Tatiana Inguanzo, una artista de la contemporaneidad.



El próximo 1 de sep., la artista plástica, Tatiana Inguanzo abrirá una exposición en ARTSPOKEN 1167 SW 6TH ST, a la 1 pm, todos los que asistan a la cita tendrán la oportunidad de disfrutar de su arte y de su presencia, seguramente será una velada muy especial porque la expositora, además de poseer una amplia cultura que podrá abordar los temas más insospechados, es una excelente animadora, conocedora del mundo del arte y de su obra.




La artista ha ido escalando en el mundo de la plástica, no solo por su talento sino también por la voluntad que la caracteriza, el amor y la dedicación a lo que hace, Tatiana es una artista de la contemporaneidad por muchas razones, primero cronológicas, su obra nace en el siglo XX y sigue desarrollándose en el XXI, segundo por su forma de enfrentar su realidad, es asidua a las redes sociales y no teme a exponer su vida y su obra.  








Al acercarnos a su pintura y también a su prosa poética, verdaderas metáforas de un mundo onírico y real, dualidad que muchos artistas de la llamada posmodernidad cuelgan a sus espaldas, ella como una mujer  de sus época, llega con la pretensión de ser siempre nueva, siempre moderna, en cuanto a su conducta, no reconociendo otra autoridad más que la de su propia conciencia, instintivamente capaz de mirar y reflexionar dentro de sí para saber cómo conducirse, muchas veces ha sido recicladora de otros tiempos, de otros creadores (deseo aclarar que ya desde tiempos de Duchamp, 1917 con la  teoría posestructuralista se acuñó el término "postmoderno", desde esa teoría se vislumbra la imposibilidad de seguir creando desde los preceptos de la originalidad y la novedad, en lugar de ello se apunta a elementos como reinterpretaciones, resignificaciones y el giro lingüístico con el fin de ampliar el concepto de arte y establecerlo como un acto comunicativo) siempre recreándolos y dejando sus huellas en todo lo que pasa por su diestro pincel, conocedora del acervo cultural de la humanidad, su Monalisa es jinetera, que esconde su malicia casi adolescente en la sonrisa sensual y reprimida con que nos reta y nos hace volver la vista, vamos a encontrar en otras pinturas la mano de la pintora, pasadas por su varita mágica que a veces nos quedamos con la mirada complacida de su interpretación contemporánea de la obra en cuestión.


Ella también ha de enfrentarse a un mundo donde el arte no puede ser encasillado como moderno, posmoderno, vanguardista  por la sencilla razón que el arte es eterno y en sus retratos ha tratado de conciliar gestos derivados de diversos movimientos artisticos con una pintura realista e incluso de apariencia fotográfica, no exentos de la sensualidad que suelen tener sus rostros, muchas veces pueden resultar grotescos, con algo del tremendismo de la pasión y tal vez de una vida vivida demasiado a prisa donde la pintora con brochazos muy acertados abulta los labios, los ojos parecen convidarte al deseo y la atmosfera que rodea a las imágenes se enrarece con un olor a hembra, a hombre, a deseos y besos y  aunque el sexo ha dejado de ser un pecado y esto lo saben bien los hombres y mujeres de la contemporaneidad, descubrimos al ángel y al demonio que llevamos dentro, porque a pesar de todo hay cierto recato en las expresiones que le da el misterio que produce el placer cuando con cierta ingenuidad lasciva se insinúa y se provoca. También, entre sus retratos están la de las madres con sus críos, ahí cambian las expresiones, rostros tiernos, miradas del amor con que se acaricia a un hijo, a un ser amado desde los instintos mas remotos que nos hacen humanos y mejores.



No es difícil encontrar a la pintora y a la mujer cogidas de la mano, a mi muchas veces me recuerda a Frida Kahlo y no es que la artista se tome como modelo al estilo como lo hizo la mejicana, aunque muchas veces la descubrimos en sus personajes, lo cierto es que no podemos desvincular su vida de su obra, siempre la descubrimos y es sobre todo cuando habla de intimidad y la deja sobre el tapete, sin  falsas lamentaciones, su mundo interior pero que a la vez, te hace partícipe de sus estados de ánimo, y por qué no de sus fracasos y fantasias, por ejemplo cuando habla de su incapacidad para la maternidad, de la edad terrible donde las mujeres nos vamos descubriendo que el plazo de la juventud se nos acorta, sus achaques y dolencias menopáusicas, de sus amores frustrados, del enamorado que es un hombre casado y me pregunto, ¿Será feliz Tatiana Inguanzo? Me doy la respuesta creo que sí, ella vive como piensa y  el arte también se hace como se vive, como dijo Juan Gris, nada, la pintura se debe hacer como uno es y así es la arista no todo es sensualidad, sexualidad al estilo de  Klimt, a Picasso, a  Scheile, entre otros, porque por cierto, muchas veces descubrimos barquitos de papel, flores, músicos, caballos briosos, mares azules que me gustan tanto y resultan tan poéticos,  momentos en que la artista no puede huir de la presencia de Bella, su hermana pintora que vivió en París y tanto la alumbró y la pinta, como si estuviera en comunión con su alma, recurre a sus colores, a su estilo que muchas veces la pintora comparte, entonces la sexualidad se vuelve sensual, refinada, como si se tratara de una cortesana.





 Así es Tatiana, una artista rebelde, en una búsqueda insaciable, me atrevería a decir de su yo ¿Se habrá encontrado la artista con ella misma o la espera del príncipe azul la resguarda y espera como una Penélope moderna? y digo esto porque no puedo casarla con una forma única, me pasa con los cubanos, Amelia Peláez y  Mariano Rodríguez, a veces veo cosas de ellos que los desvinculan del estilo al que nos tienen acostumbrados, siempre me sorprenden.





 Tatiana es una mujer angelical que muchas veces no puede huir de sus demonios y el pincel la delata. Así es nuestra pintora como dijera Nietzsche es su concepción de lo Apolíneo y lo Dionisiaco, es decir, los extremos de la realidad por una parte lo bello, lo racional, el orden, la mesura,  representado por el dios griego Apolo y por otra parte, la otra cara de la moneda, representada por Dionisio el cual personifica la mística, la embriaguez, la pasión, la euforia ¿Podrá el hombre de la Modernidad romper con todas las barreras? Esta pregunta se la dejo a la pintora de pasiones, de emociones, de ingenuidades adolescentes, de instintos  y de colores que nos alborotan y nos recuerdan que el arte se mete en nosotros y nos hace complices de la pintora y  de su vida porque ella es el arte, ella es el color, ella es la fantasía y la pasión.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.