Giniteando vs. Jineteando. Segunda Parte. “En casa de Chucho en Centro Habana.


Quisiera antes de entrar a la casa de Chucho hacer una breve referencia histórica acerca del tema de la prostitución en Cuba.

 Cuando triunfó la Revolución prometió acabar con los burdeles de la Habana, había muchos, según me cuentan y lo cumplió, sacaron  a las prosttutas y a sus chulos de los escondrijos porque para entonces ser prostituta no era un mérito, era una vergüenza y ellas se ocultaban, lo cierto es que el gobierno las empleó fundamentalmente de taxistas, así que te las podías encontrar en cualquier lugar con sus uniforme y su carnet de trabajadora.


 Ahora bien, esto trajo otros problemas a la población cubana  ¿Cómo iban a resolverse los apetitos sexuales de la juventud y los viejos libidinosos sin prostíbulos? como para cada mal hay un remedio, se empezó a practicar un sexo consentido entre las parejas de novios y los enamorados cosa que se fue generalizando hasta legar a una verdadera libertad sexual que fue cobrando grandes proporciones dentro de la población, a lo que realmente no estábamos preparados psicológicamente por las costumbres heredadas  de una sociedad conservadora, donde la prostitución era ejercida por un grupo marginal y aunque los hombres tenían un consentimiento aceptado por la sociedad para visitar esos centros , lo hacían con la mayor discreción.

 El sexo se libero y dejaba de ser un pecado para la mayoría de jóvenes, cosa que no era bien visto en aquella sociedad de principios de la revolución pero había que aplacar a los jóvenes varones necesitados de sexo y así fue transcurriendo nuestra vida y aparecieron lugares para hacer el amor, recuerdo uno famoso en la Monumental,  casas de citas, donde también se practicaba la infidelidad que aumentaba en la medida que nos íbamos liberando de" las lacras del capitalismo", como decían en aquellos tiempos, la liberación de la mujer cubana que siempre he pensado que al establecer la igualdad sin tener en cuenta el genero , nos trajo mas complicaciones que beneficios porque nunca dejamos de ser madres, trabajadoras y amas de casa, eso nos siguió agobiando.

Siempre he pensado que nosotras las cubanas, parece que nacimos algo predestinadas para el oficio, un tanto que exagero pero si regresamos al pasado veremos como durante la colonia, la Habana por su posición geográfica se le llamó "La llave del Golfo", no llegaba barco que no tuviera que detenerse en nuestro puerto para pertrecharse de carnes saladas, agua, aliviar la fatiga del mar, en fin avituallamientos y algo de relajación para seguir la travesía, recuérdese que de la isla salieron los conquistadores Hernán Cortés para la conquista de Méjico; Pizarro para el Perú;  Ponce de León para la Florida y otros .Esta estancia en puertos cubanos alentó la prostitución de "la siempre fiel  isla de Cuba", las cubanas, no digo todas las que ya comenzaban en el oficio, porque los españoles no traían a su familia, se ocupaban de apagar las velas y así llegamos a la república y con ella la civilización, la libertad y los franceses, dicen que ellos trajeron los vallús, así empezaron a llamárseles a los prostíbulos , palabra francesas, muy fea para los oídos de los cubanos, pero se fue generalizando y ya forma parte de nuestro acervo cultural, ellos también trajeron el beso en la boca, por lo menos eso decían las abuelas y otros aclaraban que nosotros hicimos nuestros aportes desviándolos a otros lugares de la geografía corporal, puros comadreos provincianos.






  Fue una época donde La Habana se volvía a convertir en centro de trasnochados, su posición en el centro del Caribe, creo que también contribuyo, otra vez el fatalismo geográfico para el negocio. Las rameras y los chulos andaban en los barrios capitalinos y hubo el más famoso de todos Yarini que controlaba un barrio muy conocido y entró en pleito con el barrio de los franceses debido a una hembra y terminó con la muerte más resonada en la capital cubana, el francés logra matar al cubano y muchas historias se tejieron alrededor del chulo más famoso que hubo en el barrio de San Isidro.

Hemos visto como si se tratara de una cosa natural la prostitución siempre encontró en Cuba un resquicio por donde salir a flote, casi una premonición de cuando el almirante se le ocurrió decir “esta es la tierra mas hermosa, que ojos humanos han visto” o algo por el estilo, que no recuerdo las palabras exactas,



Ahora si me voy a casa de Chucho, por nuestros orígenes, estábamos empatados con una asociación española, donde mi hermano era el tesorero y casi el dueño de aquello que estaba en los altos del Teatro Nacional, mas conocido como el Lorca, en el Centro Gallego, esto le proporcionaba ciertos privilegios y otros que se inventó en su labor como una especie de controlador de aquel nuevo mundo. que llegaba con la entrada de los turistas, la miseria y la falta de valores en una socciedad donde la Revolución lo había trastornado todo y lejos de avanzar en la economía, cada vez eramos mas pobres y dependientes de capital extranjero y no le quedo otra al gobierno que abrir la cárcel, que era la isla, al mundo y llegaron ellos...

Las jineteras y los jinebros al principio eran de la Habana donde más turistas llegaban y se desplazaban a otros centros, pero su enganche estaba en la capital, en los hoteles por esas razones empezaron a llegar de todas partes de la isla y la policía las asediaba y los deportaba, eran jóvenes que querían ejercer la nueva forma de prostituirse, si no mostraban una dirección o un centro de trabajo, ahí es donde mi hermano interviene, no sé cuántas chicas de provincias aparecieron en la capital con un carné del Centro Gallego como trabajadoras de ahí, 
él a todas les hizo uno, el cuño estaba en su casa y los modelos,  aquello se llenó de trasnochados que buscaban refugio en su casa porque no tenían a veces ni donde dormir. No lo voy a comparar con el Yarini de otros tiempos pero algunas cosas, me lo recordaban, hijo de buena familia, instruido, yo diría culto con alma de rufián, muy carismático y con un ángel indiscutible para ganarse voluntades que en paz descance como no lo supo hacer en vida.





Él era un gran anfitrión, con un defecto muy grande, participaba de todas las trapisondas de los que venían a su casa en busca de placer y los más ingenuos hasta de amor, él era uno más y esto trajo consecuencias fatales a su salud y a su negocio que se le iba de las manos entre borracheras y madrugadas.




Hay cosas que vi y me cuesta mucho asimilar como lo llamaban  los padres, las madres y hasta las abuelas para que les avisara de la visita de algún español, un primo nuestro que venía mucho, Fernando era una muy asediado por estos infelices, nos contaban otros paisanos como era la vida del pobre primo allá en Sestao, del trabajo a la casa donde vivía con su madre, tímido que nunca se le conoció novia y en Cuba era un dios que le abrían la portañuela…

 Recuerdo a Liam, una mulatica jovencita muy linda, ella se casó con un pepe, algo viejo, que se la llevó para España, allá descubrió al verdadero personaje con quien se había casado, la prostituyó y en la Habana su chulo pidiéndole que le comprara una moto, se la compró y el muy bruto le dio una puñalada a uno que iba delante y no le daba paso y terminó en el Combinado del Este, creo que fue hasta bueno para ella que Cristóbal terminara de esta manera tan estúpida.

Otra fue la historia de Adonis, así se llamaba y le hacía honor a su nombre, era un muchacho precioso, él tenía una relación con una jinetera, la prostituía y los dos se beneficiaban, hasta que uno picó y se casó con ella, era un italiano, a todas estas, ellos eran primos ante el extranjero que nunca supe si se tragaban estas historia o se hacían los suecos. Él le compró una casa a ella, era la época en que el extranjero no podía comprar en Cuba y la casa estaba como propiedad de ella, un enredo tremendo porque en aquella época todo era ilegal y las cosas que se hacían eran de película, muertos dueños de casas que dejaban herencias y todo inventado, hasta los muertos se inventaban porque se vendían cartas de defunción y así se realizaban las compra ventas en aquellas tiempos.

 En la casa vivían los tres, Adonis mientras el italiano estaba en Cuba era una especie de mayordomo y chofer, cuando se iba se cambiaban los papeles y ocupaba su lugar, cuentan que el italiano empezó a sospechar y muy solapado esperó, un día lo invitó a dar una vuelta  y se regresó para su país, a los pocos días de su salida se encontró el cuerpo del joven en la playa de Batabanó flotando.

 Hubo muchas historias como estas, pero en Cuba no pasaba nada, los noticieros no se ocupan de estos temas que vuelan por la población con todo el morbo, que los que gustan de estas historias, suelen añadirles…

Continuará…

Comentarios

  1. SI, GINI...ESA ES LA HISTORIA.....Y LA ACTUAL - COMO TU DICES - , LA VEO HOY MAS TRISTE QUE TODAS.......RECUERDO CUANDO EL PROPIO INFERNAL DIJO POR TV...:"TENEMOS JINETERAS; PERO CON CARNET DE SALUD"...QUE HORROR!!!!! EL PRESIDENTE DE UN PAIS, AUTORIZANDO LA PROSTITUCION Y MINTIENDO, PUES .....QUE SABIA EL SI TENIAN O NO SALUD; O SI EL QUE LLEGABA PARA ESTAR CON ELLAS, NO LAS IBA A INFECTAR????????? TANTOS AñOS; TANTAS MUERTES POR CAUSAS VENEREAS, TANTO, TANTO!!!!!!! AY, MI POBRE PAIS!!!!!!!!!!!!!!!AY, MI POBRE GENTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!,
    MA. DE LOS A. MIRO VILLASANA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.