Mírame, please...


Benedetti...
Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.


Me quedo con mis aguaceros,
mis madrugadas, mi ventana al mar,
mi taza de té, mi Kindle,
 con las cosas que no hablamos
y sin saber si me escuchas y me sientes
cuando te busco entre la gente
 sin poderte encontrar,
 porque eres inmaterial, apenas un simulacro
en alguna cartulina petulante de una fotografía.  

Ahora me acuerdo que los virtuales solo viven en un cajón 
que no caminan, ni saben mirar…

 No estás en mi lluvia porque no eres real
tendré que inventarte otra...
y que tal algún paraguas por eso del resfriado,
una bufanda y un perro…
y a lo mejor te pueda besar…
y me puedas mirar…

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.