Entradas

Mostrando entradas de marzo 26, 2017

No se muera vuestra merced, señor mío...

Imagen
La mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más
—¡Ay! —respondió Sancho llorando—. No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que las de la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron; cuanto más que vuestra merced habrá visto en sus libros de caballerías ser cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros y el que es vencido hoy ser vencedor mañana.

—Así es —dijo Sansón—, y el buen Sancho Panza está muy en la verdad destos casos.
—Señores —dijo don Quijote…

... Y tus pantalones verdes.

Imagen
La voz del viento llegaba
cargando versos, canciones y rezos,
de olores a brisas del mes de abril
y de las mandarinas verdes.
Andaba confiada
segura de que Dios existe
y los duendes también.

... Llegaron las lluvias,
sin avisar  ...

Te busqué
en los rostros de otros...
Invoqué a Buda, a Jehová, a Satanás
a los dioses musulmanes y a los taoístas
a los condenados a muerte,
entre mis muertos,
entre los inmigrantes
 los dreamer,
 los peregrinos,
los hechiceros,
 los saltamontes.

Pregunté a los ángeles
de las madrugadas
 a las sombras....
Conocían de otro
igual a ti
con tu rostro, tu sonrisa
 y tus pantalones verdes.

Así fue que busqué
aquella del ultimo carné.
No podías ser tú....
 Eras...
Volví la hoja
parecías un ser  malvado y virulento
un pájaro hambriento
usurpador de nidos
voraz de codornices
mentiroso y cobarde,
 en el lodazal del tiempo
vendiendo panfletos
para el próximo concierto.

Te eché en algún tiesto
entre mis alpargatas verdes.