Nosotras…

De Alejandra Pizarnik
Mañana,
Aprenderé a dormir

en la memoria de un muro,
en la respiración
de un animal que sueña.






Y un día Dios creo el Universo aparecieron las estrellas, los astros, las montañas, los océanos la vida en todas sus manifestaciones….todo se llenó de colores verdes, rojos, azules y amarillos, no sabemos cuál de los dioses lo creo, no importa... estamos poblando el Cosmos y surge la Humanidad es ahí donde hacemos nuestra primera aparición, surgimos dotados de atributos maravillosos que nos diferencian del resto de las especies, llegamos al paraíso según la leyenda de Adán y Eva y ya desde entonces nosotras, las mujeres empezamos a cargar culpas, el pecado original es de nuestra invención y por siglos de los siglos somos culpables y nos expulsaron del paraíso tuvimos que parir con dolor y hay que trabajar para ganarnos el sustento y todo eso por nuestra culpa y embarcamos al pobre Adán en la historia que cuenta la Biblia.


La Humanidad surge y con su aparición, surgimos a la vida los hombres y las mujeres que tenemos un rol muy importante, siempre en pos del mejoramiento del bienestar y la creación de riquezas. El hombre y la mujer a su lado, asumen cuestiones comunes al género humano: la lucha general contra las enfermedades, la guerra, el hambre, la esclavitud, la miseria y la muerte, nosotras las mujeres tendríamos que añadir enfrentarnos al varón por problemas de sexo, parir nuestros hijos, criarlos y la carga que la sociedad nos impondrá.



 El varón ocupa el primer rango entre los animales domésticos y es el instrumento para la satisfacción sexual, se une su fortaleza física y está en ventaja respecto a nosotras las hembras. Aun el sentimiento de amor no ha hecho su aparición ni siquiera hay en el vocabulario una palabra que denote afecto, nosotras nos empezamos a hacer sentir como un animal doméstico útil para los servicios pero si nos enfermábamos o nos poníamos viejas, nos echaban o nos daban muerte y en épocas de hambruna de alimento para la tribu. Obedecemos a la fuerza, nuestros hijos eran nuevos brazos para el trabajo, las hembras muchas veces sacrificadas cuando se les consideraba una carga,  más o menos así empezamos a escribir nuestra historia en la humanidad, ni siquiera éramos enterradas porque no se han encontrado en estos inicios tumbas que lo atestigüen….



El desarrollo de la humanidad nos fue abriendo caminos, aparecen nuevos rumbos, surgen nuevas formas de convivencia: la familia será un gran salto que se impone como una forma muy rudimentaria pero es un eslabón importantísimo para el desarrollo posterior de la sociedad y de nosotras. El hombre no tenía mujer, tenía esclavas hembras que le daban hijos, pero los hombres no sabían el papel que ellos mismos jugaban en la fecundación, creían en fuerzas sobrenaturales que actuaban sobre las hembras, el desconocimiento nos hacía más útiles para ellos porque les dimos instrumentos de trabajo de los que serán los dueños. Así es como la idea de prole arrastra el concepto de familia, aparece primero en la mujer por su instinto de madre, en el hombre como un producto de la civilización... comienzan a sacarnos de la promiscuidad, como él era el dueño de la prole se llevó a la mujer a su lado y la convierte en una esclava personal. La mujer y los hijos eran como el hacha, el arpón o animales domésticos que aran la tierra, trabajan para él, son los signos y el fundamento de su poder.



El amor no ha aparecido aun, pero si hemos avanzado en la escala humana, ahora tenemos un dueño que nos protege pero trae un nuevo requerimiento: fidelidad sexual y conyugal, exclusivamente suya, excepto cuando quiera regalarla, venderla o prestarla. Pero en la medida que estas relaciones se adueñan de las rudas almas surge el sentimiento de lo particular, empieza a preferir lo suyo y es que comienza a organizarse la sociedad patriarcal, aunque hay que aclarar que existieron tribus donde las mujeres eran escasas y robustas se organizaron las familias en torno a ellas, los hijos les pertenecían porque eran de padres desconocidos y crearon el matriarcado, casos aislados del desarrollo..
.


Se abren nuevas puertas para nosotras las mujeres...un nuevo concepto se va adueñando del desarrollo y es la institución del matrimonio. El hombre compra o rapta a la mujer, muy importante sigue siendo la fecundidad, pero si no satisface sus expectativas o la devuelve o los hijos son solo de su propiedad. Cuando nos convertimos en progenitoras y las ideas religiosas comienzan a influir en las conciencias de los hombres, el matrimonia se le da un carácter sagrado, paso muy importante para el posterior reconocimiento de la importancia que hemos adquirido a lo largo de siglos de esclavitud y humillaciones al varón, por la única particularidad que nos separa el genero. Caracterizada esta etapa del desarrollo de la humanidad por el abuso y la insensibilidad que aun muchos conservan y salen a luz en momentos en que la hembra ha dejado de serle util , no todos los hombres presentan este retroceso en el desarrollo de su personalidad, porque es hora de hablar de los rasgos que nos caracterizan y nos hacen mas aptos, menos aptos, buenos o malos...


 La mujer ha avanzado con la civilización, una nueva forma de esclavitud se avizora, sigue siendo sometida, es todavía una propiedad, todo varón es superior a ella, su hijo le sucede al padre como amo y señor aunque ya en esa época los trabajos rudos del campo no los realice, lo harán una nueva clase: los esclavos, ella para las labores del hogar, pero al igual que los esclavos no recibirá retribución alguna, dentro de la escala de la esclavitud ocupa el lugar más alto.
Continurá..

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.