PROPUESTA… Antonio Porpetta 1936 (Poeta español)

Hay que recuperar
el tacto de la fiebre y el color de las noches,
la antigüedad del bronce y el aroma del llanto,
el grito de las águilas y el sabor del silencio,
la timidez del aire.
Hay que recuperar
la humildad de los astros y el sonido del hambre,
los caminos sin fecha y la altivez del junco,
los muertos renacidos y el susurro del puma,
la niebla en los vitrales.
Hay que recuperar
las verdes madrugadas y la sombra del río,
las campanas más tiernas y las manos sin dueño
la semilla del agua y los pasos perdidos,
la danza de las naves.
Hay que hacer lo imposible por descubrir de nuevo
ese torpe milagro, ese absurdo prodigio,
esa hermosa miseria que llamamos la vida,
con todo su caudal de ardiente escalofrío.



El inicio
Era largo el amor bajo los pinos. 
Pequeños como espigas, nuestros cuerpos 
habían descubierto manantiales 
de adelfas y jazmines 
dormidos en la piel. 
Los labios extendían 
su hermosa dictadura 
como si fueran ráfagas 
de un viento inagotable, 
y en la memoria el tiempo dispersaba 
las primeras semillas de una lumbre 
dulcísima y feroz. 
Yo jugaba despacio con el rubio 
milagro de sus trenzas, 
modelaba en mis manos su ternura 
hecha barro reciente y ofrecido. 
Y ella, toda universo, me miraba, 
duradera y fugaz, como una aurora. 
Era largo el amor, y prodigiosas 
aquellas horas lentas 
tan repletas de luz, tan regresadas 
a través de la lluvia. 
Mas, ¿era aquello amor, o solamente 
la vida que brotaba 
fulgurante y sumisa ante nosotros? 
Entonces no sabíamos 
dónde estaba el secreto de los astros 
y la respuesta anclada, lejanísima, 
nunca rompió el sigilo. 
Pero adentro, en las hondas 
veredas de la sangre, 
un ancho patrimonio de volcanes 
resonaba .  
(De “El clavicordio ante el espejo”, 1980.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.