Caminan, caminan y no tienen pies.

“ Cuando yo muera
y eso es algo probable,
quiero un montón de ardillas
para escoltarme."

Caminan, caminan y no tienen pies.

Los relojes no duermen, están alertas,
vendrán con los nuevos duendes
 que quieren mi voz
ya se adueñaron del silencio, 
 quieren  mis  sueños
 y se olvidan por momentos de su Dios.

Se proclaman cuidadores del bosque
y de las ardillas.
Los conspirados, se equivocan,
no advierten el peligro y no miden el temor,
no cuentan con los que estamos alertas
y desde las sombras
lanzan ternuras, besos, rabias y estiércol
 y aúllan en los huecos vacíos de sus corazones
se entrenan para sobrevivir
y llevan sus mejores máscaras para cada ocasión,
son los buenos de la telenovela,
 las sabios del Rey Salomon
y se inventan sus cuentos
que algunos creen, es el siglo de la inmediatez,
 del Internet
Se asoman desde Facebook o Twiter
o cualquier rincón del mundo... 
no necesitan pies
para eso tienen las páginas
y amigos esclavos que dicen yes.

Son los nuevos violadores del alma,
que roban lamiendo y tiran las piedras al rio
para hacerlo cómplice y contagian al mundo.

Caminan, caminan y no tienen pies.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.