Un poema y otro que intenta serlo...




Por el poeta Luan Vidad.



Entre sombras y melancolías te escribí un poema de amor
para que fueras sólo mía
y tu indiferencia de viento, salitre y marea
me hirió de espanto y de tristeza, pero no de muerte…
El olvido hecho a la medida del dolor
tiene una daga escondida y afilada,
también espinas entre las rosas,
además tiene un sombrero blanco,
una capa negra y un espíritu de nieve
y el eco, ese eco tan silente del espacio,
que no sientes nunca, por ser la melodía vibrante del universo
la que mueve con sus notas eternas a todos los planetas.
…Tu amor y el mío,
es la ligereza de mis dedos, acumulando día a día tus caricias,
el paño de las mejores lágrimas dulces,
manantial inagotable,
liviano cuerpo sin las alas que vuelan
a la altura de mi encuentro
para darnos esas cosas tan íntimas, enigmáticas,
enormes y tan pequeñas,
entre sombras o melancolías,
a cualquier hora, sin final, siempre con un principio justo
de amor y de vida,
porque por siempre serás mía…

Por Gini Miguez Lima.

Luan, mucha poesía para mis asombros y melancolías,
¿No será que me has inventado?
Los poetas tienen sueños
y momentos estirados.
Yo, no soy poeta, Luan.
mi existencia es como el viento
y el viento no tiene dueño
¿Será que lo has olvidado?

Es liviano mi vuelo
me cortaron las alas
en un día cualquiera
del mes de abril, tal vez fue el primero,
de eso ya ni me acuerdo.
 Me las invento cada mañana
he ahí el misterio.

Amanezco entre mis cosas
de un mundo enigmático y pequeño,
donde soy la Emperatriz
De mi tiempo y mis fantasias.

No te olvides, poeta,
que existo porque tú existes
y otros muchos como tú
de los que escucho
sus ecos, sus ronroneos,
sus sermones y sus odios.

Yo solo recojo
las migas que van dejando
mis recuerdos, mis sueños y mis pecados,
entre asombros y melancolías
salgo al mundo
con mi máscara y mi atuendo.

No soy algo raro que aparece en cada siglo
solo una copia
 una más que camina por las calles del mundo
 entre sus asombros y sus melancolías.


Comentarios

  1. Te confieso Luan Vidad que me sorprendió tu poema y el eterno femenino salió dando tumbos entre asombros y melancolías, con un nudo en la garganta, así soy de agradecida, entonces me salí con mis versitos modositos y atinados, escritos de un tirón, como quien es cogido en falta, ahora reflexiono y pienso que te has inspirado en algunas de mis cosas y has escrito como siempre un gran poema, me siento halagada por ello, y te doy las gracias y un abrazo, eres muy amable conmigo, como dice la canción , no soy tanto, amigo, no soy tanto , que lo digan los del otro bando y hasta rompes los versos tan inspirados, otro abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.