Lanzando nuestros pecados al mar...


Me gusta escucharte, sentirte acurrucado en mis caricias, en mi vientre como un niño pequeño y malcriado, consentirte como nunca nadie lo ha hecho, saber que existes y existo porque los dos nos hemos creado el uno para al otro, sentir el misterio de tu voz lejana, besar esas palabras tuyas que nadie nunca dirá como tú porque eres el eco de Dios, eres la poesía. 
 Esconderme de todos como una pecadora en las noches secretas, confidenciales y mostrarme atrevida, coqueta para robarme tu sonrisa y sentir tus besos sobre mis sonrojos y cuando la timidez se esconda susurrar esas palabras prohibidas que tanto disfrutas escuchar. 

Sentirnos dos amantes diferentes porque somos los creadores de un mundo fantaseado de lo bello y lo hermoso donde solo los dos existimos…
Descubrirnos desnudos frente al mar lanzando nuestros pecados para después reírnos como locos cuando las olas los arrastren y se pierdan en lo infinito. Me gusta saber que existes aunque sea sólo en un sueño que descubro en mis noches de fríos y de miedos y a nadie diga que me visitas y duermes conmigo hasta el amanecer arropado por mis besos
georgina miguez lima ©.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.