La muerte buscó a su muerto.


Murió Hugo Chávez, no asustemos al muerto.


La muerte llegó asustada, vino por su muerto.
- Es mío, denme al muerto, 
- No queremos verla, que se vaya - aullaban los alguaciles. y los adeptos- 
Es un líder, es Hugo Chávez... aquí no ha muerto nadie
 Y le ocultaban al muerto.


La noticia no por esperada dejó de recorrer el mundo, todos los medios de comunicación tuvieron la oportunidad de compartirla, me imagino estarían de plácemes, es así, por más que nos conmueva la muerte y respetemos al muerto.


En el caso del presidente no juramentado de Venezuela, la cosa es diferente, no es de esos que mueren todos los días en cualquier rincón del mundo, era un presidente, era un caudillo más de los nuestros, de los hispanos americanos, no sé si el último, eso nunca se sabe, un populista que le prometió a los desposeídos lo que no podía darles, estaba prisionero entre la espada de Bolívar y las barbas de Fidel.

 

Arremeter contra viento y marea contra los enemigos, los reales y los que se inventen para que la batalla resulte más real, que retumbe en el mundo entero, el azufre del diablo.  Su arma, el socialismo del siglo XXI, ya el del XX, demostró que no se puede repartir lo que no se crea, él se equivocó, una vez más, como muchos líderes del mundo, cayó en la trampa y empezó a repartir las riqueza de su país, no solo entre los pobres de Venezuela, quiso ir mas allá y quiso hacerlo entre los pobres del mundo, se olvidó que todo se acaba y como siempre ocurre en estos casos arruino a su país y al final , solo pobreza tendría que repartir, como su maestro que la muerte no quiere recoger, ella tendrá sus razones.

Como dice un amigo mío, muy inteligentemente, Héctor Cornillot la muerte no debió derrotar a Hugo Chávez, él debía ser derrotado en las urnas, su pueblo debía darle una respuesta. No lo hizo, muchas veces los pueblos carecen de memoria y estos caudillos, engolfados, petulantes, carismáticos, algo fantoches y simpáticos confunden y este llegó lejos mucho más lejos que su mentor, algunos países del continente lo copiaron y comenzaron a jugar con la democracia electoral, con el voto de los simpatizantes , arrasan con las instituciones, se atrincheran en el poder y son eternos elegidos de sus pueblos, no sabemos por qué misterios los eligen, tema para los sociólogos , psicólogos y filósofos.



Descanse en paz Hugo Chávez, como no lo hizo en vida.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.