Conversando con un extraterrestre.

E.T.” es una mezcla de géneros de los que Spielberg 
cogió un poco de todo: ciencia ficción, drama familiar, comedia, terror, cine infantil...


¿Cómo explicar a un extraterrestre que necesito oxigeno para existir?
¿Cómo decirle que no soy una maquina, que soy humana?
Si tengo prótesis que suenan en los aeropuertos
si necesito ruedas y palancas para caminar,
si el corazón se para, necesito pilas para echarlo a andar
que soy humana, que no soy una máquina
que necesito de la noche para descansar,
que soy un invento de los trashumanos,
 que la Luna, no es un farol
 y que necesito dos tuercas para trabajar?

¿Cómo decirle que soy una máquina humana
 y que necesita de la reconstrucción
 con un cerebro remendado con clavos y trapos
 y que necesito de combustibles para vivir?

¿Cómo decirle que no soy una máquina que soy real
que tengo un alma y tengo unos garfios clavados en mi  corazón?
 ¿Cómo decirle a un extraterrestre que necesito de sangre para vivir
 que soy una máquina perfecta que no puede dejar de respirar,
que regreso a la nada y soy un cuerpo, una nueva carne posthumana?
 ¿Cómo decirle a un extraterrestre que soy un cuerpo escindido
 entre lo natural y lo artificial?

Comentarios

  1. SINGULAR ESCRITO...PERO MUY BELLO!!!!!!!!! LA LUCHA DEL SER HUMANO POR SERLO PLENAMENTE....HERMOSO TEMA, Y MUY NECESARIO, ANTE LOS OJOS DEL MUNDO QUE NOS RODEA (O NOS "ENCUADRA")...ERES FABULOSA, MI QUERIDA GINI!!!!!!!

    MARIA MIRO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, me taladras cada vez que vienes y me dices algo, bella amiga, poeta , mujer...

      Eliminar
  2. Armando Araya Garcia. Un grito de lo humano,desgarradora autodefensa ante lo que atenta contra la supervicencia del interior, tan cuestionada u olvidada por hostiles entornos y tendencias inquitantes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie