Entradas

Mostrando entradas de octubre 27, 2013

Réquiem por alguien que casi no ha muerto. (Jesús Míguez Lima )

Imagen
Hoy releo tu carta, también sería tu cumpleaños, escogiste bien la fecha, siempre dejaste tu huella  por todos lados  y no podía ser otra. Mal presagio, dijeron las comadres y las brujas del pueblo, yo creo que se equivocaron y pienso que todo fue un cuento de duendes asustados que huían de Lucifer, como decía la tía Nena, el del rabo largo anda suelto.

Día de apariciones, de fantasmas, de espíritus, de brujas, que para algunos significa el Día de todos los Santos; para otros Día de los muertos, para los sajones, Halloween, Noche de Difuntos, Noche de Brujas, decían los celtas para disfrazarse y aplacar a los Druidas, verdaderos demonios que pedían comida. Es la leyenda que se asume de muchas maneras pero no deja de ser un día controversial para llegar asomando primero una mano y no la cabeza como es la rutina o como casi todos llegamos a este Universo tan lleno de secretos y misterios, todavía indescifrables para los habitantes del planeta.
Te  fuiste pronto, hermano, no estuve a tu la…

El tío Juan.

Imagen
Mi tío Juan también tenía un caballo y siempre pensé que él dormía encima de él, porque muchas veces lo vi dormido sobre su montura, tuvo un final para un cuento, cuando murió, los hijos lo vendieron y se compraron una bicicleta, eso para mí fue el peor desacato a su memoria, nunca lo olvidé ¿Qué podía hacer yo si nunca tuve un caballo ni podía comprárselo? ¿Dónde lo iba a meter? Además era una niña que nadie tenía en cuenta a pesar de mis desplantes y algarabías. Ahora miro hacia atrás y pienso que debí hacer algo, no era muy tan chica pero, nada esas cosas que lastiman y ahí se quedan.

 El caballo de él, no era blanco, era carmelita y creo que no tenía nombre, no lo oí llamarlo por ninguno o tenía uno y yo nunca lo supe porque en verdad, pensé más en el caballo después que lo llevaron al pueblo para cambiarlo por la bicicleta.
También vendieron la vaca y entonces compraban la leche en el pueblo, él no los enseñó a ordeñarla y cosa rara, no me dio tanta pena con ella y su cría, ahora q…

De viejas mentiras, de adióses y de fotografías.

Imagen
El gotear de la lluvia arrastra a los sonidos,  los recuerdos se atropellan entre los fonemas, como un eco anticipado  que se pierde en los paraguas  que no dejan caer la lluvia en las ventanas. No se escucha ya el canto de la alondra,  implacable aúlla el viento que escucho desde mi Toshiba.


Las sonidos se contagian de otras voces vacías, virtuales,  fantasmales que traen los recuerdos escritos  de las palabras que un día nos dijimos sin articular silabas y que alguien rompió desde el lenguaje sin sonidos de un computador.
La sonrisa que escondía la vieja fotografía ahora es una mueca vacía del silencio. que anuncia las lluvias que nunca se irán  de las calles de la gran ciudad,  donde nos escondíamos de los curiosos, desde el mueble donde compartíamos teclas y besos
 Los labios, sellados, desafían al tiempo de la maquina que transcurre lento y veloz y en la red escribo y garabateo tu nombre. El viento, cómplice, no pudo llevarse tu voz, quedó como una marca en los árboles donde los gorriones calientan s…