Desesperanzas y deseos.



No quiero la monotonía del gotear de las horas,
quiero andar descalza sobre el pavimento, la piedra, la arena.
No quiero los recuerdos que me aten a los hámster.
quiero un montón de ardillas para escoltarme.
No cantaré a los nuevos amos del mundo, la desesperanza y la crisis,
quiero que me pinte Andy Warhol como pintó a Marilyn no a la Kahlo
No quiero la sonrisa de la Monalisa, perfecta y taimada,
quiero la tuya cuando acaricia mi cuerpo.


Quiero manosear mi poesía, estrujarla hasta romperla para que llegue a tu alma,
No quiero mis culpas, no quiero cargar con mis pecados.
No me arrodillaré sobre una superficie que no ceda como la miga del pan,
quiero las huellas que dejaron mis besos en tus labios,
los gemidos que quedaron escondidos en los bancos del parque,
las promesas que nunca regresaron, el último adiós,
y el miedo a olvidarte y te borre para siempre de mis recuerdos.

Comentarios

  1. Bella tu proza Gini, lindo canto al amor.

    ResponderEliminar
  2. gracias a mis fieles y bellas amigas que me recuerdan que la fidelidad y el amor no son palabras vacias, gracias de nuevo...

    ResponderEliminar
  3. Kemit, sabes que tambien me gusta mucho, hay cosas que hacemos que despues no nos gustan con este poema que salio asi sin mucho ruido me atrapo casi sin terminarlo... gracias , amigo.

    ResponderEliminar
  4. Deseo de ser piel roja

    La llanura infinita y el cielo su reflejo.
    Deseo de ser piel roja.
    A las ciudades sin aire llega a veces sin ruido
    el relincho de un onagro o el trotar de un bisonte.
    Deseo de ser piel roja.
    Sitting Bull ha muerto: no hay tambores
    que anuncien su llegada a las Grandes Praderas.
    Deseo de ser piel roja.
    El caballo de hierro cruza ahora sin miedo
    desiertos abrasados de silencio. Deseo
    de ser piel roja.
    Sitting Bull ha muerto y no hay tambores
    para hacerlo volver desde el reino de las sombras.
    Deseo de ser piel roja.
    Cruzó un último jinete la infinita
    llanura, dejó tras de sí vana
    polvareda, que luego se deshizo en el viento.
    Deseo de ser piel roja.
    En la Reservación no anida
    serpiente cascabel, sino abandono.
    DESEO DE SER PIEL ROJA.
    (Sitting Bull ha muerto, los tambores
    lo gritan sin esperar respuesta. )
    Leopoldo Maria Panero

    ResponderEliminar
  5. Divinamente intenso, como tú misma, eres conjunción de amor y fuerza en cada una de tus imágenes poetizadas.
    Precioso, bellísimo, sensitivo...me encantó, poeta!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ana, tus comentarios como miel a mis labios , lindas cosas dices que valen por su belleza en si, mira aunque exageres , es tan hermoso escucharlo de alguien que es una poetisa sensible y sabia, las gracias solo no caben , un abrazo a lo cubano, con alguna lagrimita , ya sabes como andamos por el mundo recogiendo afectos y arrumacos.

    ResponderEliminar
  7. Fragui, linda poesía, me recuerda las viejas estirpes de mi continente, no son las estepas castellanas, no es el caballero de la triste figura el que deambula, es un piel roja, gracias por traerme de vueltas, siento la fuerza que me atrae y me somete, es la raza, el misterio de los indios, como el poeta también deseo ser un piel roja; pero quiero regalarte unos versos de Alejandra Pizarnik, la gran poetisa argentina…
    Señor
    La jaula se ha vuelto pájaro
    y se ha volado
    y mi corazón está loco
    porque aúlla a la muerte
    y sonríe detrás del viento
    a mis delirios

    Qué haré con el miedo
    Qué haré con el miedo

    Ya no baila la luz en mi sonrisa
    ni las estaciones queman palomas en mis ideas
    Mis manos se han desnudado
    y se han ido donde la muerte
    enseña a vivir a los muertos

    Señor
    El aire me castiga el ser
    Detrás del aire hay mounstros
    que beben de mi sangre

    Es el desastre
    Es la hora del vacío no vacío
    Es el instante de poner cerrojo a los labios
    oír a los condenados gritar
    contemplar a cada uno de mis nombres
    ahorcados en la nada.

    Señor
    Tengo veinte años
    También mis ojos tienen veinte años
    y sin embargo no dicen nada

    Señor
    He consumado mi vida en un instante
    La última inocencia estalló
    Ahora es nunca o jamás
    o simplemente fue

    ¿Còmo no me suicido frente a un espejo
    y desaparezco para reaparecer en el mar
    donde un gran barco me esperaría
    con las luces encendidas?

    ¿Cómo no me extraigo las venas
    y hago con ellas una escala
    para huir al otro lado de la noche?

    El principio ha dado a luz el final
    Todo continuará igual
    Las sonrisas gastadas
    El interés interesado
    Las preguntas de piedra en piedra
    Las gesticulaciones que remedan amor
    Todo continuará igual

    Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
    porque aún no les enseñaron
    que ya es demasiado tarde

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.