Entradas

Mostrando entradas de enero 29, 2012

La cama vacía .Capitulo 5 “La amiga”

Imagen
A mi amiga Vilma Kenlok...

Ya estaba en el baño, mientras tarareaba una canción y pensaba en Alex y siento que tocan a la puerta, me asusté... no eran frecuentes a esa hora visitas
--Javier…  no se les ocurra abrir la puerta a nadie, a nadie ¿Me entendieron?
Entré a la habitación, los dos dormían, siempre me gustaba verlos dormir, no tenía tiempo ahora, le quite los espejuelos a Javier y los puse sobre la mesita junto con el libro de" Colmillo blanco "siempre se le olvidaban tenía el habito de dormirse leyendo, creo que lo único que heredo de mamá, el resto una copia de su padre...Alguien tocaba a la puerta y ya era tarde en la noche, salí escurriéndome por la puerta y la cerré. -Me asomé por una rendija de la ventana y era mi amiguita Yenesey, algún chisme gordo o se peleó con Eduardito. Pensé-- ¿Qué la traería por aquí a estas horas? Le abrí, por la cara que traía la cosa parecía seria; pero mi amiga era algo farandulera y le gustaba dramatizar, por eso no me preocupó tant…

La cama vacia. Capítulo 4 “Santa Teresita de Jesús”

Imagen
A mis hijos Giselle y José Eduardo. Me levanté tempranito, serían las 7, era sábado y quería hacer un montón de cosas, visitar a mis padres, llegarme por la feria y sobre todo, irme un rato pera la playa con los niños; a ellos les encantaba pero la madre no se quedaba atrás, dejaría que durmieran un buen rato para yo aprovechar y pintarme el pelo, me pondría un tono rojizo, sabía que a Javier no le gustaba que me lo pintara de ese color pero todo el mundo me decía que era el que mejor me quedaba, ya hacía 2 años que no estaba y no me había dado ni un tinte ni una sola vez, ahora lo haría, claro que sí, ese toque con el color de los ojos, bella… insoportablemente bella, bella cómo dice la canción y empecé a cantarla. Mi vecina me oyó ¿Qué no oiría esa ? pero eran tan buena, y sentí que me gritaba desde el patio.
-- Estás muy contenta hoy ¿Tuviste carta de Javier?
-- Las cartas de Javier llegan con la valija y son mensuales. El mes pasado no pudo mandarlas, me llamó para que no me pusier…

Conversando con un extraterrestre.

Imagen
E.T.” es una mezcla de géneros de los que Spielberg  cogió un poco de todo: ciencia ficción, drama familiar, comedia, terror, cine infantil...

¿Cómo explicar a un extraterrestre que necesito oxigeno para existir? ¿Cómo decirle que no soy una maquina, que soy humana? Si tengo prótesis que suenan en los aeropuertos si necesito ruedas y palancas para caminar, si el corazón se para, necesito pilas para echarlo a andar que soy humana, que no soy una máquina que necesito de la noche para descansar, que soy un invento de los trashumanos,  que la Luna, no es un farol  y que necesito dos tuercas para trabajar?

¿Cómo decirle que soy una máquina humana  y que necesita de la reconstrucción  con un cerebro remendado con clavos y trapos  y que necesito de combustibles para vivir?
¿Cómo decirle que no soy una máquina que soy real que tengo un alma y tengo unos garfios clavados en mi  corazón?  ¿Cómo decirle a un extraterrestre que necesito de sangre para vivir  que soy una máquina perfecta que no puede dejar de respi…

GINITEANDO: Los creadores de sueños.

GINITEANDO: Los creadores de sueños.: Don Quijote de Pablo Picasso ¡Nos ladran Sancho!, señal de que avanzamos. (Esta frase aparece en un diálogo de la película El Quijote de...

Secretos y sonrisas

SECRETOS.¿Recuerdas aquel día que te pedí tu poesía prestada? No sabia que un hechizo cruel me acechaba , esas cosas no se piden, cuantas veces quise romperlo pero descubrí aquel poema y no pude decirte adiós , lo sabemos los dos, lo descubrimos aquella tarde de palabras y arrumacos en el viejo parque y en los abrazos azules que desde el silencio nos dimos.
 Un día me quedé con tu sonrisa, la dejaste en mis labios olvidada, no te la devolví nunca, me la robé junto con aquellos besos los que después descubrimos que no besaban nuestros labios nos besábamos el alma donde se acurrucaronn y quedaron escondidos.
Te seguiré esperando aunque mis palabras me desmientan y no pueda ver tu sonrisa clara porque desde lejos se pierde, pero cosa rara... la presiento, la oigo, la tengo siempre a mi lado, está en esta ciudad gris, dentro del automóvil, en mi sofá azul, me acompaña mientras en las tardes camino, la estoy mirando aunque alguien hable de política o de milagros o de enanos o de camellos o…