorragia pulmonar asociada a un enfisema y a un ataque epiléptico. Fue enterrado en el Cementerio Tijvin, dentro del Monasterio de Alejandro Nevski, en San Petersburgo. El vizconde E. M. de Vogüé, embajador de Francia en Moscú, describió el funeral como una espe…