Yoani Sánchez.



La presencia de esta diminuta y frágil mujer haciendo un recorrido por el mundo me ha llevado a reflexionar y pensar más en mi querida islita, no sé si ella tiene conciencia del papel que ha jugado en el movimiento que ha puesto en marcha y su repercusión en la lucha por los derechos de todos los cubanos. Muchas veces me he hecho esta pregunta  ¿Tenemos responsabilidades los cubanos porque nos hayan arrebatado a nuestra Patria  con una dictadura que ya dura más de 50 años  en el poder más absoluto? ¿La hayan empobrecido, comparada solo con los países más pobres del mundo?  ¿Porque nos hayan echado de nuestro país? ¿Hasta dónde somos o no culpables? ¿Debemos pagar un precio por nuestros posibles pecados y errores? ¿O ya hemos expiado esas culpas de tenerlas? Creo que Yoani me ha puesto a pensar que no era la hora, que la historia y sus acontecimientos llegan cuando están todas las coordenadas listas. Yoani , me ha traído un nuevo aliento, parece mentira al tenerla más cerca, me ha hecho volver al país de los sueño rotos, a la tierra donde tuve la dicha de nacer, es verdad que ya desde hace algún tiempo se escuchan los tambores de la rebeldía y el descontento popular allende los mares y aunque ella no ha fundado ningún movimiento político para luchar contra el régimen, es una comunicadora y esto le da un aire nuevo, es la información la dueña de nuestras vidas, cuando en la isla nadie escuchaba se cometieron los crímenes más horrendos, hoy con las nuevas tecnologías, la fundación de Generación Y, se ha convertido en fuente de información y referencia de lo que sucede en cuba, quieran o no los tiranos , deben controlar sus abusos de poder, muchos estamos alertas .



 Aquí la veo moverse con la libertad que le faltaba, al principio me pareció algo provinciana, después no, después se fue adueñando de su entorno y la veía moverse con soltura, sin amaneramientos, ni poses para los fotógrafos, ella no necesita de eso, ella es ella, Yoani, ecuánime, sencilla, sin esa elocuencia altisonante de los que quieren convencerte con palabras y no con hechos, ella trae a Cuba y sus conflictos demasiado dentro para tenerlo que demostrar con harapos de los falsos intelectuales de una verborrea barata.



 Cuando miraba sus llegadas a los diferentes países me imaginaba a la muchacha recordando los actos de repudio y agresiones, ahora la aplaudían y la agasajaban, ¿Qué pasaría por su mente, verse en el congreso de Brasil, en el de Whashigton, en la Universidad de Nueva York? Sí, es cierto que también la han apabullado y hasta actos con vestigios de repudio, nunca como los de allá, yo creo que ellos los inventaron aunque la historia me desmienta. Unas mejicanas la retaron, tirándole hojas escritas y llamándola espía y que se yo cuantas cosas más, la cubanita, se defendió y les demostró su clase, su agudeza mental, su verdad, me sentí orgullosa de ella, representada por ella como cubana y como mujer y lo hacía con tanta dignidad, con tanta modestia, sin inmutarse y ni ponerse a la altura de sus detractoras, desde luego pagadas por alguien. Muy bien, Yoani, muy bien.



Vendrá a Miami, aquí la esperamos, la capital del sol y la capital de un mundo sui generis que si bien es cosmopolita, los cubanos somos una república aparte, aquí estamos todas las generaciones que a lo largo de 54 años hemos emigrado para este país , desde luego todos no pensamos igual, pero si hay un cambio en nuestras relaciones intergeneracionales, me llamó mucho la atención de la vista de Yoani a Ileana Ross y a Mario Días BalarT, no pensé en ese entendimiento entre ellos, porque los dos pertenecen a otra Cuba aunque esto parezca divisorio , no lo es, hay que ver la realidad y no ajustarla nuestros intereses o a nuestro tiempo, me gustó mucho como la bloguera sale del automóvil y se abraza a la senadora y como después conversan, cada cual con sus opiniones, algo maravilloso ocurrió con el entendimiento, sabemos que en el pasado no era igual. Después vino el encuentro con Marcos Rubio y  Bob Menéndez en el Congreso de EE.UU y termino con una invitación de la cubana de la isla con los cubanos del exilio en una invitación a tomar café en su modesto apartamento de La Habana, creo que si hubo un entendimiento que no es estar en todo de acuerdo, por votación unánime como nos amaestraron, no quiere decir poder entenderse y llegar a acuerdos, hay que entender que es imposible que los de aquí por muy bien intencionados que estén puedan manejar los conflictos de la sociedad cubana como lo hacen desde las calles y las mazmorras de Cuba. Muy saludable todo esto para nuestra patria que nos necesita unidos y no divididos, tenemos experiencias en el pasado y la cuota que tuvimos que pagar por luchas y divisiones entre nosotros.



 Ojalá esta bloguera moderna y audaz nos traiga a la concordia y a pensar que cubanos somos todos, que nos separa el mar y 54 años de violaciones e injusticias a nuestra condición humana, hay que buscar soluciones adecuadas de acuerdo a los tiempos que vivimos y a la actitud de nuestras nuevas generaciones, como no puedo dejar de mencionar a mi querido José Martí, le digo: esos son los pinos nuevos, el relevo que han perdido el miedo que sabrán estar a la altura del momento que les ha tocado vivir, protagonistas y espectadores de nuestra realidad, tanto los que se fueron como los que quedaron adentro.



Te doy la bienvenida a Miami, ojalá muchos lo hagan, pero si algunos te maltratan, estará a la altura de las circunstancias.
  Bienvenida a mi nuevo hogar. Yoani Sánchez.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.