Origen de la poesia en el universo , sus misterios y sus mitos.

“La poesía es el eco de la melodía del universo
 en el corazón de los humanos”

 Rabindranath Tagore.

El surgimiento de la poesía está en algún rincón del Universo, surgió junto con su creación, siempre ha existido, como no podemos fijar un punto exacto de su aparición, existió antes de la creación de todas las artes y mucho antes de la existencia del hombre y del lenguaje, está en la naturaleza del surgimiento del Cosmos, no importa  qué Dios se encargó de ejecutarlo, cristiano, judío o musulmán, o las teorías más novedosas del origen del Universo actuales, lo cierto que esta ahí, en la luz de un rayo, en el vuelo de una mariposa, en el rebuzno de un asno, en las cuevas de los hombres primitivos, en sus danzas, en todo lo que es fantasía y misterio, forma parte de nuestras vidas para hacernos soñar e ir en pos de la magia que nos llega por todos nuestros poros. Con la creación del Universo surge la imagen, entonces es que se produce la explosión de la poesía porque nace el espíritu, "la verdadera poesía en su esencia más noble es la creación..."
El misterio nos atrapa, relacionamos siempre poesía-lenguaje y vamos en busca de sus orígenes, claro que están relacionados con el arte del lenguaje, pero para ello es necesario qué entendemos como lenguaje. El arte de comunicación entre los primos más lejanos, ya constituía un lenguaje, el gruñido, las miradas que se cruzaban. Los orígenes del lenguaje y los sentimientos complejos sobre los cuales se funda, nacieron con los primeros atisbos del pensamiento, con la imagen del hombre en el proceso de creación, a lo que se unió el desarrollo de los sentimientos y de la fantasía, ya en el hombre de Neandertal, hacia el final de su historia, lo podemos apreciar.
Este hombre en el proceso de la creación necesita conocer sus misterios quién lo ha dejado ahí en su planeta para formar parte en el concierto del mundo, en la medida de sus necesidades, va creando un laberinto por donde ir de desconciertos y razones, que lo conducen a mundos imaginarios, fantásticos, irreales y entonces crean imágenes para refugiarse en ellas, empiezan a manifestarse en la danza, en los sentimientos para expresar el amor, en los garabatos de las cuevas y en la pregunta que desde tiempos muy remotos se hicieron, quiénes somos y a qué venimos y hasta cuándo.
 La idea de la muerte se apodera de su alma, la desaparición física es el asombro, la angustia existencial se va haciendo sentir y entonces sienten la necesidad de expresarlo de alguna forma. Esta necesidad es el motor de su búsqueda y para ello necesita de la comunicación y de una herramienta para llevarlo a cabo, surge el intercambio que los conducirá a expresarse con gestos, movimientos o sonidos y la aparición posterior del lenguaje que puede ser mudo, hasta la emisión de sonidos y ocurre el gran milagros ha aparecido un signo mágico y eterno: la palabra. La necesidad de expresar sentimientos va aparejada al surgimiento de la poesía que se manifiesta, primero en forma oral en jeroglíficos y más tarde escrita con el surgimiento del lenguaje
Los hombres primitivos estaban dotados de “robustos sentidos y de una vigorosa imaginación”. En cambio, eran incapaces de razonamiento, el conocimiento no era “ni razonada ni abstracta sino sensible e imaginada” es decir, en una palabra “poética”. La poesía así entendida, no es un arte que se le agrega al pensamiento racional, sino la única manera posible para el primitivo de pensar, de expresarse, de vivir y de mantener relaciones con las cosas y con los otros hombres; en una palabra: de hacer el mundo, de construirlo. Esta facultad de creación en el sentido etimológico de la palabra poesía, (derivado del griego poiétes: hacedor, creador, derivado del verbo poiéó: yo hago) Poseían la facultad poética de la sensibilidad que iba desarrollándose la fantasía, se irá mezclando con el pensamiento racional pero ese proceso llevará su tiempo, porque en la medida que surgen sonidos, grafías y palabras, aparejado tiene que ir el pensamiento, no se realiza el acto de la comunican, sin el desarrollo del pensamiento.


 La poesía se adelanta al pensamiento y a la razón, porque siempre existió. Los sentidos nos dan acceso al mundo imaginativo, fantasticioso, sensible; la razón nos hace llegar hasta lo universal abstracto. La imaginación forma imágenes particulares concretas, pero estas imágenes tienen un poder universal, en la medida en que pueden condensar bajo una imagen única una pluralidad de individuos. Estas imágenes juegan el rol de lo que llamamos los universales fantásticos, lo que se relaciona con la imaginación o caracteres poéticos, es decir está  están haciendo poesía sin proponérselos, aún el mundo de la razón está por llegar son caracteres fantásticos, una marca que solo dejará su huella en el trazado de figuras, de jeroglíficos, universal fantástico o carácter poético; significa que los primeros hombres piensan a través de caracteres, de marcas, de figuras, de letras que les sirven para orientarse en el mundo, para reconocerlo y hacerlo suyo. Todo es un conjunto maravilloso que se va gestando en el cerebro de estos antepasados lejanos, entonces, si necesitan de ir en busca de otras herramientas, necesitan voces, luego palabras en las que puedan transitar cargados de sonidos y significados el mundo mágico y fantástico que se han inventado
Los primeros hombres, que eran los niños del género humano, eran incapaces de formar los géneros inteligibles de las cosas, de modo que se encontraron con la necesidad de crear un mundo poético a traves del juego y las representaciones de su realidad, con un sentido ludico y religioso y empiezan  a inventarse los dioses de la religión pagana, son universales fantásticos o caracteres poéticos y fueron los primeros en ser forjados por estos hombres. Júpiter, Cibeles y Neptuno, significaban las cosas pertenecientes al cielo, a la tierra y al mar. A Flora pertenecían todas las flores, a Pomona todos los frutos, esas imágenes, esas figuras, alrededor de las cuales se organiza y toma sentido lo real, son el efecto de un movimiento de proyección que es un acto poético o creador por excelencia, puesto que da a la cosa imaginada una existencia independiente.
 El hombre, a causa de la naturaleza indefinida de su espíritu, cuando está sumergido en la ignorancia, hace de él mismo la regla del universo”, los primitivos atribuyen al mundo que ellos crean por medio de su imaginación, una estructura a su imagen y semejanza. Se compara este hecho con el juego de los niños que cuando tienen un objeto les hablan y lo tratan como si fueran seres vivientes. Es decir que “los niños de la humanidad crearon las cosas a partir de la idea que ellos tenían de ellos mismos”. El hombre da sensibilidad y pasión a las cosas desprovistas de ellas y en este acto poético, a partir de sí mismo, hace un mundo entero”, en virtud de una metafísica de la imaginación que quiere que el hombre cuando no comprende algo, se identifique con la cosa.
Los primeros pueblos piensan y hablan creando una poesía, un mundo nuevo hablado en un lenguaje que puede ser mudo. El término lógica poética viene de logos que significa lenguaje, fábula, mito. En el logos la idea y la expresión de la idea son inseparables. Al principio el logos era mudo. Los primeros hombres cuyas gargantas eran poco flexibles para modular sonidos, se expresaban por signos, gestos u objetos que guardaban una relación natural con las ideas que querían significar, a esto se llama “lenguaje natural”, rompiendo con la tesis prevalente desde “De Interpretaciones” de Aristóteles, según la cual las palabras tienen un origen convencional. Pero este lenguaje natural no expresa la naturaleza de las cosas, como lo hacía la lengua de Adán a quien Dios le otorga la “divina onomatopeya”, es decir, el poder de imponer nombres a las cosas según la naturaleza de esas cosas, sino que se trata del lenguaje del hombre caído, inmerso en el cuerpo, con sus sentidos y su imaginación desmedidas: “Un lenguaje fantástico procediendo por sustancias animadas, imaginadas en su mayor parte como siendo de origen divino”. Y precisa aún: “En todas las lenguas, la mayor parte de las expresiones relativas a las cosas inanimadas están formadas por metáforas construidas a partir del cuerpo humano y de sus partes y a partir de los sentidos y de las pasiones del hombre.

Los signos, gestos u objetos de los cuales se servían para significar constituían ya una escritura, una escritura que se califica de “jeroglífica”, es decir sagrada o divina, que corresponde al pensamiento por “caracteres poéticos”. Los pictogramas egipcios constituyen la manifestación más elaborada de esta escritura, las pruebas materiales tal vez más antiguas de la actividad poética están en los jeroglíficos egipcios del año 2600 A.C. Se trata de canciones de las que se han conservado la letra, no la música y que en su mayoría tiene un carácter religioso. La asociación de la danza con palabras puede ser el origen de la poesía y de la música instrumental.  A esta temática se fueron sumando otras, labores, canciones de juegos y temas amorosos y sentimentales.
Voy a intentar entonces contarles un sueño: el surgimiento del sentimiento amoroso está íntimamente ligado al origen de la poesía. En un poema escrito hace veintisiete siglos se describía ya una especie de sintomatología del amor. Pertenece a Safo, la poeta de Lesbos, y tan sólo nos queda de él un intenso fragmento que dice:
 Me parece igual a un dios el hombre
 Que frente a ti se sienta, y tan de cerca
Te escucha absorto hablarle con dulzura
Y reírte, deseable.
 Hasta aquí, como vemos, se trata de una situación de amor y de celos, donde los celos hacen que la poeta, o esa voz que parece hablarnos en el poema, compare al varón privilegiado por la cercanía de la amada con un dios. Sólo un ser divino podría recibir esos dones: la voz meliflua, la risa, la atracción de la amada cuya belleza no descripta se revela en el deseo que necesariamente provoca. ¿Qué pasa entonces? Algo extraordinario, casi inédito en aquellos lejanos siglos, en que se pensaba que las pasiones provenían del interior de dioses que se apoderaban del ánimo y lo arrastraban más allá de sí. Safo inventa una intimidad, una zona de agitación interna, puro sentimiento amoroso. Para algunos todos los poemas nacen del amor, incluso aquellos que transmiten el mal. De esta forma, la poesía habría nacido junto a este sentimiento, cuyo origen se remonta, seguramente, al primer ser humano que haya existido en la Tierra.

georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. Precioso Gini, muy interesante, me encantó. Gracias, soy muy afortunada de poder deleitarme con todo lo qué escribes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. DEFINITIVAMENTE EXCEPCIONAL!!!!!!!!!!!!PERO LO PRINTEARE, PARA LEERLO CON MAS CALMA...VALE LA PENA!!!!!!!!!!!!

    MARIA MIRO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.