Un poema de la poetisa María Miró.




Estás escribiendo bajo los efectos, no diría del alcohol, estas embriagada de poesía, si de esa que leemos a diario, de la soledad, de los besos, de las manos que se pierden por el cuerpo hasta llegar al justo instante de la pasión, acudiste a Fausto, tal vez no te entendió, vislumbraste  acuarelas, pensaste en la pasión de un día, cuando “ desaparecen las piernas y los muslos”, en los caballos, en el agua, que bella imagen para el marco de tu poesía pero no es ésa la que te emborracha, hay veces que necesitamos echar a un lado las musas y encontrarnos con nosotras mismas , yo diría ir en busca de la poesía que a veces no podemos escribir y nos buscamos una copa y le decimos al corazón, dale, dale tú ahora... entonces se nos cae la Luna, llora el farol y buscamos más hielo y el vaso hasta volver el poema que quisimos escribir... me gustó mucho, mucho... 


 “Tomé un vaso…borracha”
              (María Á. Mirò….marzo / 2013)
                
Tomé un vaso, y  él, con su alcohol,
Hizo  mi mente volar…
Si estaba lo que dicen “borracha”, pues sí,
Lo estaba…¿y por qué no había de estarlo?
¡Cuántos acertijos!¡Cuántas acualeras vi!
A mi lado un color, que se alejò…
¡Y, aún a mi lado, se alejò de mi iris!…
Y le regalé una canción a Fausto…
(¡Pobre Fausto que me atendió; y me entendió!)
Y comencé a escribir,,,no sé si hice bien…
Creo que jamás lo sabré…pero lo hice;
Y pensé… ¿de qué vale la pasión de un día?...
¡Cuántos poemas escritos sobre la pasión;
He leído tantos!…
¡Ellos hablan de la boca; del beso que trae agua;
Y  del roce de las pieles que viajan
 A extraños lugares;
De un aceite que rueda, y te victimiza;
¡Claro que lo conozco…es muy suave!
De los senos que saltan; de los senos
Que desean unas burbujas únicas;
Del tacto exacto; ese que comienza
El manjar;
Del corazón que se multiplica, y
Desaparecen las piernas…y los muslos,
Y se riegan unas gotas del jardín
Más cercano;
El cabello va al mar, para lustrarse
Del agua más hermosa;

…¡Còmo cae la luna en mis recuerdos!;
…¡Còmo se asoma un farol, que llora!;
…¡Còmo se acaba el vaso, y se vuelve a llenar!;
…¡Còmo rechazo el beso como trozo de hielo!
…¡Còmo soy yo, enlazada, de lo que no recibo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

❥ Viento negro, luna blanca. Noche de Todos los Santos¨Juan Ramón Jimenez..

Gracias, Oscar Pérez, por ser un hombre del milenio, que nos has demostrado que los avances tecnológicos van mas allá de un selfie