Entradas

Mostrando entradas de mayo 5, 2013

Conversando con mi madre, saldando algunas cuentas.

Imagen
Mi madre, no esperó la muerte, fue en su busca y siempre me creí la culpable,  a pesar que me quede para esperarla y ella lo sabía, que yo algún día me iría tras mis hijos, que eran de ella también, los compartí siempre entre mi hermana, ella y yo.

 En días como estos la vida me hace trampas y me atrapan los recuerdos, no podía evocarlos, hoy descubro que ya no huyo como antes. Cuando se fue borré su rostro, algo me lo impedía, la culpa, el dolor, la ausencia, no pude entrar al cuarto hasta después de muchos días, aquel cuarto vacío, sin sus llamadas… Ginita, Ginita… ¿Hija dónde estas?..  las sábanas con el calor de su cuerpo, sus cartas, sus cosas y el lugar aquel en que estuvo antes de irse al que nunca volví,  me acurrucaba al hombro de mi esposo, cuando por alguna razón pasábamos cerca  y comenzaba a llorar como no la lloré en el funeral,  me dolía mucho mas  que su tumba.

 Por fin me fui, la dejé allá junto mi padre, me  voy acostumbrando a la idea que quiso irse antes por mí, no s…

Sin culpa ni paraísos, sin aliados para el sacrificio.

Imagen
Para amar a alguien, no solo se necesita amar, se necesita coraje para decirlo a la persona amada, demostrarlo, cultivarlo... hacer la confesion mas hermosa que existe... -te quiero, te amo-  no irlo pregonando como un limosnero.
 Para amar son necesarias dos personas, no se necesitan de terceros, las celestinas y los alcahuetes  están pasadas de moda, quedaron en las novelas de Medio Evo con resultados funestos.  El amor es complicidad, no se conquista a nadie desde un altar, ahí solo caben los santos. Hay quienes creen que se les hace un favor cuando decimos amar a alguien, el amor no se regala, se conquista, no es ostentoso, ni es un adorno, ni debe usarse para para beneficio de uno solo, ni se mendiga, ni se adivina, se ofrece como un sacrificio en la hoguera.  ¿Por qué culpar a alguien por no dar amor a quien nunca se le ha ofrecido?  No se ama por etiquetas, ni por orgullo, ni como amaron los pre- renacentistas, Dante y Petrarca, muchos aseveran que las damas no lo supieron, quedaro…

Un poema y otro que intenta serlo...

Imagen
Por el poeta Luan Vidad.


Entre sombras y melancolías te escribí un poema de amor
para que fueras sólo mía
y tu indiferencia de viento, salitre y marea
me hirió de espanto y de tristeza, pero no de muerte…
El olvido hecho a la medida del dolor
tiene una daga escondida y afilada,
también espinas entre las rosas,
además tiene un sombrero blanco,
una capa negra y un espíritu de nieve
y el eco, ese eco tan silente del espacio,
que no sientes nunca, por ser la melodía vibrante del universo
la que mueve con sus notas eternas a todos los planetas.
…Tu amor y el mío,
es la ligereza de mis dedos, acumulando día a día tus caricias,
el paño de las mejores lágrimas dulces,
manantial inagotable,
liviano cuerpo sin las alas que vuelan
a la altura de mi encuentro
para darnos esas cosas tan íntimas, enigmáticas,
enormes y tan pequeñas,
entre sombras o melancolías,
a cualquier hora, sin final, siempre con un principio justo
de amor y de vida,
porque por siempre serás mía…
Por Gini Miguez Lima.
Luan, mucha…

LA CAMA VACIA Capitulo 8 "Te amo"

Imagen
Te amo...  Con el mundo que no entiendo, con la gente que no comprende,  con la ambivalencia de mi alma, con la incoherencia de mis actos,  con la fatalidad del destino, con la conspiración del deseo,
 con la ambigüedad de los hechos. Pablo Neruda.

Al fin llegó la noticia tan esperada, no sabía cómo abrir la carta, se la di a Juliana. -- Mi amiga, no puedo…  no puedo y empecé a llorar,  las lagrimas  me acariciaban, una rara sensación sacudía todo mi cuerpo. -- Pero la Yamila valiente y atrevida ¿dónde se metió? Vamos que no se diga -Me decía mi vecina para animarme .-- No puedo, mí amiga, no puedo, ábrela tú y léemela bajito te observaré y leeré en tu cara la noticia… Anda, no tengas miedo soy valiente aunque ahora no te lo demuestre…  Léemela... Me hizo caso, me la comía con mis ojos de gata asustada…y hay Dios mío., Dios mío en un momento me le abracé y le dije muy bajito  ¿Vive, no está muerto? ¿Qué…? ¿Qué...? ¿No está muerto? 
De pronto, Javier comenzó de nuevo a escribirme, sus cartas se ha…

- Ya voy…

Imagen
Un estremecimiento la sacudió cuando vio su imagen en el espejo, sostenía su viejo tazón con manzanilla en su mano derecha y con la otra hacia garabatos en un cuaderno, no podía dormir y muchas veces así conseguía hacerlo.

 Se había levantado a escondidas, se fue al otro lado, donde hablaba con el espejo, cuando los otros dormían, no hizo ruidos pero en el silencio oyó su nombre y fue cuando se detuvo ante él, ella muchas lo evitaba, sobre todo de día , cuando pasaba por alguna razón  frente a él, lo esquivaba, lo miraba de refilón, no quería verse, ni verlo, él siempre la esperaba y no estaba bien pero en las noches, la Luna le avisaba y se acordaba del verso de Federico “ Yo estaba en la terraza luchando con la luna” era un secreto y una complicidad con la persona que nadie sabía que ella amaba, muchas veces se lo ocultó y se decía mentiras acerca de él para alejarlo, cuando lo conseguía  pasaba por delante del espejo y hasta lo miraba con un toque de triunfalismo algo bribón y sentí…