Cuentos de amor, de travesuras y de misterios... El reencuentro ( 5)



El reencuetro. ( 5 )


 ¿Para dónde va? ¿Señorita? ¿No me oyó?

 _Ay Dios mío... ¿Qué le digo ahora? Estaba aturdida.

_Para casa del abuelo...

_ ¿Por dónde vive quién es? Ajajá...ajajá.... pero no sabes dónde vive...ajajá... ¿.Me oyes? jajá.
Yo en lo único que pensaba…  No me reconoció.
_Si… lo oigo, es que se me olvidó... No me reconoció... Si sigue riéndose voy a meter la pata y lo voy a poner... en que lío me metí.

_ Usted, lo conoce, el viejo Andrés.

_ Jajá jajájajajaja... hay muchos viejos Andrés por aquí...
 Me volvía a echar otra carcajada y me iba...
_ Pero no tienes la dirección? jajá--- Pero me puedes decir para dónde queda la casa del abuelo?
_Ay, Dios mío, me muero...me da algo.  Sé ir... pero no dar la dirección ---Otra carcajada. Seguía riendo....engreído, vanidoso...a qué se cree muy lindo--- trataba de pillarlo bien ¿Se estaría burlando de mi? ---Quería huir de su boca, de su risa, que aunque me molestaba, era hermosa, hermosa; de sus ojos que ahora de cerca eran más acerados. Por lo menos los estuve viendo así durante años. Cuando más tarde se lo confesé a mi mamá me dijo.
_ ¿De qué color hija, tú dices que eran?
_ Acero, acero.
Pero hija nunca he visto ese color de ojos y el señor Cundo la tenia gris como la pobrecita de su madre, esa santa....me había quedado callada y volví a sentir que casi gritaba:



_Vamos, no muerdo que te llevo a casa de tu abuelo Andrés.

_Andrés....ajajájajajaja ---y me abría la puerta.

No lo pensé ni un segundo ---metí los dedos entre el pelo lacio que me caía en los ojos; lo eche hacia atrás con coquetería y me senté a su lado --- en esos momentos sentí que estaba saliendo del capullo a fin la mariposa.
_Estaba en el jeep....Dios mió, que guapo.  Mire a los ojos, casi con descaro --- ¡Que lindooooooos, me muero ¡ Pero no me reconoció... Lo miré,  le abrí los míos lo más que pude para ver si los recordaba... Nada, me miraba con curiosidad, hasta que al fin dijo ¿Qué te pasa? ¿Te ocurre algo?

_ ¿Te puedo ayudar? Pareces asustada...Eh, si tienes miedo te bajas y preguntas...

 Trágame tierra... ¡Maldito, que papelazo! --- Entonces se me ocurrió decir.

_ Soy la prima de Perica  Nunca había oído una carcajada tan estruendosa.

_ Jajajajajaja ... jajay...Pero muchacha ¿De quien hablas?  ¿La conoces?
 No dije nada...Ay que deseos tenia de sacarle la lengua y hacerle musarañas...lo empecé a odiar, si...lo odio...entonces, muy característico en mí… huir, Lo miré de nuevo y le dije:
_Me quiero bajar... ParE.  No parecía oírme…  Que pare o me tiro.
_ ¿Queeeeé…?
_Que pare o me tiro--- Fue entonces que me oyó y me miró por primera vez.
_ ¿Tú no eres del pueblo?
_Si...lo soy. Me miraba, pero no como yo quería que lo hiciera.
_Bueno, ahorita mencionaste a una persona que vive en mi casa... ¿La conoces? Entonces eres de por aquí...
_ Empecé a hacerme la importante --- Si y no --- y me reí, yo ahora, me sentía dueña de la situación.
_ jajá jajá ¿Cómo así? O eres o no eres.
_Si, vivo en la calle Agramonte 42....
_Espera...jajá jajájajajaja....espera...ajajá ---- ahí no vive la prima de Taty?
Se había bajado del jeep--- que guapo, pero que guapo --- me bajé también y fue la primera vez que me miró como a mi me gustaba que lo hiciera , me sentí ,dueña del mundo, una princesa, total, si yo lo había nombrado a el príncipe en esos momentos me acababa de nombrar princesa, no sé de que casa ni de que linaje, porque me daba la gana....era digna del... era una princesa...Que le dijera Taty dejó de importarme, me había mirado como en mis sueños, como en las noches que estudiaba Latín conmigo...Caminé unos pasos, me puse frente a él y le dije.

_Soy la hija de Elisa...

_ Vaya, vaya, haberlo dicho antes, yo sé dónde vive tu abuelo, vamos chiquilla, te llevaré, pero rápido que voy atrasado--- y una risita que mal pudo disimular.
Nos volvimos a montar y como en todos los pueblos la casa del abuelo estaba al doblar la esquina, ya tenia que bajarme, entonces dijo estas mágicas palabras:
_ Preces una Princesa escapada de un cuento de hadas, tus ojos los reconocí lo que no encontraba era el rostro.
-No, no....yo no me bajo de aquí....me hice la que no oí bien.
_  ¿Cómo, cómo dijo? Perdón, no escuche bien.....
_Que pareces salida de un cuento de hadas, me has iluminado el día...
Np me dio tiempo a contestarle, ni a preguntarle nada, se bajó y yo no sé si fue así o no, para mí se comportó como un caballero de la Corte del Rey Arturo, me cogió la mano y me ayudó a salir del jeep...que dulces sonaron esas palabras a mi oído, al fin un halago, un mimo...que tanto necesitaba.
_ ¿Cuándo nos volveremos a ver?--- Oí que dijo.
_Mañana, si mañana --- rapidísima le conteste.
_ ¿Vas ir por casa?
_ No, no, puede ser en....me quedé en suspenso a ver si él agregaba el resto.
_ ¿Dónde?  Oí que decía bajito...
_Donde tú digas. Me atreví...
_Bueno, a ver, a ver....no sé, por aquí no hay muchos lugares. Estaba pensativo, yo diría hasta nervioso.

_Ay, como me estaba gustando este final a lo Corín Tellado. Estaría bajo el embrujo de mis invisibles que venían todas las noches a molestarme, pero allí estaba él, parecía una estatua...

_ En la hacienda y vayan todos, mandaré a hacerles un buen almuerzo...

_ Bueno... Respondí, pensando en otra cosa, pero vi que antes de montar de nuevo al jeep me miró con la misma mirada de mis noches en vela . No me despedí más... De pronto me rodearon mis mariposas amarillas, salían de todas partes, él las miraba y trataba de sacudirlas... Yo era feliz...

_Pasaré a recogerlos a las 12.39 PM... ¿Está bien así?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.