Te confundí con Dios



Te confundí con Dios. . .
 ayer me visitó y no eras tú…
no tenía ni tu voz, ni tus ojos,
 ni miraba como tú.

Conversé con él… como te extrañé,
se lo dije. . . y sonrió.
Descubrí mientras sonreía,
 como lo haces tú,
que quería darme un beso y se sonrojó.

Le faltaban tus silencios, tus disculpas,
tus malacrianzas...

Supe que siempre regresamos,
que el tiempo es como un río
y que solo él es eterno como el amor.

Porque él. . . si era Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie