Un poema de la poetisa María Miró.




Estás escribiendo bajo los efectos, no diría del alcohol, estas embriagada de poesía, si de esa que leemos a diario, de la soledad, de los besos, de las manos que se pierden por el cuerpo hasta llegar al justo instante de la pasión, acudiste a Fausto, tal vez no te entendió, vislumbraste  acuarelas, pensaste en la pasión de un día, cuando “ desaparecen las piernas y los muslos”, en los caballos, en el agua, que bella imagen para el marco de tu poesía pero no es ésa la que te emborracha, hay veces que necesitamos echar a un lado las musas y encontrarnos con nosotras mismas , yo diría ir en busca de la poesía que a veces no podemos escribir y nos buscamos una copa y le decimos al corazón, dale, dale tú ahora... entonces se nos cae la Luna, llora el farol y buscamos más hielo y el vaso hasta volver el poema que quisimos escribir... me gustó mucho, mucho... 


 “Tomé un vaso…borracha”
              (María Á. Mirò….marzo / 2013)
                
Tomé un vaso, y  él, con su alcohol,
Hizo  mi mente volar…
Si estaba lo que dicen “borracha”, pues sí,
Lo estaba…¿y por qué no había de estarlo?
¡Cuántos acertijos!¡Cuántas acualeras vi!
A mi lado un color, que se alejò…
¡Y, aún a mi lado, se alejò de mi iris!…
Y le regalé una canción a Fausto…
(¡Pobre Fausto que me atendió; y me entendió!)
Y comencé a escribir,,,no sé si hice bien…
Creo que jamás lo sabré…pero lo hice;
Y pensé… ¿de qué vale la pasión de un día?...
¡Cuántos poemas escritos sobre la pasión;
He leído tantos!…
¡Ellos hablan de la boca; del beso que trae agua;
Y  del roce de las pieles que viajan
 A extraños lugares;
De un aceite que rueda, y te victimiza;
¡Claro que lo conozco…es muy suave!
De los senos que saltan; de los senos
Que desean unas burbujas únicas;
Del tacto exacto; ese que comienza
El manjar;
Del corazón que se multiplica, y
Desaparecen las piernas…y los muslos,
Y se riegan unas gotas del jardín
Más cercano;
El cabello va al mar, para lustrarse
Del agua más hermosa;

…¡Còmo cae la luna en mis recuerdos!;
…¡Còmo se asoma un farol, que llora!;
…¡Còmo se acaba el vaso, y se vuelve a llenar!;
…¡Còmo rechazo el beso como trozo de hielo!
…¡Còmo soy yo, enlazada, de lo que no recibo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.