viernes, febrero 10, 2012

La cama vacia. Capítulo 7 “La clase”

Curiosa fotografía de Federico Gracia Lorca,
siempre me llamó la atención
el mono u overall que lleva puesto...
"Un brazo de la noche 
entra por mi ventana.
  Un gran brazo moreno
con pulseras de agua.

  Sobre un cristal azul
jugaba al río mi alma.
Los instantes heridos
por el reloj... pasaban.

Nocturnos de la ventana. 
Federico García Lorca. 

-Me abracé a mi hijito, le di mil besos, nos reíamos y llorábamos juntos y… levantándolo en mis brazos le prometí que sólo ocuparía ese lugar el gran Papucho…y reíamos como dos pilluelos. La complicidad volvía con mi hijo; pero la mujer languidecía, casi se perdía en la blancura de las sábanas fieles de la guerra; la cama continuaba vacía, se acabarían los aniversarios, las promesas, los milagros del amor en noche de pasiones y besos., no más sueños no más fantasías…
Me sentí al salir del cuarto de mi hijo como una flor con los pétalos rotos, le había cerrado el paso al amor porque de una cosa estaba segura amaba a Ale, su amor en silencio había dejado huellas, sentía miedo de mí ¿Podría cumplir a mi hijo la promesa que le hacía? ¿Cómo sería verlo y hacer que no lo veía?… Un silencio sin estrellas me acompañaría en mis noches blancas en mi cama vaciá.
Volví al PRE, para mí el regreso al aula representaba el rencuentro con mis alumnos a los que realmente quería y extrañaba. Sí, es cierto, el aula es un escenario en el que siempre debes actuar, hacer una representación de algo, más en mi asignatura... nada, pero siempre llevé dentro una actriz frustrada me gustaba recitar, y cuando veía a las actrices quería ser como ellas. Así que el volver de nuevo me llenaba de ilusión.
Cuando llegué al aula, por una extraña complicidad entre los alumnos y el profesor, ellos siempre adivinan tus estados de ánimos, si estas triste, aunque llegues con una sonrisa de oreja a oreja, malhumorada o feliz o enamorada los comentarios no se hicieron esperar.
_ Profe, que linda esta hoy mas bajito pero no lo suficiente para que los oyera, esta triste, algo le pasa ¿Estará enamorada? No, chico, es por el marido que esta en Angola...
 Después llegaron  los saludos cariñosos y efusivos con  los besos y apretones descubría que ellos sabían lo que me estaba ocurriendo, lo mas probable era que algunos estuvieran pasando por el mismo dolor de la guerra en tierras lejanas, donde algunos fueron sin conocer la existencia de ese país, iban a luchar por una causa desconocida... eran las victimas del sacrificio .Esas ideas latían en mi mente pero siempre cuando llegaba al aula era como si dejara en la puerta todos los problemas y me transformara o, como decía mi madre: esos estados cambiantes de ánimo--- hija, uno nunca sabe contigo---un poco que hasta me sonreí recordando esas cosas.
-- Comenzaremos con un nuevo autor, escribí el nombre en la pizarra… Federico García Lorca y una obra de teatro La casa de Bernarda Alba.
-- Quiero que alguien me diga qué obras conoce de este autor, estudiadas en cursos anteriores, mis alumnos cursaban el grado 12
-- A ver Joan, muy bien---Preciosa y el aire algún pedacito. … alguien me lo dice…
-- Pues seré yo…  lo digo yo----sentí algunas risitas, sabía que era la aprobación de mis alumnos porque les encantaba que les recitara a mis favoritos que ya ellos conocían.




Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento que nunca duerme.

Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.

Cuando llegué a estos versos las risitas volvieron eran maliciosas a mi me parecieron celestes, eso era lo que quería tocarles el alma y sentía que lo conseguía, que rieran si tenían que reír o lloraran, el disfrute por la obra, por el arte, por la magia de la creación.

¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Míralo por dónde viene!
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.

 No les seguí leyendo... se me iba la clase, debía entrar en la obra y la jefa de cátedra estaba allí en el ultimo pupitre... porque si no me pierdo con preciosa por la ventana, huyéndole al ventó verde...
Ya había hecho la presentación del autor, cuando alguien levanta la mano, era Enriquito, el niño malo pero tal vez el más listo---yo lo adoraba y le sonreí con cierta malicia
-- Profe, ¿Lorca era gay? ---el rumoreo y la cara pícara de Enriquito, me perdieron.
-- Sí, lo era---entonces alguien dijo
-- Era pájaro. Y las risitas acompañadas
---Pájaro allá fuera, gay, homosexual aquí en el aula. Impuse mi autoridad y de alguna manera recordaba a mi hermano.
-- Quiero que me contestes, tú mismo Enrique
-- ¿Crees, que la sexualidad del artista determina el valor de su obra?
No  lo determina, la preferencia sexual  no tiene que ver con la calidad del artista.
--Conduje el debate y por fin entramos en La casa de Bernarda Alba, sus conflictos y personajes y cuando llegué no al personaje protagónico de Bernarda, al de Adela, me detuve, era mí preferido y la puse en el centro del aula, salió a la pista...al debate, que tanto me gustaba.
--  ¿Que piensan de Adela? A ver, por aquí...
-- Pues muy bien, estoy de acuerdo con Tamara, ella es el personaje vital de la obra, se entrega al hombre que ama saltando por todos los convencionalismos sociales de la época, claro que desobedeció a la madre, pero ¿Qué representa Bernarda Alba? Los prejuicios, la hipocresía…. me perdí con la Alba...
-- Al fin sonaba el timbre y me despedía de la clase
-- Una vez en el pasillo, Sonia, mi jefa de cátedra se me acercaba.
-- Yamila, sé por la que estás pasando y eres mi amiga, si no fuera por eso la evaluación de tu clase seria una R pero te daré B---eso significaba regular y hasta rebaja de salario podría traerme ---pero saltó la liebre herida.
-----Ay Dios mío, mí santa Teresita--- ¿Qué tú dices?...Ya me la estás evaluando, que la defenderé hasta en las Naciones Unidas…pero dame la que tú creas, es R, pues R….
-- Yamila, pero hija como te transformas, eres otra en el aula, discutiremos tu clase con calma.
-- Nada de calma, ahora mismo.
-- Mira, Yami, no manejaste lo de la homosexualidad desde una función didáctica, educativa, son adolescentes y qué si le van a los padres con el cuentecito que tú defiendes a los homosexuales---quise interrumpirla, no me dejaba
Estás muy alterada, te entiendo, mi amiga, tampoco me gustó la defensa de Adela, piensa que en el aula hay algunas jineteras, como hablarles y aprobar la desobediencia a los padres y entregarse a un hombre porque nos gusta o lo que es peor por lo que nos pueda dar a cambio… Piensa bien lo que te digo…
-- Me di cuenta que nada conseguiría con mi amiga, había que seguir diciéndoles a los alumnos lo que al estado le gustaba.
--Despreocúpate, Sonia, sé que debo irme del aula, pero de R nada porque tengo que trabajar, son dos bocas que alimentar y a Javi, ya le quitaron la leche .Sabes para dónde voy ahora, pues a jinetear unas libras de leche en polvo ---le decía, mientras me alejaba y sacudía la cabeza---
--Yamila, Yamila ---era mi vecina Juliana----Una carta y es de Angola, es de Angola, mí amiga, seguro te traen noticias de Javier, la dejó uno que vino enfermo y te hizo el favor de traértela
--La cogí temblando, era de Angola…Sí…de Angola…de allá venía… sentí un viento verde  que lo presentía…





Algunos cubanismos empleados:
Jinetear, para los cubanos es salir a resolver un problema, de la forma mas rápida sin importar mucho como.
La palabra adquirió otro significado cuando el Gobierno, por problemas económicos le dio paso al turismo y con la llegada de estos la prostitución llegó a los jóvenes cubanos con los extranjeros como una vía para obtener moneda dura y aliviar la pobreza que se nos avecinaba. Una cosa curiosa fue que estos jineteras y jineteares no tuvieron el rechazo de la población, no los aplaudían, pero no se les cerraban las puertas.
Pájaro, para nosotros es el homosexual al que también le llamamos ganso, parece que tiene que ver algo con las plumas y volar...
Autor mencionado:
Federico García Lorca (1898-1936) Fuentevaqueros, Granada, España.
Obras mencionadas. “Preciosa y el aire del Romancero gitano" y "La casa de Bernarda Alba, obra de teatro,

jueves, febrero 09, 2012

En memoria de Julio de San Francisco.


Julio San Francisco (Matanzas, Cuba, 1951). Poeta, prosista y periodista cubano desterrado residente en España desde 1997. Autor de Acrobacia Roja, poemas contra el oportunismo, La Habana, 1987, y que pudiera constituir, según un despacho noticioso del corresponsal de AFP en la capital isleña entonces, el primer samizdat cubano, vocablo que tiene su origen en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y que podría traducirse como auto publicación  En 2002 el autor de Prensa Gulag editó en Madrid un compendio de su poesía bajo el título Todo mi corazón y otros agravantes, poemas escritos en La Habana y Madrid, cuyo poema El desterrado se estudió en 2005 en la universidad parisina de La Sorbona en el grupo de la catedrática Nuria Rodríguez Lázaro. Presentó en la Feria del Libro de Madrid 2006 Nada y otros cuentos del absurdo, de cercana filiación con el Teatro Francés del Absurdo, la obra de Frank Kafka y, por supuesto, los Cuentos Fríos del también cubano Virgilio Piñeira.




Una muestra de los últimos poemas que escribió “Corpore insepulto”
de Julio Feliciano Martínez García, el miércoles, 8 de diciembre de 2010 a la(s) 14:14 ·

PÓETICA
 DONDE EL AUTOR DA CUENTA DE QUE PREFIERE SER POESÍA QUE SER POETA
 No quiero ser el Sol, no aquél sinsonte,
Ni el fiel cerrojo, ni la ducha mano,
Ni un baúl, una foto, ni el arcano
Ni quiero ser ni el tornasol, ni el monte.

Ni el metro, el punto, el haz, el horizonte,
Ni quiero ser ni yo, ni ser humano,
Ni sesenta, ni Enero, ni ser Jano,
Ni ser seda, gusano, ni un arconte.

No quiero ser este mudante cuerpo
Que guarda mucho menos que mis letras,
Ni quiero ser agua, fuego, ni el abeto.

Ni quiero ser el virus, ni anticuerpo,
Ni paz, ni guerra, ni cálculos y tetras.
Yo quiero ser (no más) un buen soneto.


AMISTADES PELIGROSAS
 Me dan lástima los hombres
que no tienen enemigos,
que siempre quedan bien con Dios y con el Diablo,
que viven a medias tintas
que se protegen
con paños calientes,
que cuidan su conciencia
con aguas tibias,
que avanzan a media máquina,
que no cortan la naranja,
siempre
por la mitad.


MUSA
 Si de verdad no puedieras ser poeta 
tienes la vieja opción  de ser mi musa 
que me salve de toda escaramuza
de la vida. Te pongo en la glorieta 
donde me arrodillaré en cada tarde
ante una mujer y una pasión que arde, 
no se apaga con aguas, las banales 
que me inundan de sonbras capitales. 
soy un poeta que canta, a veces llora 
la dulzura de vida, margarita 
que renueva mi ser a veces muerto.
Caíste hoy desde la incierta aurora 
que mágicamente y ahora resucita 
a este hombre que se quedó sin cita.

ESTACIÓN POESÍA
 Es el dolor. La muerte consumada
de un padre, una madre, un amigo triste
o alegre. O despedida en la que viste
cómo el Tiempo se parte en la jornada
esa que se llama vida, dorada
hora que dejaste atrás. Lo que fuiste
ya nunca serás. Todo lo viviste
para tu fiel memoria pincelada.
La traición, un diagnóstico, el despecho
de la diosa que estás enamorado,
la angustia sin saber por qué, ni cuándo.
Es el dolor sin soldado, ni mando.
Pone tu corazón arrodillado.
Estás, para eso y la poesía, hecho.

EL TIEMPO
 No existe un mismo tren que dos veces pase
ni día que recuperen tus zapatos.
Así se irán tus vagones y tus ratos
para siempre. Aprende hoy esta simple clase
que te dan los rieles viejos y, sin base,
los sinsontes grises con su trino grato
que sirven para signar el aparato
aquél que, tenaz, impulse y que rebase
tu duro o dulce amanecer, su declive
ineluctable, y vives intensamente
o dos veces mueres de camino, cuyo
largo medirás pues es vil y proclive
a confundir tu paso, tramposamente.
El tiempo es tuyo, pero no será tuyo.


NIÑO ESO NO SE PREGUNTA
  Niño, no preguntes a nadie
que no sea un exiliado
qué es un exiliado,
tampoco busques el significado
del vocablo 
en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.
No entenderás 
nada.
Qué es un exiliado 
sólo puede decírtelo
un exiliado,
si es que puede.


QUIJOTE
 Sigue blandiendo perecedera lanza
aunque me falte valor para seguirte
en bosque o desierto. Cuando yo animarte
decido me paro en ingrata balanza
pues tu equilibrio no da la fiel mudanza
del tiempo, imparcial, en pos de aniquilarte,
vencedor o vencido, siempre extirparte
con el olvido o con su propia lanza.
Muévete con tus ideales y su filo
(acompañado o solo, le da lo mismo)
siempre que empujes adelante un sueño
con mano firme, con silencioso empeño
te esperan la frágil cima y el triste abismo.
No más lograrás: sólo dormir tranquilo.


A UN TIRANO
  No hay un mármol que guarde tu memoria;
seis pies de tierra son tu oscura gloria.


Jorge Luís Borges
De "Un soldado de Lee (1862)” 

Yo puedo morir y ya, de hecho, muero
En mi paso por el tiempo afilado
Que corta beso, zapatos, peinado
Y presencia de todo lo que quiero.
No te salvará, no, la opaca Historia.
Ni ejército perfecto, ni un soldado
Suicida, incluirán tu falso hado
en esa pirámide que es memoria.
Debajo de un cristal, en la gaveta,
En el bolsillo, en la botella quieta
En la arena, callado, redimido,
Donde sobreviva, leal, fulgurante,
Aterciopelada voz de hombre errante,
Un verso mío sí te habrá vencido.


LO QUE AÑORO
 Al final, no añoro tantas cosas,
El hospital de Maternidad de Matanzas
donde nací y recuerdo mi nacimiento,
El libro 20 mil leguas de viaje submarino,
Viaje que hice en unas cuantas páginas,
El poste de la luz y su bombilla
Donde me reunía al atardecer con mis amigos
en un pueblito provinciano llamado Corralillo,
El aro y la paleta
Con el que aprendí a ir hacia adelante
con un propósito
Y por mí mismo,
La bicicleta naranja Niágara 26
Con la que practiqué el equilibrio,
La máquina  Remington y sus teclas
Con la que ordené las palabras
Y algo la vida,
La perra Sor Juana
Que se acostaba debajo de mi butaca
Hasta que yo acababa de trabajar
Como si ella fuera una estatua
O sea, un objeto afectuoso,
Un night club de La Habana, que en realidad son varios
Donde viví madrugadas y pasiones,
Una playa, una silueta, una luna
Que estarán ahí para siempre,
Guanabacoa,  ese sitio
para mi tan moderno
de nombre tan antigüo
y que sí tiene coordenadas.
Una canción, esa canción,
El béisbol
Que es el ajedrez de los músculos y la vida,
La edad
Que tengo y un día no tendré,
Pero en estas pocas cosas
Está escrita mi vida.

EL JUEGO
 Aunque sea redondo este tablero,
De incógnita mar circunvalado
Y aire misterioso agazapado
Te mueves como ficha. El primero

Que avanza con paso meditado
Puede ser peón o rey guerrero
O dama o alfil aventurero,
Paso transversal inusitado.

Sólo fija es la movida de ida,
Negras casillas blancas, un enigma
Constante entre Jaque Mate y Gloria.

Al nacer iniciaste la partida,
Dura línea curva, o la benigna
Y decides en parte tu memoria.

miércoles, febrero 08, 2012

Hablando con alguien que siempre va conmigo...



La tercera edad comienza un martes y termina el viernes para que no te pierdas el fin de semana y veas las películas del sábado y puedas caminar descalza por la playa sin miedo a los erizos, comer langosta en la  paladar Yemayá de Cojimar y sobre todo para alejar a la de la lanza larga que quiere llevarte, que venga cuando le dé la gana porque tengo dos días en la semana  despreocupados, libres y radiantes, formidables para recibirla como en el cuento de Onelio Jorge Cardoso, Francisca y la muerte. Uno de esos días es ayer y el otro que no me preocupa es mañana, que se sepa no lo inventé yo, lo copié hace muchos años de Alicia, la que vive en el país de las maravillas que puso las reglas “La regla es, mermelada mañana y mermelada ayer pero nunca mermelada hoy.
Bottom of Form
 
Bottom of Form

domingo, febrero 05, 2012

CAPITULO 6 “La visita.




Dedicado a mis ex-alumnos Jorgito y Líen Borges
 porque su padre fue uno de los desaparecidos
 de la Guerra de Angola

"Un día me iré despacio,
no habrá palabras,
sólo una sonrisa de despedida...
Quedarán algunos recuerdos,
escritos en los cuadernos,
en los muros....
aquéllos que no se olvidan".
gini miguez lima

 Dios mío, es él… él y se está acercando a mi casa, lo vi cuando me asomé por la ventana para ver si los niños llegaban de la escuela.
Sí… no me quedaban dudas…  era él… Dios mío y creo que empecé a temblar. Me quedé sin aliento, mis manos perdían el calor, de estar frente a un espejo vería mi rostro palidecer ¿El en mi casa, tocando a mi puerta en los momentos que todos eran para Javier? ¿Qué hago? Ya estaba tocando, sentía sus toques como martillazos como si se propusieran derribar la puerta. Me...acerqué…me acerqué para luego retroceder, mí cerebro decía no, no…no la abras, no, deja esa puerta, déjala cerrada, ciérrala  pero mi corazón me traicionaba… Lo sentía , me hablaba bajito, quedito casi en un susurro… Sí, sí, sí y sin pensarlo… la abrí…y apareció ante mí como un ser irreal, iluminando todos los espacios que se habían quedado sin luz y sin color desde que supe la noticia de la desaparición de Javier, era él y había venido a verme…
Estábamos frente a frente sin mediar palabras, el silencio era nuestro cómplice, nuestro mejor aliado…nunca descubrí si él conocía la verdadera causa de mi dolor en aquellos instantes, lo sentí a mi lado como un ángel divino que no sabía quién me lo había enviado pero estaba ahí a mi lado… sólo me llegaban las caricias de su mirada…nuestros ojos se encontraron y habló el corazón...
Sentí ruidos, los niños estaban llegando con mi vecina que se había brindado a recogerlos.
---Saluden, miren quién vino a vernos…Yami, se le acercó y lo besó con naturalidad como a alguien que conoce desde hace tiempo.
-- Javi, ven, saluda a Alejandro, ven, saluda a Ale…
-- No,no quiero saludarlo, voy a jugar a la pelota y hacía que se iba.
-- Pero niño ¿Qué te pasa? Ven, lo saludas, te quitas el uniforme y sales a jugar,le decía, un poco para suavizar la situación en que me ponía .
-- Que se vaya, que se vaya... ¿A que vino? Gritaba desde su cuarto.
-- Mira, discúlpalo está muy nervioso desde lo de su padre, sólo atiné a decir.
Era fácil para Ale asumir la actitud del niño, él era Sicólogo y acababa de pasar por un divorcio.
Entonces tomó mi mano y se despidió de todos...
Mi vecina no perdía ni un segundo en averiguar quién era aquel hombre, pensé en mentirle y decirle que era amigo de Javier pero lo deseché al momento, no estaba mi ánimo para mentiras y aunque la visita de Ale hizo revoletear las mariposas en mi imaginación ,mi tristeza era real, aunque casi siempre al nombrarlo desde hacía un tiempo lo llamaba, él padre de mis hijos, eso lo descubriría después cuando por fin tuve noticias desde Angola.
Ya venía observando desde hacía un tiempito que algo estaba sucediendo en mi hijo Javier, cada día peor, del niño alegre y juguetón que era no quedaba nada, gruñón, malhumorado, bocón por todo protestaba, me espiaba, sentí que en muchas ocasiones me miraba como a una enemiga, la magia que existía en nuestras relaciones se iba muriendo poco a poco y trataba de arrastrar a su hermana con él, se había convertido en un niño difícil. La maestra me citaba frecuentemente para darme quejas por su conducta. No sabía como manejar la situación sin la autoridad del padre, lo necesitaba a mi lado para compartir la responsabilidad de la crianza de los niños, tuve veces que llegué a sentir el l
átigo de la soledad golpeando duro, impotente para asumirla, necesitaba trabajar y poco a poco mi vida se fue convirtiendo en una rutina sin final, la guerra de Angola me obligaba a caminar sola por la vida. Después que hice estas reflexiones decidí hablar con mi hijo, muy seriamente. Cuando Juliana se marcho, llamé a Javier.
----Javi, que mamá quiere decirte algo, ven un momento, hijo. lo esperaba en el portal y no veía que se acercara o por lo menos me respondiera, decidí ir hasta donde estaba jugando con los demás niños de la cuadra. Me le acerqué.
--- ¿Desde cuándo, cuando la mamá llama no se le hace caso, dime?... Mientras lo hacía volverse para mirarle a los ojos, sólo conseguí que me siguiera hasta la casa, caminaba despacio de mala gana con la cabeza agachada casi hasta el piso pero me seguía..
-- Debemos hablar de algo ¿Qué pasó hoy, verdad? Me estaba llevando a un límite.
-- ¿No sabes de qué te hablo? Dime, dime, me estás poniendo muy brava contigo, sabes; pero como los ratones te comieron la lengua, lo diré yo, fue entonces que escuché su voz.
-- Porque las mamás lo saben todo.
---Santa Teresita de Jesús… ¿Qué estaba pasando con mi hijo? Lo atraje hacia mí, mientras lo acariciaba por la espalda, fue como arrastrar a un poste, pero lo conseguí, nos abrazamos…Gracias mi Santa, parece que es la primera vez que me oyes.
-- No, me equivocaba de nuevo... tampoco me había oído.
-- Mamá lo dijo casi en un sollozo, mamá, prométeme una cosa ¿Me la vas a prometer? Prométeme que Ale no dormirá en el lado de mi papá en la cama de ustedes ¿Me lo prometes, mamita… ¿Me lo prometes?


Agradecimientos a la artista plástica Tatiana Inguanzo  por su cuadro "Despedidas"

Continuará…


Código: 1005256398436

♥ Entrada destacada

Imagina:

 Imagina: un gran escenario del gran teatro del mundo.  Imagina:  que eres una asombrada espectadora escondida entre bambalinas  s...