★ Dialogando con mi alma.


No soy real, no vivo con mi siglo ni con mi galaxia, mi alma se esconde, soy a veces una cortesana romana, Mesalina pecadora; otras, la sexual Julieta que se entrega al deseo; la pasional Carmen de Merimée, la muerte  acechando; o la tierna muchacha que se escapa del lente audaz del fotógrafo y le pide un beso.

 Me quise perfecta y aquí estoy, una princesa zarista escapada de las huestes del comunismo, bella, apasionada, coqueta, que busca al ser perfecto con el que soñó. Tú me descubres y llegas al momento exacto donde nacen los pecados sin cursilerías, ni protocolos y desde mis sonrojos soy débil, sólo la curiosidad me salva, voy tras los rastros y no encuentro la sonrisa que busco… no debo sucumbir a tus encantos...

Quiero descubrirte, revolotear, danzar a tu lado y que sientas la presencia del cuento de hadas, solo esa persona que busca mi alma me hablara de la forma que lo haces pero no, aun no esta a mi lado, no tienes su aroma, no siento su presencia majestuosa, es distante, se aleja, se ríe de mis chiquilladas y desde lejos me mira y sonríe, sabe que me invento un mundo de sueños donde él es centro. Sentí mis pecados y los escondí de todos, solo  los descubres.

Quiero liberar mi alma de las sombras y ser yo, la que es capaz de entregar su piel , su voz, su mundo de instantes fugaces  y hacerlos eternos, ser la dueña de ese beso que un día me inventé, ser digna del amor que descubrí una tarde y sin permisos se me fue adentrando en el cuerpo y contaminó el alma pero no puedo escapar del castillo, siento sus cerrojos y los pájaros rojos bloquean las puertas...


georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. Gostei muito de passar por aqui. Textos intimistas que escrevem sentimentos.

    Um abraço
    oa.s

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie