viernes, diciembre 13, 2013

De Cuentos para internautas: Los fugitivos.


No son las cosas las que atormentan a los hombres,
sino la opinión que se tiene de ellas (Epicteto )

A casi nadie extrañó la llegada de la pareja tan inusual, dos seres extraños para los vecinos acostumbrados a los parecidos de hombres y mujeres en el pueblo, porque casi todos eran familia, después se supo cuando salieron  que eran hermanos aunque en nada parecidos y fue cuando ella había dejado el bolso que ocultaba su vientre en el closet de su cuarto, no era un embarazo que pudiera considerarse normal en todo el sentido de la palabra pero eran tiempos de cambios y en aquellos tiempos que corrían por las redes ocurrían muchas rarezas ¿Que era lo que ocultaba la joven fea y desgarbada? Era una laptop, prohibida, pensaron los que allí se habían ido a refugiar y ese era el mayor crimen para los que vivían en el fondo de los terrenos de la casa de los Martínez, todos los que hasta allí habían ido a carenar lo sabían por lo tanto era un pecado llegar con este instrumento que le había arruinado sus vidas, porque estos nuevos inquilinos que desde hacía un tiempo que nadie recordaba ya, estaban buscando refugio detrás de la vetusta casona que solo quedaba en la cartulina de una vieja fotografía o en la mente de alguno con genes de historiador porque también las historias estuvieron prohibidas por los que iban llegando, ellos tenían sus propios estatutos y leyes, seres sacados de la ficción, no eran reales o acaso se trataba de la nueva realidad que llamaban virtual...


Pero ¿Qué desató la furia de los personajes que iban llegando, lentos y sin imposiciones de ningún tipo fuera de su propia voluntad hacia los recién llegados?
Los últimos que llegaron fueron ellos, tan raros y retraídos, no era un embarazo real, se supo que era un embarazo virtual, muy de moda en aquellos tiempos de facebook y las redes sociales donde no solo se conocieron de embarazos, enfermedades, amores, traiciones, suicidios, genios y locos virtuales que empezaron a amenazar la paz del planeta y para no contaminarse muchos habían decidido escapar a diferentes regiones del planeta, los más insospechados iban poblándose de la noche a la mañana como en tiempos de la peste en la vieja Europa, no querían de contaminaciones que arruinaran su vida real con el mundo virtual que como una plaga iba adueñándose de las mentes y solo cobraba aliento frente a la pantalla de un computador.


 Se supo de virtuales que ya no ingerían alimentos y solo necesitaban del agua y el fluido eléctrico para sustentarse, las relaciones familiares se arruinaron, ahora eran solo virtuales las que contaban en la vida de los terrícolas. Las estadísticas señalaban que 7 de cada 10 de los habitantes de la tierra estaban infestados de virtualidad que las consultas de los siquiatras estaban abarrotadas y se temía que para los próximos años la cifra sería muy alarmante y los mismos virtuales habían anunciado que no sería una guerra con armas inteligentes las que exterminarían a los seres humanos, nada de eso,  la humanidad daría paso a la virtualidad,  a una nueva dimensión, una nueva forma de existir donde la realidad fuera otra y cada individuo llevara consigo la suya.


 Los filósofos a los que los historiadores otorgaban el mérito de ser los padres del mundo moderno Juan Jacobo Rousseau y Hegel, eran considerados unos pobres soñadores y los más influyentes en la vida de los hombres de los siglos XX y XXI  Sócrates, Plató, Aristóteles, San Agustín de Hipona, Ludwig A. Feuerbach, Karl Marx, Herbert Spencer, Nietzsche, Heidegger, Ortega y Gasset, Jean Paul Sartre quedarían muy atrás, cuando se llegó a afirmar que el mundo no podría marchar sin la existencia de filósofos, unos muchachitos sentados horas frente a una máquina podrían transformar la humanidad.


Para los virtuales la existencia humana se tambaleaba y había que salvarla y salvarse, una nueva era se avecinaba que nada tenía que ver con los cavernícolas de los siglos mencionados, la virtualidad, vivir en otras dimensiones mas allá de la razón y de los sentimientos, solo la emoción y la realidad irreal vuelta al revés contaban, una visualidad donde la maquina y el cerebro del hombre habían logrado la simbiosis perfecta para la creación de una nueva lectura del universo donde el centro ya no era Dios, ni siquiera el hombre, ahora es solo se trataba de una ilusión basada en fibras y hondas inalámbricas.


Los nuevos fugitivos, los hermanos que detuvieron el parto de la perra gorda desataron las razones por las que muchos huían, huían de los virtuales y a toda costa defenderían sus derechos conquistados y no permitirían que nadie llegara a contaminarlos con artefactos prohibidos. Fueron llevados a los tribunales, después de un acto de repudio a la vieja usanza con piedras como las que recibiera en otras eras María Magdalena, la prostituta, ahora eran arrojadas a sus rostros maltrechos y asustados. Se les confiscó la laptop para la llamas, una nueva Inquisición se estrenaba al fondo de la casona o mejor de la fotografía que colgaba de un árbol sembrado por el primer Martínez, un hidalgo español venido a menos, porque aquel era territorio libre de virtuales y el que llegara desafiando lo establecido se le condenaba como traidor y era expulsado de la comunidad por propaganda enemiga y virtualidad culposa por lo tanto no eran trigo limpio…

Nota:
 Cualquier parecido con seres reales o virtuales es pura coincidencia, en cuanto a las ideas planteadas no existe compromniso de la autora que sus fantasía puedan ser sconsideradas como reales, es pura ficción, consecuencia de la globalización y las redes sociales.


jueves, diciembre 12, 2013

Jineteras, jineteros de la patria mía.


¿Quién se hubiera atrevido en otros tiempos a decirle al viejo Lima que su nieta preferida iba a ser jinetera? Puta, querrán decir, porque eso de jinetera era ahora, en su época vivían por el manglar y las personas decentes no las trataban, aunque algunos recibieran sus servicios.

 Las cosas habían cambiado mucho pero lo más que le angustiaba al viejo Lima era lo rápido que iban. La chiquilla que hasta matriculó Medica para complacerlo, el siempre soñó con un médico en la familia para cuando le llegaran los años duros.

A la niña, la vida se le complico cuando el periodo especial, al menos esa era su justificación que parecía muy aceptaba por la moral de la época. Ella era linda, con un cuerpo espectacular, no tenía otra riqueza, era su dote, en otras épocas la venta se efectuaría de otro modo. No había heredado nada de la legendaria fortuna de los Limas de Matanzas, todo se lo habían quitado cuando llegaron ellos y aun estaban en el poder. Tampoco, a mi modo de ver heredo el abolengo  ni rancia honradez de sus mujeres, ni el orgullo ni nada por el estilo, eso son cosas de cuando las abuelas eran mujeres de un solo hombre.

Había que sobrevivir a la crisis, ya habían pasado otras y siempre hubo soluciones que  eran aprobadas  desde el Comité Central del Partido Comunista, ahora, los jóvenes por primera vez iban a ser protagonistas de su realidad.

Yadira, no conocía todavía el amor, nunca se había enamorado, las cosas habían cambiado  profundamente y habían calado hasta el cerebro y las emociones y sentimientos se iban transformando a su vez y eso que alguien dijo, no recuerdo quien, pensamos como vivimos fue un evangelio.



No había despertado en ella el sentimiento del amor pero si su sexualidad estaba al tope, le llego con el asombro que a todos nos llega, tal vez venga bien eso de que fue en el lugar equivocado, a la hora equivocada. Los misterios fueron desapareciendo y empezó a manejar su sexualidad de manera más provechosa, claro que el viejo Lima, nunca la entendió y la niña empezó a sacarle partido a su exuberante belleza tropical, con ese misticismo que la caracteriza, algo negro bullía en su sangre, la pasión ibérica y el Caribe, fue un ajiaco criollo perfecto para sus planes, dicen que el viejo Lima confesó antes de morir, maldita mezcla para los nacidos en esta isla perdida en el mar.

Empezaron a llegar los pepes, los italianos, los alemanes, los árabes, los canadienses, buena cosecha para los jineteros y jineteras, al principio no hubo que disputárselos, cuando la industria empezó a crecer, había que jinetearlos al duro, había llegado la competencia y había que lucharla.




En fin que la linda muchachita pudo comprar la casa que los Limas habían perdido allá por los años 60, dicen las malas lenguas que hasta al viejo Andrés se le soltaron las lágrimas, que los tiempos cambian, sí señor.

Nota:
 No todos los jóvenes cubanos vieron en la prostitución una solución a la crisis, muchos abandonaron el país, otros allá se quedaron y hoy se enfrentan a los sicarios y cada día se suman más hombres y mujeres que se enfrentan en las calles a la caduca y cruel tiranía de los Castro, asombrando al mundo.

miércoles, diciembre 11, 2013

El mundo se va a caer y el rey lo debe saber.



Cuando pienso que el mundo cabe en mi mano, que lo manoseo, que lo pinto de colores desde mi pequeño computador, que soy dueña de toda la información, -debo ser muy importante, me digo bajito-. No existen vallas que me impidan estar cerca de todo lo que acontece en esta aldea de la Modernidad, desde la mueca de Michel Obama, el coqueteo del presidente, la seducción de la ministra, el funeral de un líder del siglo XX y como una espectadora impertinente obsevo desde lejos, rebusco en mi interior para saber que sitio ocupo en este mapa donde me toca por decisión de mi pertenencia a este planeta un puntito y voy tras él.

Me asomo desde mi ratón con mi telescopio online, pienso que las cosas deben andar muy mal para el creador del Universo cuando no pudo evitar que Obama le diera la mano a un dictador como el hermano Castro, mi paisano, que se olvidara del muerto ilustre que luchó por los derechos humanos que el saludado pisotea. Creo que nadie le ha dicho al gran Señor, que no parece estar muy al tanto,  que el mundo ando revuelto que en Cuba se apresa a los que luchan por las mismas libertades por las que honran al gran muerto.

Regreso a mi rincón y pienso en el Papa Francisco que ahora es el transformador del mundo, en Nicolás Maduro que ganó allá en Venezuela las elecciones, en Fidel Castro que morirá en su cama lentamente con el perdón de sus pecados, en los gobiernos demócratas, en los que no lo son y se abrazan, se besan y se dan la mano, pienso muy en serio que el mundo anda al revés ¿O seré yo?

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...