Te confundí con Dios



Te confundí con Dios. . .
 ayer me visitó y no eras tú…
no tenía ni tu voz, ni tus ojos,
 ni miraba como tú.

Conversé con él… como te extrañé,
se lo dije. . . y sonrió.
Descubrí mientras sonreía,
 como lo haces tú,
que quería darme un beso y se sonrojó.

Le faltaban tus silencios, tus disculpas,
tus malacrianzas...

Supe que siempre regresamos,
que el tiempo es como un río
y que solo él es eterno como el amor.

Porque él. . . si era Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.