Luna.


Luna.

Nunca supe dónde vivía la loca, para mí siempre había estado allí en el pueblo para que los hombres le tiraran piedras y ella se levantara la saya, no llevaba ropa interior y ellos lo sabían y la provocaban. A la pobre Julia, todos le tenían miedo en el pueblo, cuentan que un día se enfureció y empezó a maldecir y a  hacer señales y cruces en el aire, desde entonces las lagartijas malvas nunca más bajaron de las matas y la cosecha de aguacates se malogró.

Un día no se le vio más por un tiempo y hasta extrañábamos el miedo que nos provocaba su aparición y el corretaje de los niños gritándole:- Julia, loca-,  a los hombres tirándole piedras y al torrencial de palabrejas que salían como las cuentas de rosario de la boca de la pobre loca. Empezaron a correr rumores que si se la recogieron para llevarla a Mazorra, algunos pensaron que se había muerto de tifus por tomar agua de la laguna de Sarache. Cuando reapareció, los hombres comenzaron con sus piedras y la loca ya no se levantaba la saya, solo apretaba contra su pecho algo que traía en sus brazos y se arrodillaba para protegerlo. Alguna señal les hizo retroceder y cuentan que algunos hasta dejaron de tirarle y decirle obscenidades a la pobre loca del pueblo.

Pasaron los días y desapareció de nuevo, no se le volvió ver más hasta que el bueno de Benito la encontró una noche acurrucada debajo de la escalera del altar mayor de la Iglesia. La llamó varias veces, entonces reparó en sus brazos que se aferraban casi sin vida a algo que sostenía sobre su regazo y trataba de proteger entre harapos y arrumacos.

 Las beatas del pueblo le pidieron al sacerdote que se deshiciera del fruto del pecado de la pobre mujer. El sacerdote la bautizó con el nombre de Luna, no por lo de lunática de la madre, como muchos pensaron, fue que esa noche la Luna lo ayudó a encontrarla entre los brazos muertos de la loca.

georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. Conmovedor cuento, en casi todos los pueblos había un loco, qué por maldad o ignorancia , era abusado. Cómo siempre, los leo de un tirón. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. gracias por estar siempre aqui en mi blog que tambien es tuyo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.