Entradas

Mostrando entradas de marzo 10, 2013

La sonrisa del Chef...

Imagen
Para un buen amigo Julio Rodríguez Santana. Escritor, chef y poeta.
Había una vez un chef que era muy famoso, muy famoso, pero tan famoso era, que por todos los parajes de los mundos más lejanos llegaban sus recetas y todos se preguntaban: ¿Será un mago?

Su fama llegó al palacio del rey y la reina quiso invitarlo. Le enviaron el coche real para ir a buscarlo, venía engalanado y por pajes escoltado; pero el chef se puso bravo y quiso ir caminando. Se encontró por los caminos dulces frutas, lindas flores, hojas secas que acolchaban el camino, con la sombra de los árboles que le brindaban su abrigo…entonces fue que escuchó nuevas voces y viejos trinos.

 _ Hola, buen chef, amigo, ¿a dónde vas con tanta prisa?

_Voy al palacio del rey pues él mismo me ha invitado.

_Mucho honor te hace el rey...de dónde vienes buen amigo?

_Vengo de un país lejano, del país de las Mc Donald.

_Aquí inventamos el vino y serás agasajado.

 Regalaba su sonrisa a todos por el camino, era su mejor receta que llevaba siempre …

Gustave Flaubert: Madame Bovary (“agonías del arte”.)

Imagen
".. la palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías
 para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a las estrellas."

" Emma, que le daba el brazo, se apoyaba un poco sobre su hombro, y miraba el disco del sol que irradiaba a lo lejos, en la bruma, su palidez deslumbrante; pero volvió la cabeza: Carlos estaba allí. Llevaba la gorra hundida hasta las cejas, y sus gruesos labios temblequeaban, lo cual añadía a su cara algo de estúpido; su espalda incluso, su espalda tranquila resultaba irritante a la vista, y Emma veía aparecer sobre la levita toda la simpleza del personaje. Mientras que ella lo contemplaba, gozando así en su irritación de una especie de voluptuosidad depravada, León se adelantó un paso. El frío que le palidecía parecía depositar sobre su cara una languidez más suave; el cuello de la camisa, un poco flojo, dejaba ver la piel; un pedazo de oreja asomaba entre un mechón de cabellos y sus grandes ojos azules, levantados hacia…