Entradas

Mostrando entradas de diciembre 2, 2012

Fantasías…

Imagen
¿Cómo olvidarte ?  ¿Cómo llamarte sin tu nombre? ¿Cómo tocarte? ¿Cómo acariciarte?
 Si no quiero que existas, si no quiero pensarte,
si no quiero nombrarte ¿Por qué sigues ahí, como un pecado que nunca cometí?
 ¿Cómo no sentirte?  Si siempre te encuentro entre mis cosas,  en mi laptop,
en mis miedos, mientras me baño 
y me sacudo la nariz,  donde no me ven, ni me escuchan.  Siempre estás y no estás. Nadie sabe de ti, nadie te ve, ni nos oyen,  cuando los dos hablamos y nos reímos de los que no nos sospechan.

Eres mi secreto, mi pecado, mi cómplice… el que sabe de mis rezos...
...  de lo que no digo a nadie.
¿Y si un día al despertar descubriera que un hacker vino por ti ?  ¿Qué va a pasar conmigo? ¿Se apagará mi voz?


¿Te buscaré en la red? ¿Gritaré tu nombre que no sé? Y alguien dirá:-  está loca, siempre lo sospeché.
Regresaré y me hablarás de nuevo
 desde  el silencio de tu voz.  Me mirarás con tus ojos que no ven Me besarás con tus labios que me inventé cuando no andaba bien. Y volveré por ti , te haré un guiño des…

Facebook y yo.

Imagen
“No era más que un zorro, semejante a mil otros 
pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”
 Le Petit Prince, Antoine de Sant-Exupéry.
 A medida que crece la población en Facebook y nos vamos instalando en sus laberintos, donde lo virtual cobra autenticidad y los fantasmas oníricos se va adueñando de nuestros actos, de nuestras expresiones, de nuestros sentimientos, que son agujereados constantemente con mensajes cargados de sabias e enjundiosas moralejas , yo diría, nos instan a buscar la perfección, esto, no sé si a todos , en mi crea una especie de desazón, si no soy así, por Dios, cuando el día se me hace largo y no logro salirme de la telarañas de las redes, me siento angustiada, me duelen los ojos y me siento la mala del cuento de hadas ¿Será, en mi caso y el de muchos cubanos, que nos quisieron hacer creer que seriamos  nuevos y diferentes y no lo conseguimos? Y seguimos cargando nuestros pecados que nunca llegaron a la sacristía y ahora entro a un mundo donde tambié…