Las cosas que amo




Vivo llena de gracia como el Ave María, entre  asombros y  melancolías.  Conozco del buen vino, tomo Coca Cola y bebo el agua fría. 
Me escodo en los palacios rubendarianos  y aprendo el buen arte de la filantropía, que me enseñó a amar al prójimo y compartir el pan a los que van cargando sus trastos en la espalda del mundo. Amó la poesía, no me gustan los ermitaños, ni los policías y amo las utopías.
Creo en el misterio de la sabiduría pero también en los ratones que retan al Cosmos, se ríen del hombre y de sus venenos y viven salteando entre quesos y rosas porque son audaces y nos enseñan a sentirnos libres dentro de sus escondrijos.
Me gustan los gatos y los atardeceres pero también la noche cuando cuelga de una  guitarra y me olvido del mundo y sueño con príncipes, caballeros, cortesanas, alpargatas, caracoles, duendes, comadrejas, lagartijas  y besos.
A veces lloro de alegría y otras por las injusticias del pícaro mundo y mis melancolías. Y si fuera poco el creer, creo en los desafíos de la naturaleza que un día nos regala frío, otro calor y otras tristezas. A pesar de todo voy por el mundo persiguiendo las quejas de los moribundos y busco los fantasmas que viven en el puerto con sus caras de viejos  piratas que ahora son vagabundos que alumbran y asustan al mundo
Soy un amasijo de contradicciones, busco los secretos  y misterios del hombre que vino sin saber quién lo trajo y lo regó por el mundo y hasta que no averigüe todos los misterios me invento un castillo de arena, añejado con el sabor del tiempo, lo lleno de alfombras y voy caminando por la esfera del mundo entre centuriones y duendes traviesos que me muestran el camino de las cosas que amo.
No perdono a los que nos hacen llorar por las guerras, ni a los violadores, hipócritas disfrazados de caballeros, bendigo a los hombres buenos y a los aguaceros que descubro tras los vitrales del mundo y anuncian un orden nuevo y no hablan de guerras ni de aparecidos y traen en sus cantos un himno sagrado en el arrullo del viento.

Y entre tanto, busco al caballero y cabalgo a la grupa y le “doy gracias a vida y al hombre que amo”.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.