Hablando con alguien que siempre va conmigo...



La tercera edad comienza un martes y termina el viernes para que no te pierdas el fin de semana y veas las películas del sábado y puedas caminar descalza por la playa sin miedo a los erizos, comer langosta en la  paladar Yemayá de Cojimar y sobre todo para alejar a la de la lanza larga que quiere llevarte, que venga cuando le dé la gana porque tengo dos días en la semana  despreocupados, libres y radiantes, formidables para recibirla como en el cuento de Onelio Jorge Cardoso, Francisca y la muerte. Uno de esos días es ayer y el otro que no me preocupa es mañana, que se sepa no lo inventé yo, lo copié hace muchos años de Alicia, la que vive en el país de las maravillas que puso las reglas “La regla es, mermelada mañana y mermelada ayer pero nunca mermelada hoy.
Bottom of Form
 
Bottom of Form

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie