Entradas

♥ Entrada destacada

A una espalda del tiempo.

Por Gini Miguez Lima.

El presente trabajo me surgió husmeando en una vieja conversación del 23 de enero del 2010, entre Armando Araya García y esta servidora, Gini Miguez Lima, tras la muerte en la isla del escritor cubano Ángel Augier.
Puse la nota que se publicó allá, realmente el escritor no era para mí el más leído, ni el mejor conocido para mi. Pensé que siendo el último de la generación de las décadas de los 40 y 50 debía guardarle alguna recordación y así lo hice.
Armando lo comentó enseguida y la conversación giró sobre el tema que nos une en extranjero suelo a la mayoría de los cubanos. A mí me resultó muy interesante todo lo que fue surgiendo entre los dos. Si en algún momento piensa el lector que estamos en desacuerdo, no es exactamente así, porque los dos estamos marcados por el mismo hierro, los dos somos víctimas de un sistema totalitario que borró todos los derechos humanos y civiles a los cubanos, unos nos fuimos y andamos por ahí; otros se quedaron y están allá y de …
Imagen
... escribo para domesticar al tiempo y apoderarme de la noche y sus misterios.

Que me perdonen mis trastornos celestiales.

Imagen
¿Por qué si el creador no había terminado de construir el Universo, nos soltó así nomás sin saber quién nos trajo, para qué, hasta cuándo... No me parece bien, esta simple mortal, no lo hubiera hecho...

Pensemos en el hombre, en el terrícola, es al único que conozco, salió muy mal del horno celestial, un desastre, con honrosas excepciones pero con límites, has de morir, no eres eterno...

Quiero que los religiosos me perdonen mis trastornos celestiales. Es que me parecen tan funestos las fuerzas incontenibles de la naturaleza, todavía no resueltas por el hombre y dudo que sea una tarea  fácil. Si nos hubiera dejado insensibles al dolor, que el cuentecito  de Adán y Eva y el pecado original muy pocos se lo creen. Que nos evacué del planeta cuando vayan a ocurrir estos desastres: terremotos, huracanes, meteoritos, tsunamis, tornados en ciudades y en desiertos que para colmo ni agua tienen, nosotros los imperfectos terrícolas lo hacemos.

Me he pasado mi corta vida, sí corta, comparada co…

Quiero gritar las palabras que a nadie digo...

Imagen
Olvidar...
Cuando olvidamos a alguien es como arrancar un pedazo a nuestra vida.
No me gusta olvidar aunque los recuerdos sean sueños rotos, a veces pretendemos olvidar a alguien que en algún momento nos inspiró los versos más hermosos, momentos irrepetibles.
¿Por qué vamos a mutilar el alma y olvidar los atardeceres donde fuimos dueños del amor y de las rosas ?
Olvidar los recuerdos más angustiosos que fueron instantes desgarradores s podemos convertirlos en inolvidables, en sublimes momentos porque el alma habló.

  Todos los instantes de nuestra vida nos pertenecen y hacemos de ello lo que nos dicten nuestros sentimientos y emociones, la razón muchas veces resulta fría y duele más que las lágrimas y como dice mi amiga Alicia Redel el olvido hace parte de la "maleta" de la memoria y deben convertirse en experiencias vividas, no importa si nos dañaron, la cuenta final será el enriquecimiento y fortalecimiento de nuestros momentos sagrados.

Es una  forma de no caer en la ing…

Del autor que más leí en mi juventud:Fedor Dostoiewski

Imagen
Del autor que más leí en mi juventud, me enseñó muchas cosas y ese diálogo interno que a veces sostengo conmigo misma se lo debo a él. Dale DOSTO...

Fedor Dostoiewski .Crimen y Castigo.
Primera Parte

"¡Que me inquieten semejantes menudencias cuando tengo en proyecto un negocio tan audaz! -pensó con una sonrisa extraña-. Sí, el hombre lo tiene todo al alcance de la mano, y, como buen holgazán, deja que todo pase ante sus mismas narices... Esto es ya un axioma... Es chocante que lo que más temor inspira a los hombres sea aquello que les aparta de sus costumbres. Sí, eso es lo que más los altera... ¡Pero esto ya es demasiado divagar! Mientras divago, no hago nada. Y también podría decir que no hacer nada es lo que me lleva a divagar. Hace ya un mes que tengo la costumbre de hablar conmigo mismo, de pasar días enteros echado en mi rincón, pensando... Tonterías... Porque ¿qué necesidad tengo yo de dar este paso? ¿Soy verdaderamente capaz de hacer... "eso"? ¿Es que, por lo m…

Hay días.

Imagen
Hay días en que el alma necesita de esas conversaciones, no importa que las palabras estén rotas, importa sólo el murmullo, los significados están acurrucados desde el silencio, no dicen nada...

Sentimos que todo está dicho porque lo vemos escrito en las vitrales invisibles que nos protegen. Hemos llegado y no lo sabemos porque somos cómplices del silencio .

En todos esos momentos alguien ha estado a tu lado... Te sabe de memoria. ¿No has sentido al ángel que te protege, te mima y malcría ? ¿Te preguntas si  son sólo alucinaciones surrealistas? O es alguien que desde el silencio y la lejanía te ve, te oye porque siente que existes y estás ahí .

Las cartas que Picasso nunca contestó a Dalí.

Imagen
Las cartas que Dalí escribió a Picasso y éste nunca contestó,  alrededor de 70 cartas escritas sin respuestas y que no dejó de escribir hasta la muerte del genio. Fueron amigos e incluso se dice que Picasso les pagó a él y a Gala su viaje a New York e hizo de una especie de mecenas al presentarle a Gertrude Stein .

Se sabe que la admiración fue recíproca, que venía desde 1926 cuando Dalí visitó al Louvre en París y los dos se vieron cara a cara. Se distanciaron cuando la Guerra Civil Española por cuestiones  políticas ante la ideología de los partidos y sus diferentes puntos de vista. Picasso lo admiró porque con su arrogancia característica confesó que de los pintores posteriores a su generación sólo apreciaba al pintor que se decía era el dueño del surrealismo al exclamar: "el surrealismo soy yo".

Aquí uno de las fragmentos de una de las últimas cartas que Dalí escribió al malagueño:

“¡Gracias, Pablo! Tus últimas pinturas ignominiosas han matado el arte moderno. Sin ti, c…

¿Quién eres?

Imagen
¿Serás la sombra de algún duende
perdido entre los escombros de la lluvia?

¿O serás algún trozo de
la luna pisoteada
por  las patas de Platero
mientras espero
que termine el aguacero?

¿Acaso una canción que suena lejos
mientras el huracán
cruza los mares
destruyendo las ciudades?

Ya sé.
Eres un alienígeno
que nos trajo el huracán
que camina por mi patio
y a través de los cristales
 me mira descarado
mientras azota la tormenta.