Cuentos de familia.


Es una síntesis de una historia donde se van cerrando los capítulos con las muertes, mi idea es sentir como esta historia que marcó toda una vida el tiempo la reduce a simples palabras, en este caso, casi humor negro, que solo queda en el recuerdo de algunos...
TIA NENA...
 ¿Cómo se llamaría Yeyo González? Siempre me lo pregunto yo; todos, Yeyo para aquí y Yeyo para allá, decían por el pueblo que tenía mucho dinero. ¿Sería verdad? El bautizó a una tía mía, sí que era viejo ese Yeyo… pero eso no importa ya... porque Yeyo se murió.
En un tiempo cortejó a mi tía Nena, la más linda de mis tías; ella también se murió. Mi abuelo no lo quería, eso lo supuse yo; él también ya se murió, ella se casó con otro al que  conocí yo; él también ya se murió.
Mi tía vino para La Habana; su marido se murió, de eso sí me acuerdo yo. Entonces Yeyo volvió, venía con un ramo de rosas, pero un gato lo asustó; quería casarse con ella, de eso sí me acuerdo yo; ella me lo contó.
Los tres hijos que tenía se opusieron, lo aceptó, no se casó con Yeyo, entonces Yeyo se marchó…
Es la historia de mi tía que arruinó toda su vida y este cuento se acabó


georgina miguez lima ©


Comentarios

  1. Hay veces que hasta nos reímos de algo que lleva una gran melancolía que solo se asoma para algunos que leen con el alma, es el oculto sentido del dolor que disfrazamos con palabras juguetonas y coquetas…

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.