Tom Smith.

Alfred Eisenstaedt - Old African American 
Tom Smith.
El viejo Bill Gregory lo convenció de que fuera a verse ese pie que se le estaba poniendo cada día más malo, total no le iba a costar nada ya el tenia todos los seguros de salud que le ofrecía su país y el hospital  era uno de los mejores, qué le costaba , si ya se había aplicado en aquella ñañara (1) todas las recetas familiares y los consejos de los vecinos y no veía que mejoraba, cada día estaba más inflamado el pie y la piel había tomado distintas tonalidades y en verdad, debía ir al hospital, hasta lo vendrían a recoger, así que un buen día se levantó con ánimo y pidió que lo llevaran para el Memorial Hospital de la Universidad.

 Se decidió, desde hacía días no dormía bien por el dolor y hacía muchos años que Tom vivía solo, la mujer se había ido con un bajista del grupo donde bailaba y cantaba jazz, no tuvieron hijos y él se quedó con la casa y los remordimientos de no haber podido retener a la mujer a la que le había dedicado parte de su vida, desde que ella se fue todo cambio, la soledad y las decepciones de la vida y fue entonces  que le dio por beber, apenas una vieja guitarra lo acompañaba en las noches y los que vivían más cerca  se ponían a escuchar su voz ronca y desafinada, cantaba canciones de los negros del Misisipi y a los negros les traían muchos recuerdos, además movían los pies mientras lo oían  y hacían la comida y mandaban a bañar a los hijos o a hacer alguna tarea de la escuela.

 El otro acontecimiento grande de su vida y el último, por cierto fue, cuando apareció aquella ñáñara
 y tomó la decisión de ir a ver un doctor, aquel día marcó para siempre su miserable y tranquila existencia, ojalá no se les hubiera ocurrido al viejo Bill Gregory y a su mujer recomendarle eso, pero las cosas cuando van a suceder pasan, esto lo sabía bien John Smith, mira lo de Linda, su mujer, quien diría que un día no la vería más, pero ya los sufrimientos se habían transformado en recuerdos y sólo quedaba la fotografía que había puesto en una pared y ahora se pasaba días sin mirarla, nadie se la recordaba porque cada vez estaba más solo y el perro Tim más viejo ya apenas veía y ya ni ladraba, eso sí siempre lo acompañaba a donde quiera que iba, era su sombra.

Llegó la hora, el día antes se había bañado, hacía meses que no lo hacía y para ver a un doctor había que ir limpio, esto no lo había olvidado el negro Smith, cuentan que cuando era joven y todavía Linda no se había ido con el músico era muy preocupado de su apariencia y siempre se le veía, con sus zapatos lustrosos y su ropas limpias y a la moda, muchas veces con su traje blanco y sus zapatos de dos tonos, esto era cuando iba a ver a Linda en el club donde trabajaba y allí echaba sus notas porque aunque nunca lo hizo bien, le gustaba cantar esas canciones nostálgicas de los negros algodoneros del sur, lo llevaba en la sangre.

Todo le fue muy bien al principio y hasta pensó _”fuck me”, debí haber venido antes.  Se sentía aliviado y la hinchazón iba cediendo, aunque lo habían dejado en el hospital ingresado, no le disgustó la idea, allí le harían de todo, un buen chequeo como desde tiempos felices no se hacía, saldría rejuvenecido y hasta dejaría la bebida, el tabaco y alguna que otra yerba que de vez en cuando buscaba. Hasta los empleados eran ambles y cariñosas con él, le gastaban bromas, cosas que desde hacía mucho no escuchaba, se sentía protegido  ¿por qué no? hasta mimado por aquellas personas desconocidas, fueron afectuosas hasta para decirle que había que cortarle un dedo y seguir investigándolo, le harían de todo, seguirían para arriba del pie , irían al riñón, al corazón , a la cabeza, si fuera necesario, el negro saldría curado de todo con las técnicas cientificas más novedosas  y los avances de la medicina en los países del Primer Mundo, cirugía cardíaca de mínimo acceso, alguien se ocupaba de pagarlo todo y él había nacido en una gran nación.

El día que le anunciaron que le cortarían el pie, el viejo Tom, ya no estaba muy claro, serían los sedantes o tal vez el encierro y el no sentirse en su mundo, nadie lo había ido a ver ni siquiera Bill Gregory,  si todo le pareció bueno al principio, ya el tenia deseos de ver a Tim y hasta de la fotografía se acordaba, esto por suerte eran solo minutos al día, cuando no tenían que sedarlo para el dolor, sobre todo después que le cortaron el pie. Se pasaba el día entre una soñolencia desagradable y alucinaciones, solo lograba descifrar la voz de algún empleado del hospital _Todo estará bien, Tom, estás en buenas manos, ahora le haremos un scan del corazón para ver cómo andan esas arterias- recuerda que fue lo último que escuchó antes que lo llevaran al departamento de diálisis para hacerle el tratamiento porque parece que los riñones no querían seguir trabajando por su cuenta como antes de entrar al hospital o al menos él nunca se había enterado de eso.

Al viejo Tom Smith lo operaron con la técnica más moderna para destupir las arterias que existe en el mundo, cirugía cardíaca de mínimo acceso que solo se realiza en el  Memorial Hospital de la Universidad , es un sistema que solo se aplica en determinados pacientes por su costo y por no contar con los años de experimentación que requieren los nuevos procedimientos quirúrgicos.

Hoy reposa en paz, no volvió a ver a Tim y nadie se enteró que a las 2:35 de una tarde del 1 de abril del 2013, falleció Thomas Smith .

Ñáñara: Parece que la palabra tiene un origen africado y varias acepciopnes para los cubanos, una herida, un grano, arañazo, a los niños muchas veces se les llama yayas a los granos o erupciones en la piel, con un tono infantil y afectivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.