tu nombre y el mío


Anoche sentí que me acariciabas y quise regalarte un beso, tuve envidia de mi beso y lo cubrí entre mis sábanas... cuando asaltabas mi alma busqué todas las palabras para hacerte un verso… y las escondí en mis sueños.


Observé que me mirabas, volé hasta tus ojos y desde lejos te abracé en secreto, cuando te volviste, descubrí tu boca que me regalaba un beso, fui por el mío y lo puse sobre el beso que nos dimos aquella tarde mientras caminábamos.

Pensé en el destino travieso, cómplice del viejo parque, de los árboles y sus ramas, que dejaron grabadas las palabras que nos dijimos y no han logrado borrarlas ni el viento malo que vino a buscarlas, ni el tiempo refunfuñón que quiso llevarlas, ni la maldición de los monjes, ni los güijes del rio, ni las brujas, ni los frailes locos de la posada…
 
Regresé por las antiguas conversaciones que conocen nuestros secretos, de besos escapados, de duendes y de fantasmas, de ternuras y de muñecas de trapo donde éramos los dioses de los sueños y las palabras… el eco del amor… de la poesía.

La melodía de una vieja canción nos despertaba… eran las cuerdas de tu guitarra que escribían en el viento tu nombre y el mío.
georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. Muy bonito , el amor los besos y los duendes, siempre nos llenan los sueños nos envuelven en poesías y llegan a ser nuestros dueños, me encanta tu manera de hablarle al amor, nunca me canso de leerte, felicidades en tu ya exitoso Blog.
    Haydeecita Pereda

    ResponderEliminar
  2. gracias, casi me sugieres un titulo, el amor los besos y los duendes, sabes que me gusta mas..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie