Comentarios sobre Yamila, personaje de la novela' La cama vacia"



Yamila es un personaje de ficción, no soy yo, aunque no pueda escaparme de muchos momentos y esté ahí, no sé si actuando o de verdad, ella es una imagen artística, un personaje que vino en mi busca. Como no es un personaje del realismo socialista no es una heroína, ni tampoco una anti-heroína, es sencillamente una mujer de su época, no perfecta, tiene virtudes y defectos que la humanizan y la hacen aparecer real, sin añadiduras artificiales para hacerla mas agradable o menos agradable, ella esta ahí, educando a sus hijos, tratando de defender a su soldado pero el amor toca su puerta y como hacen los seres humanos, la abrimos. Se equivoca muchas veces y otras vence a las adversidades y sale triunfadora, es joven y el tiempo no se detiene, imperturbable camina, canina por la esfera del mundo.
 La novela transcurre entre  los años 70 al 80, en plena guerra fría, cuando todavía muchos no escuchaban y los habitantes de la isla eran actores de su realidad, no se puede mover el tiempo y muchas veces el escenario de nuestras representaciones al antojo, por eso no es una Dama de blanco, eso llegará después pero su momento en el escenario de los hechos ya pasó, ya hizo su representación en la escena.
 Ella piensa como vive, en el transcurrir de su tiempo y en su espacio, cuando la directora le dice que va a ser tachada de contrarrevolucionaria, se entera en ese momento que, “me acabo de enterar”, dice, no tiene consciencia de su protagonismo. Siempre he pensado que los personajes no tienen que estar conscientes de su trascendencia porque ahí están los que se lo toman muy en serio y no quiere irse de la escena.
Trato de ir mostrando el transcurrir de su conciencia en los momentos que tal vez diga algo y pensando en otra cosa, como se va mostrando en el desarrollo del argumento que es su vida y ella tiene que ir en su busca, encontrar soluciones, por eso va despertando y viendo a su alrededor y aunque es rápido su tiempo, como un tren en marcha , se detiene por momentos y mira a su tiempo a través de sus hijos, el relevo que tampoco va en busca de soluciones, la única posible cuando les llegue la hora será huir.
 No quiero que sea una historia derrotista, ni que muchos piensen que se critica la actitud de los cubanos de aquellos momentos, la función del arte es recrear , no buscar soluciones y ahí están los personajes, los hechos  esperando porque dejen de ser noticias para convertirse en historia, los acontecimientos que narra son vividos en el momento que ocurren , de vez en cuando miro hacia delante, por eso muchas veces la protagonista dice:” Muchos años después cuando Olguita visito a Cuba, al recordar aquellos gritos, aquellos insultos me sentí un ser despreciable, quedaron huellas en todos los rincones de mi alma.
Si pudieran  borrarse.
Veremos a Yamila y a la sociedad cubana desde el prisma de esta novelista atrevida que quiere volver a los hechos que nos marcaron y dejaron huellas en la vida de los cubanos y en su historia, ella dirá la ultima palabra y ahí, si el arte juega un papel destacado, muchas veces los mejores jeroglíficos están en estos manuscritos que salen del subconsciente del escritor porque al recrearlos esta su aliento y eso cuenta para humanizar y darle vida a los hechos.
YAMILA ES

Comentarios

  1. Muy bueno Gini, estoy de acuerdo, esos hechos marcaron y dejaron unas huellas imposibles de borrar de nuestra memoria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que linda mi amiga, quise hacer esto y tal vez presumo que me leen mucho para algunos que ven al personaje negativo, que no se levanta contra los abusos, que a muchos se somete, no quiero a una heroina, quiero a los miles de cubanos de aquella epoca pasar por us tiempo dejando cada uno su huella, sea cual sea..un abrazo gigante...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.