Un poema de amor...




Tal vez nunca le dé vuelta a la última página de mi vida y deje inconcluso el poema de amor, solo entonces descubriré que no es tiempo para inaugurar una nueva sinfonía que no es mi culpa, el ángel exhausto no llegó a tiempo y no pude acudir a la cita y solo me quedó el sabor de los antiguos manuscritos y de las rosas, entonces brindaré con una copa de vino por el tiempo perdido y por tí.

Tal vez el poema nunca existió o estuvo y se ocultó porque descubrió que no solo cantaba a los vestigios de mi alma, estaba haciendo un acto de amor y lo eché al viento... fue mi misterio más sagrado, porque vi tu vida, tu esencia descubrí tu alma, por eso el gesto, la mirada... el adiós.

Llego tarde para romper el hechizo o tal vez alguna maldición, pero dejaré que regreses, que deambules y encuentres un bello final para tu poema...y te veré desde lejos sentado en el borde del mar como el amor llega en la tarde lluviosa, bella de múltiples colores que pintaré para ti.

georgina miguez lima ©.



Comentarios

  1. Nunca existe el final para el verdadero amor, porque el verdadero amor no termina nunca es eterno...muy lindo Gini

    ResponderEliminar
  2. si, amiga, tu alma de poetisa no miente, el verdadero amor es eterno , tu lo sabes bien , un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Solo que por desgracia y como en todo lo que a la exitencia concierne... hay amores! Y amores hay... Excelente sintesis autobiografica Gini (lol), de veras me gusta la gente que habla así.

    Saludos y abrazos, igualmente para ti Hayde... Besos a las dos, Tonyto.

    ResponderEliminar
  4. Tonyto cuando intentamos escribir poesia se nos escapa el alma y nos quedamos desnudos como los hijos de la mar, asi decia Machado, el poeta divino que nos enseno el verbo amar. Grcias.

    ResponderEliminar
  5. Precioso Gini, el poema sí existió, tú lo creaste...Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.