Entradas

Mostrando entradas de noviembre 13, 2011

Algunas meditaciones acerca del arte…

Imagen
No siempre el arte fue elitista, cuando los primitivos pintaban en las cuevas, hacían danzas, representaciones, creaban a sus dioses, adoraban a los astros, buscaban una simbología para dar respuestas al mundo que los rodeaba ¿Por qué estamos aquí? ¿Quién nos mandó?  Crearon la imagen artística que ya traían insertada a su propia naturaleza y así surgió la poesía, que equivale a decir arte. 



Las pinturas rupestres son aquellas que se realizaban en el período prehistórico sobre las paredes de las cavernas ya que las mismas eran los espacios utilizados por los hombres prehistóricos como viviendas. Generalmente, se realizaban con tinturas naturales obtenidas de plantas o de los restos animales, con arpones y otras herramientas que hacían las veces de pinceles y lápices. 
Todos los miembros de la tribu participaban en su creación pero pronto comenzaron a aparecer brujos y sacerdotes que se fueron apropiando de la mente de los individuos y así se van diferenciando los que lo crean y los que …

Sonriéndote

Imagen
Cuando caiga la noche y sin que nadie me vea iré con mucho miedo y te diré,  te quiero,  Mirándote a los ojos recordaré aquel beso  que malcriado se acurrucó en tus labios.  Después de aquellas conversaciones, que hablaban de nada y se quedaron  guardadas en las páginas de Paradiso
Recuerdo que te miraba y tú sonreías, me robé tu sonrisa y no sé por qué, también te sonríe, fueron las únicas caricias, desde el domingo aquel que tú ibas con… no recuerdo bien… o mejor, no quiero recordar ¿para qué?
 Te volví a sonreír... y también te mandé otro beso, nunca supe si te encontraste con él. Entonces, regresé a buscar tus poemas... Y esa tarde... no los pude leer.

Ana Belen - Cancion Pequeña

Imagen

Ana Belen - Nadie Sabe

Imagen

Comentando a Armando Araya García

PROHIBIDO OLVIDAR De Armando Araya García, el Sábado, 9 de abril de 2011, 8:39
CUENTO TERRIBLE Alrededor todo cambiará. Se construirá otra vez la capital. Pero el pavor de los niños que fueron despertados Jamás se ha de perdonar.  No se olvidará el temor que surcó De arrugas las caras; y por ello el enemigo pagará cien veces más.  Alguna vez su llegada por fábula tendrán,        Se ha de fijar en la memoria el bombardeo. Aquellos días en cuenta se tendrán en que, como en Belén, el nuevo Herodes, dio rienda suelta a su maldad.  Desaparecerán los testigos del pasado y un siglo mejor vendrá. Mas el martirio de los niños mutilados jamás se olvidará. BORIS PASTERNAK                  (1941)
Georgina miguez lima dijo:
Como me ha gustado que traigas a Boris Patesnark a tu articulo con ese título tan recurrente a nosotros “Prohibido olvidar”. A los recuerdos dolorosos a veces los vence la memoria de los pueblos y van en busca de nuevas auroras y quieren borrar las huellas pero siempre el artista nos regalará su ob…

José Martí, una sonrisa malva para la Modernidad.

Imagen
Quiero ver a José Julián Martí Pérez desde esta hermosa sonrisa que no sé porque la siento malva y la veo en la modernidad de nuestros días. Es una foto muy original, está sentado en el piso con su hijito en los brazos y esa sonrisa...esa sonrisa de satisfacción y a la vez de picardías todo un regalo a los sentidos. Era joven cuando alguien le tiró la foto, la veintena, tal vez unos 25 años, no parece de estudio. No, no es la tradicional fotografía del saquito negro como si solo tuviera uno ¿Quién lo retrato? Tal vez un amigo guardador de secretos y amores encubiertos. Me hubiera gustado tirale la foto y pedirle esa sonrisa- A ver, Pepe, mira aquí, al lente...

Este es el Martí que quiero hoy a mi lado, el hombre de carne y hueso, con el que pueda conversar y gastarnos una broma y ¿por qué no? algún secreto, algún pecado de esos que nunca llegan a la iglesia, como dice un amigo mío, los secretos para que lo sean deben compartirse por lo menos con una persona y esa seria yo pero de todas…

Un poema de amor...

Imagen
Tal vez nunca le dé vuelta a la última página de mi vida y deje inconcluso el poema de amor, solo entonces descubriré que no es tiempo para inaugurar una nueva sinfonía que no es mi culpa, el ángel exhausto no llegó a tiempo y no pude acudir a la cita y solo me quedó el sabor de los antiguos manuscritos y de las rosas, entonces brindaré con una copa de vino por el tiempo perdido y por tí.

Tal vez el poema nunca existió o estuvo y se ocultó porque descubrió que no solo cantaba a los vestigios de mi alma, estaba haciendo un acto de amor y lo eché al viento... fue mi misterio más sagrado, porque vi tu vida, tu esencia descubrí tu alma, por eso el gesto, la mirada... el adiós.

Llego tarde para romper el hechizo o tal vez alguna maldición, pero dejaré que regreses, que deambules y encuentres un bello final para tu poema...y te veré desde lejos sentado en el borde del mar como el amor llega en la tarde lluviosa, bella de múltiples colores que pintaré para ti.

georgina miguez lima ©.


Comentando un poema de Julio Rodríguez Santana.

Imagen
Amarte es una historia hermosa.


La noche que canté al mar 
por primera vez no había más
que media luna de testigo
un libro sin letras
un viejo camino
desvencijado
como esas caricias
que llevan un destino
tatuado en su respiración.

No sé por qué no están
aquellas columnas que erguidas
sostenían el techo de mi ilusión
porque no se canta más alla
de una inspiración
de un deseo en equilibrio
que fulgura en mil relámpagos
desde el horizonte

La noche que cante al mar
por segunda vez estabas ahí
sentada a la espera
de mis sonidos
pero fueron mis manos
quienes te describieron
la melodía
desde un montón
de caricias

La noche que te bese
por primera vez
dibuje tu nombre
en mis manos
para no olvidarlo
nunca antes
me habia preocupado
por aprender
el nombre de quien besaba

La noche que te ame
por primera vez
apareció
esa nube saltarina
que tantas veces
me ha mostrado
el camino de regreso

La noche que no estás
por primera vez
aun no ha ocurrido
por eso estoy
buscando las huellas
de una estrella
sin p…

Nunca serás un recuerdo.

Imagen
No quiero convertirte en un recuerdo.    Sentirás mi aliento en el gruñido de las aves, en la sonrisa del  elefante, me oirás cuando cante la cigarra y el  universo te regale una flor.  Y sabrás de mi por las voces alucinantes de los fantasmas disfrazados de Dioses que deambularán por las calles contando historias que un día nos inventamos para los dos, descubrirás mi nombre en cada árbol para cuando pases lo recojas y lo cuelgues en tu pecho como un amuleto que grabé para ti.
   Y seguiré buscándote entre mis papeles viejos, donde guardo tus besos, tu nombre,  hojas y flores secas y algún pecadillo que no digo a nadie y que solo sabemos los dos.  Nunca serás un recuerdo porque guardo tú voz, tu foto y algunos versos que te robé...