De la mano de Don Benito Pérez Galdós. Parte I



plaza del Conde de BARAJAS.

La fama no es la que determina la grandeza de un creador, cuántos han sido ignorados ,Galdós pasó en su siglo sigilosamente, empleado ,soltero empedernido, pero cuantas obras salieron de su pluma maravillosa, conocía el alma femenina como nadie, hurgó en ella, la conocía sin conocerlas, era un mago, se forjó un mundo novelesco con todos los tipos de la sociedad, no solo la española sino universal, cuanta poesía había en su alma, fue un elegido, pero sus contemporáneos no lo vieron cruzar por sus calles ,no escucharon su voz después vendrían los reconocimientos ,nació con un mundo dentro, había que sacarlo y creo a Orbajosa, la ciudad del ajo y en ese pueblo habitarían sus personajes.

La primera vez que fui a Madrid me pasó algo peculiar, me sentí como en casa, al llegar a Barajas no había puesto mi nombre en un cartel como muchos hacen, pensé, enseguida me reconocerán, nada de eso, como tengo nacionalidad española no hice filos, me dije, empecé bien y entré como Pedro por su casa, fue esto precisamente lo que despistó más a los tíos que me esperaban, se dijeron ésta no puede ser ,viene de Cuba y ha entra‘o como si lo hubiera hecho toda la vida...
Lo otro, ya tiene que ver con D. Benito Pérez Galdós, me llevaron a Madrid y para sorpresa mía, todo me era familiar también, estábamos en la parte vieja....la Gran Vía, la Puerta del Sol, las estaciones de trenes, allí estaba Atocha, la Moncloa, el Correo, los que me acompañaban asombrados, después les expliqué, no fueran a pensarse que el castrismo había dejado huellas en mi mente y les dije, el culpable de todo esto es Don Benito, lo he leído tanto, describe con tanto acierto la ciudad y sus rincones que creo conocerla a través de sus novelas.
Cuando me paré frente a la Moncloa, aparecieron Las de Bringas, habían pertenecido a la nobleza española pero como tantos nobles arruinados ¿Dónde vivían? Púes en la Moncloa, porque en esa época, no tan lejana siglo XIX hubo que alquilar habitaciones del palacio y allí vivieron estos personajes de Don Benito. Vamos, me dije, yo había estado allí, pero en el siglo XIX... Los veía entrar y salir del palacio con sus tufos de grandeza, pero sus apariencias me decían otra cosa, grande Don Benito que me regaló la dicha de conocer su Madrid antes de visitarlo.
Durante el recorrido por sus viejas calles rememoré las luchas del 2 de mayo del 1808 cuando Napoleón mandó al hermano a invadirlos y el rey Felipe VII huyó y los hombres y mujeres convocándose, héroes que surgían de las muchedumbres, caían en combate y otros ocupaban su puesto, la gloriosa gesta que después Goya también nos recreara, hasta parecía escuchar los gritos de Gabriel, de Inés, Don Celestino, los Restrepo todo un mundo fabuloso de personajes que veremos evolucionar a través de los acontecimientos donde son los protagonistas.

Quiero volver al mundo del amor y sus pasiones de la mano del gran novelista español que reflejó como nadie el alma femenina, todas las mujeres que desfilan por sus páginas son de carne y hueso, la prostituta, la fanática religiosa, la inocente, la simple mujer de pueblo, la mala, la pecadora, la sirvienta, todas con gran conocimiento y pasión, verdaderas creaciones artísticas...
georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. Qué decir de Don Benito Pérez Galdós, de sus personajes, de Fortunata y Jacinta, Marianela, Viridiana, etc, y la hermosa estatua qué hay en el bello Parque del Retiro....Gracias Gini por todo lo que nos aportas. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pérez Galdós, mi gran novelista, mi compañero cuando quería estar sola y acompañada de su mundo al que me trasladaba en volantas de la época y caminaba por Madrid del brazo de uno de sus personajes, muchas veces me acompañó Pepe Rey, el de Doña Perfecta, otras León Roch, el de la familia o simplemente con Gabriel e Inés me iba a la Puerta del Sol, a ver a los españoles en las calles defendiendo su soberanía y hasta gritaba, como alguno de sus personajes, “los franceses me gustan allá en su tierra”.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.