Dos pintoras, dos desnudos masculinos: Tatiana Inguanzo y Fanny Coronel.




 Curioso como el desnudo masculino causa alarma todavía entre algunos lo que lo hace menos frecuente pero en el mundo de la informática, cada día vemos que aparecen maravillosos desnudos de hombres sobre todo en las fotografías de afamados y conocidos artistas del lente, en la pintura también se recrea el cuerpo del varón, sin embargo somos las mujeres las que más nos atrevemos y pincel en mano nos lanzamos sobre la presa ¿Sera otra forma de machismo? No lo veo de otro modo y se ha promovido más en estos siglos porque en el Renacimiento y por citar una época, el David de Miguel Ángel aparece con los miembros al descubierto. El mundo antiguo lo asimilaba, era una manera diferente de aceptar el arte, una forma de recrear la vida y el mundo espiritual de los artistas, ir a la realidad, arrancarle un trozo y devolvérnosla enriquecida desde su mundo interior. Eso hacen desde sus peculiares estilos, la cubana Tatiana Inguanzo y la ecuatoriana Fanny Coronel.

Me gustan los desnudos en el arte y siempre busco cierta impúdica malicia inocentona, ese regodeo del no querer queriendo, en una atmósfera de erotismo en juego con los sentidos porque no se trata sólo de mostrar el cuerpo o los miembros, se trata de recrear toda una atmósfera, la que el artista se invente. En estas figuras masculinas observo una sutil recurrencia a un narcisismo algo ingenuo en esa mirada sutil del hombre en el desnudo de Tatiana, en Fanny la nota intimista nos lo muestra de espaldas, la pintora también se cuida en no mostrarnos los atributos masculinos, arte vergonzoso y tímido. Fanny me confesó que se trataba del esposo.



El cuerpo femenino tan hermoseado por pinceles y plumas nos resulta más atractivo, más sensual tal vez sea cuestión de gustos por repeticiones, el cuerpo masculino provoca sexo, es más agresiva la imagen, nos golpea pero cuando el pincel llega a un punto se retrae, tal vez tema caer en lo erótico y si no se maneja bien en el mal gusto o en un realismo sucio de esa literatura que toca lo porno en cierta forma pero mucho cuidado a la hora de calificar de pornografía alguna imagen porque el mundo de hoy tiene otra mirada, otra ética a la hora de juzgar  lo pornográfico porque para lo que lo fue en otras generaciones, hoy lo aceptamos como erótico, sensual .En la medida que fuimos civilizándonos y humanizandonos endiosamos nuestro cuerpo, lo ocultamos en un altar especial y le rendimos culto.

 El desnudo en el arte es eso, no se trata de una clase de Anatomía, es  ver el mundo desde otra dimensión, las dos se atreven y lo hacen desde su audacia nos muestran el cuerpo desnudo pero algo aún las inhibe y aunque Tatiana nos lo muestra de frente, le da el toque mágico en esa mirada sutil del hombre, Fanny, de espaldas , mostrándonos un hermoso trasero, pienso que son maravillosas y que pudieron ser menos pudorosas y dejar que el pincel llegara hasta donde se rinda culto al amor y a la belleza.

georgina miguez lima ©.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.