Ir al contenido principal

Edelmirita II

Cada vez fueron menos los domingos que se le podía encontrar en la iglesia, único lugar que visitó en su vida. Cuando cruzaba el pueblo cubría el bello rostro como si se avergonzara. No se le veía ya en los bancos, iba directo a la sacristía a confesar. Un buen día a  Edelmirita no se le vio más. Siempre me preguntaba ¿Qué pecados tendría que confesar aquella santa misteriosa? Lo que si estaba claro era que aquella casona guardaba  misterios. La ventana se fue cerrando poco a poco hasta no dejar ni una rendijita por donde mirar el extraño retrato. Los comentarios empezaron a circular, la vieja Olaya que era la única  del pueblo que entraba a la casa ya no iba, era sorda como una tapia, lo único que respondía cuando alguien le preguntaba era ese ¿Queseé? que emiten los sordos.
 Los vecinos empezaron a preguntarse pero ninguno se acercaba porque recordaban cuando el perro Chucho mordió a la cieguita que solía ir a cazar mariposas cerca de la reja del patio. Hasta el día que empezó a sentirse el olor a  picuala que  inundaría todo el pueblo, salía por todas las rendijas de la vieja casona de madera el olor los atraía cada vez más. Si había muerto ¿Por qué ese olor ahora cada vez más persistente sobre todo en las tardes? Entonces se produjo un acontecimiento que asombró a todo el pueblo… llegaron las jimaguas. Serían las 4 y un poquito de la tarde, cuando el carro de Carlos, el único chofer del pueblo, se detuvo frente a la vieja casona de madera donde el comején  habían hecho de las suyas y descendieron las dos jóvenes. ¿Bonitas?  Tal vez para algunos gustos mas exigentes sí…
Tenían la elegancia que casi siempre descubrimos en los que llegan de la capital, provincianas no nos parecían. Eran distintas en la forma de vestirse, de moverse, de hablar y sobretodo de mirar... ojos curiosos, gatunos, afilados, vestidos con el brillo de la inteligencia, nadie, dudaría al observarlas que las recién llegadas eran dos jóvenes listas, el color era indefinido, lo mismo verdosos que amarillos con puntitos negros muy acentuados, sobre todo en las tardes, cuando empezaba a oscurecer y las dos jóvenes paseaban por el parque, evidentemente tratando de integrarse a la vida pueblerina.
 La cosa se puso buena cuando en el pueblo comenzaron los rumores que no se trataba de jimaguas sino de una sola, que una era la propia Edelmira que había decidido hacerse pasar por una supuesta hija y la otra su hija de verdad, el parecido era tremendo. Cosas del Diablo, decían las domingueras de misas y ayunos. Lo cierto que al principio todo se lo creyeron. ¡Ay, Dios mío! Bueno… hace bien decían unos, para la vida que ha llevado, de tantas cosas que se ha privado, por otro lado los que no creían en sus recatos le sacaban los cueros pero el comentario más extendido, tan bella y tan santa, eso no juega, la belleza hay que llevarla, mostrarla, esconderla también es pecado.
georgina miguez lima ©.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

“ Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, 
dócil a las maneras del amor.” Jaime Sabines.

A propósito del nombre de mi blog, del que he hablado poco y es una deuda con mis lectores, tal vez sea un fallo de mi parte o simplemente porque esta palabra para nosotros los cubanos, tiene un significado muy especial y ¿Por qué no decirlo? Porque nos duele, si duele hablar del tema, aunque en mi caso, que he sido testigo de los acontecimientos insólitos de nuestro país, un poco que, si bien, no voy a justificar la prostitución, voy a tratar de hablar de las jineteras y jineteros sin pasarles la cuenta por la crudeza de la historia que les tocó representar y toda la carga ética y de valores que ello representa, quiero ser indulgente porque de alguna manera somos víctimas y no victimarios y dejaré que el tiempo en complicidad con la Historia se ocupe de tema, demasiado inmediato para mí, no es historia, aún sigue siendo noticia. Así que vuelvo a mi Habana querida desde donde me siento en mi b…

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Mañana será su cumpleaños, el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO (3 de Mayo) no había otra cosa que le gustara más que una celebración, por suerte siempre lo hacíamos, aun en los momentos CUMBRES de la dictadura que comprar un kake era cosas de sabios y astutos merolicos, muchas veces lo hicimos, reuníamos los huevos y la harina y ahí su torta con unas cuantas velitas, eran muchas, siempre me parecieron muchas, por que será que a los padres les ponemos más años de los que tienen...



 El tenía muchos, se los trajo de España, pensándolo bien siempre sus cosas me traian un olor especial que venía desde muy lejos, para mi España en aquella época estaba en el otro mundo, eso oía decir y me aterraba, hasta preguntar me daba miedo¿Cómo era eso del otro mundo? Seguro estaba muy lejos y nunca podría visitar ese lugar de donde salió mi padre para América.


 Era una niña, entonces, ahora ya no y aunque conocí el lugar, me gustaría seguir pensando que está bien lejos, que hay muchas uvas y …

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.

¿Qué habrá pasado con las palabras ternura, respeto, comprensión, verdad, libertad, justicia, fidelidad, hermandad y tantas otras que se emplean a diario por seres desleales a la vida?
No digo amor, creo que la han envilecido y deformado mucho de tanto usarla esos desalmados es cierto que las palabras adquieren su verdadero significado en el discurso, en el contexto y añadiría y en boca de quienes las esgrimen.


Cuando alguien mata a un semejante en nombre del amor a una religión, a un dios, inspirados en fanatismos, en  mitos falsos, esos vocablos pierden el carácter morfológico de sus orígenes y adquieren otros que son antónimos, sus contrarios son recursos del lenguaje para que la comunicación se realice y todos podamos adueñarnos de sus reales contenidos, por algo la palabra es el milagro más grande que nos hace humanos, ese poder de establecer nexos entre los hombres nos convirtió en dueños de la vida, del planeta, del cosmos.
Pongamos ejemplos, en boca de tiranos que matan, dest…