viernes, enero 20, 2012

Muere en Cuba Wilmar Villar Mendoza....



Cuanto dolor debe haber en las hombres buenos del mundo cuando ven morir a otro por sus ideas. Muchos intelectuales, artistas  despertaron cuando vieron morir a Zapata, esperemos que no sigan rindiéndole culto desde la Casa de las América al régimen salvaje que no detiene la mano asesina y sigue en el poder ante el rostro indiferente de muchos.

 Sé que a nosotros los cubanos nos toca acabar con los depredadores y hacer la guerra necesaria, también llorar, denunciar lo que ocurre con nuestro pueblo. Nada los detiene solo encontrarás, muerte, odio, cárcel, separación familiar, el verdugo no afloja la mano que asesina y mata, la aprieta con saña.

 Saludemos al nuevo mártir que entra en el pabellón de los patriotas y de los hombres buenos que nos ofrecen sus vidas como un Jesucristo moderno para redimirnos de tanto oprobio y maldad.





jueves, enero 19, 2012

Rosana Pa' ti no estoy...

Hermosa cancion , divina y el ritmo ... esclusivo

Las cosas que amo




Vivo llena de gracia como el Ave María, entre  asombros y  melancolías.  Conozco del buen vino, tomo Coca Cola y bebo el agua fría. 
Me escodo en los palacios rubendarianos  y aprendo el buen arte de la filantropía, que me enseñó a amar al prójimo y compartir el pan a los que van cargando sus trastos en la espalda del mundo. Amó la poesía, no me gustan los ermitaños, ni los policías y amo las utopías.
Creo en el misterio de la sabiduría pero también en los ratones que retan al Cosmos, se ríen del hombre y de sus venenos y viven salteando entre quesos y rosas porque son audaces y nos enseñan a sentirnos libres dentro de sus escondrijos.
Me gustan los gatos y los atardeceres pero también la noche cuando cuelga de una  guitarra y me olvido del mundo y sueño con príncipes, caballeros, cortesanas, alpargatas, caracoles, duendes, comadrejas, lagartijas  y besos.
A veces lloro de alegría y otras por las injusticias del pícaro mundo y mis melancolías. Y si fuera poco el creer, creo en los desafíos de la naturaleza que un día nos regala frío, otro calor y otras tristezas. A pesar de todo voy por el mundo persiguiendo las quejas de los moribundos y busco los fantasmas que viven en el puerto con sus caras de viejos  piratas que ahora son vagabundos que alumbran y asustan al mundo
Soy un amasijo de contradicciones, busco los secretos  y misterios del hombre que vino sin saber quién lo trajo y lo regó por el mundo y hasta que no averigüe todos los misterios me invento un castillo de arena, añejado con el sabor del tiempo, lo lleno de alfombras y voy caminando por la esfera del mundo entre centuriones y duendes traviesos que me muestran el camino de las cosas que amo.
No perdono a los que nos hacen llorar por las guerras, ni a los violadores, hipócritas disfrazados de caballeros, bendigo a los hombres buenos y a los aguaceros que descubro tras los vitrales del mundo y anuncian un orden nuevo y no hablan de guerras ni de aparecidos y traen en sus cantos un himno sagrado en el arrullo del viento.

Y entre tanto, busco al caballero y cabalgo a la grupa y le “doy gracias a vida y al hombre que amo”.

lunes, enero 16, 2012

Somos la sonrisa del Universo

A los que como yo, tienen miedo.
Le rindo culto a la hormiga que carga un trozo de pan a su cueva para repartirlo entre todas.
A las cucarachas, vencedoras  del TNT, de cataclismos, eternas y vivarachas.
Al águila que lo ve todo y no lleva lentes y cuando no puede volar no le teme a la muerte.
A la serpiente que lleva el arma mortal para sus enemigos y  nosotros las construimos y la imitamos.
A los sabios tiburones, dueños del mar por no enfermarse nunca y siempre salirles los dientes
A la oruga que se vuelve mariposa revoloteando por el mundo y nos demuestra que cien años caben en un segundo
Al arcoíris que aglutina los colores y en una fiesta de disfraces pintoretea el paisaje.
A Eva por comerse la manzana y enseñarnos  a conjugar el verbo amar, te bendigo, amiga , por mis momentos sagrados.
A las rosas, a las azucenas porque nos hacen olfatear el aroma del tiempo.
Al mar, que un día pensé era infinito y me desafió y salí  como Venus entre sus olas y en prueba de amor me regaló su murmullo, su olor... 
Me arrodillo ante Dios, sea cristiano, judío, musulmán o el viejo Zeus que lanzaba sus rayos desde el  Olimpo intemporal y misterioso. E l hombre podrá matarlos, arrancarlos de la faz de su planeta pero no asesinaran nunca al amor, a la poesía que insertaron en nuestros cuerpos y nos hicieron eternos, nos adueñamos de las utopías, de las pasiones y le sonreímos al Cosmos. Gloria eterna al primer cromañón que osó desafiar a los dioses y le regaló su sonrisa…  grafiti que se grabó en el cielo como cuño en el devenir de todos los tiempos.
Somos la semilla de un Dios caprichoso que se esconde y  manda a otro, no necesitamos ver  su rostro porque nos lo inventamos día a día en el metro, en la cola del pan , en las cárceles, en la oficina, en la ducha, en el bulevar de los sueños rotos donde pasean las prostitutas, en las sonrisas, en el cementerio, en los hospitales, en los atardeceres, en los barrios de negros, en los carteles de la droga, en la noche estrellada, en el llanto, en los manicomios, en la algarabía de los niños, en la alegría, en la campiña, en la lluvia, en el desierto, en el vuelo de las aves, en las hojas que se lleva el otoño y nunca regresan,  lo descubrimos donde quiera que esté aunque a veces no acuda a tiempo y  no venga porque cuente los peces en el río.
Somos los dueños de la sonrisa, de la poesía, la melodía del Universo como dijera Tagore, que fue sabio, poeta y semidiós.
 Somos la sonrisa del Universo.

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...