Se nos acabó la despedida.



Qué lástima que nos faltó el tiempo
 para algunas palabras
 que se volaron rotas desde la laptop 
 y se perdieron,
 se nos acabó la despedida,
 el adiós se enredó entre las muecas
de las manos y algún que otro garabato.

Me hubiera gustado decirte…
algo así... 
-Abandonarte es… como olvidarme de mí-
Me sonó tan poco virtual,
tan cursi como de otros tiempos.
 Ya no tiene gracia… mejor...
  delete… delete...

 La vida es un performance, 
 el pasado hay que borrarlo
 que no queda tiempo,
allá los que quieran remendarla
e  inventarse otra,
que sigan tecleándola
y la guarden en algún post
para la eternidad.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.