Llueve. . .




Llueve. . .

La tarde me engatusa y quisiera mandarte un beso, estás tan lejos del mar y yo aquí con mi manía tratando de mandarte un beso, pero llueve y me inundan las melancolías. Sería mejor enviarte versos...

La lluvia me entristece y quiero que lo sepas, pensándolo bien, tal vez te escribo una carta, de esas que ya no se usan y que casi nunca llegan... 

¿O te enviaré  los besos robados a Madame Bovary o el amor  eterno y secreto de Fermina Daza y Florentino Ariza o a los amores eternos del caballero de la triste figura?

Mejor me acurruco a la tarde y con el goteo incesante de la lluvia  te mando  una rosa, te llegará antes... 

Y sabrás que alguien desde un rincón del mundo, intentó mandarte un beso que la lluvia no quiso llevar...

Y simplona y triste se echó a llorar. . .



Comentarios

  1. Tienes razón Gini, la lluvia tiene ese mágico poder de ponernos melancólicos y tú lo relatas de la forma qué nos tienes acostumbrados, bella, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay veces cuando llueve que caigo en un romanticismo desdentado y caduco, no tengo escapatoria, gracias por tus palabras y el abrazo, mi bella fiel amiga. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  3. inquietante la lluvia que empapa los latidos y purga las cenizas. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la lluvia, sentir el chin chin imperturbable y hasta salir a enfrentarla para alejar las cenizas... pero esta tarde me entristece aunque no quiera que pare…

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.