Entradas

Mostrando entradas de enero 1, 2017

Por el ojo de una cerradura. Parte I

Imagen
Me ha pasado muchas veces que me he sentido dueña de todas las palabras que existen cuando leo a ciertos escritores, claro soy dada a los asombros y finalmente como dice Vallejo, el peruano, que murio en París un día de aguaceros, que me sucedan estas cosas:

 Por sus recodos
espirituales, yo me iba
jugando entre tiernos fresales,
entre sus griegas manos matinales.

Me ocurrió cuando en mi islita leía a Cien años de Soledad, fui por un tiempo dueña de un mundo inusual y hubiera descubierto el realismo mágico si muchos no se me hubieran adelantado. Tambien me paso con Carpentier con El reino de este mundo, el vocabulario exótico que se modifica en las descripciones y los ritos me hacían volver la página porque me enredada en la naturaleza exuberante y exótica y no me dejaba nada de la trama, regresaba entonces. Con Cien años de soledad iba rápido y lo lei y lo releí golosa del paisaje, de la verborrea infinita y la gente es decir los personajes. Me sentía una protagonista más de la saga…

Cómo será seguir el camino apenas desaparezca la magia.

Imagen
Recuerda que existo porque tú existes, que mis cómplices son mis sueños, mis fantasmas que dicen mentiras de verdades y verdades de mentiras…que te invoco y te invento cuando en las noches siento miedos y necesito de tus ojos para alumbrarme.



Me pregunto.
De Juan Gelman.

“Cómo será tocarte a mi costado
con ilusión tan suave.
Cómo será tu boca, muda de sonidos
sobre la temblorosa piel.
Cómo será recomponer el alma
dentro del cuerpo sin memoria.
Cómo será el final del día
con ausencia de poemas.
Cómo será la brisa del río
cuando envuelva silencios.
Cómo será seguir el camino
apenas desaparezca la magia.
Cómo será revivir en la tarde
el sabor agridulce de aquél canto.


A veces sentimos que el reloj se detiene y nuestra vida se prolonga más allá de una caricia..