Con la voz del ruiseñor invoqué tu nombre.

Con la voz del ruiseñor invoqué tu nombre,
y un viento malo se lo llevó,

 Lo busqué  en la  brisa del río  
en el aliento de la noche,
en el ruido de las calles.
 Recorrí todos los bancos del parque,
el castillo abandonado,
el campanario. . .
el callejón de los pecados,

Y entre "los tiernos fresales" me fui al río
 y eché tus besos al agua.
Si no tengo, tu voz, ni tu cara, ni tus gestos
 Para que quiero unos besos
 que me inventé una tarde.

Comentarios

  1. Así es Gini, si no está... para qué los Besos...
    Lindo cómo siempre.

    Haydeecita Pereda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.